Los 17 ODS fueron aprobados en setiembre del 2015 y varias compañías nacionales están aplicando acciones para cumplir varios de ellos

Por: Cristina Fallas Villalobos 19 junio, 2016
Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), aprobados por los dirigentes mundiales en setiembre del 2015, abren un nuevo y retador camino para aquellos que pretenden transformar el mundo desde sus empresas.
Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), aprobados por los dirigentes mundiales en setiembre del 2015, abren un nuevo y retador camino para aquellos que pretenden transformar el mundo desde sus empresas.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), aprobados por los dirigentes mundiales en setiembre del 2015, abren un nuevo y retador camino para aquellos que pretenden transformar el mundo desde sus empresas.

Son 17 objetivos, con 169 metas, que nacieron con el fin de que, en los próximos 14 años, los países intensifiquen los esfuerzos para poner fin a la pobreza en todas sus formas, reducir la desigualdad y luchar contra el cambio climático.

Esto por medio del tratamiento de diversos temas como hambre, salud, igualdad de género, educación, trabajo decente, producción y consumo responsable y otros.

Para lograr los objetivos, es fundamental que participen las compañías.

LEA EN ESTE ESPECIAL:

“No se van a poder conseguir (las metas) sin el involucramiento activo y decidido del mundo empresarial”, afirmó Javier Cortés, responsable regional de UN Global Compact para las Redes Globales América Latina, Caribe y Norteamérica.

En el caso de Costa Rica, el sector privado muestra importantes avances al desarrollar diversos programas que atienden temas como la lucha contra el hambre, la igualdad de género, el trabajo decente y la producción y el consumo responsable.

Destaca el trabajo de empresas como Florida Ice & Farm (Fifco), Bridgestone, Florex, Coopeservidores, Pizza Hut, Walmart, el Grupo Empresarial de Supermercados (Gessa), Unilever, Cargill, Coopetarrazú y BAC Credomatic, entre otras.

No obstante, Silvia Lara, directora ejecutiva de la Asociación Empresarial para el Desarrollo (AED), manifestó que se deben fortalecer las iniciativas empresariales referentes a la construcción de ciudades y comunidades sostenibles, el cuido de la vida submarina y el fomento de la paz, la justicia e instituciones sólidas.

Ante este panorama, ¿debe su empresa apoyar todos o solo algunos de los objetivos? Para la especialista en responsabilidad social Cecilia Mora, antes de pensar en esto, debe cuestionarse si cumple con lo básico. Por ejemplo, si ofrece fuentes de trabajo dignas y que las operaciones sean transparentes.

Tras superar ese paso, debe seleccionar aquellos objetivos que estén ligados a su giro de negocio y a las principales problemáticas que afectan a sus colaboradores, a no ser que su compañía tenga recursos económicos y de personal para atender los 17 puntos que señala la agenda.

“Es difícil que una empresa abarque todos los objetivos, debe tener un compromiso enorme. Hay empresas que lo hacen, sobre todo las transnacionales, porque tienen la posibilidad de abarcar los objetivos de educación, escasez de agua y pobreza en África y, en América Latina, trabajo digno, género y violencia”, añadió Mora.

De ahí, la trascendencia de que conozca cuáles deben ser sus prioridades y en qué puede contribuir. “Es mejor escoger en qué y hacerlo bien, a decir que lo voy hacer todo y que ninguno tenga profundidad”, agregó la especialista.

Además, es muy importante que su empresa valore las alianzas público-privadas. Por ejemplo, si quiere mejorar el nivel educativo de una porción de sus colaboradores, puede aliarse con el Ministerio de Educación Pública (MEP) a través de programas como Aulas Abiertas.

Justo el objetivo 17 señala que para que una agenda de desarrollo sostenible sea eficaz, son necesarias alianzas entre gobierno, sector privado y sociedad civil.

“Estas alianzas inclusivas se construyen sobre la base de principios y valores, una visión compartida y objetivos comunes que otorgan prioridad a las personas y al planeta, y son necesarias a nivel mundial, regional, nacional y local”, cita el documento de presentación de la agenda.

¿En qué se beneficia su empresa?

Promocionar la innovación a lo interno de la empresa, mejorar la relación con públicos de interés y fortalecer la estrategia de responsabilidad social corporativa, son algunos de los beneficios que pueden tener las empresas ligadas a los ODS.

Elena Galante, especialista en responsabilidad corporativa, mencionó que hay múltiples ejemplos que demuestran que al buscar dar solución a un problema social o ambiental se impulsa un proceso de innovación responsable en la empresa que genera negocio.

“Tal es el caso de la empresa Nutrivida, con los productos que combaten la desnutrición infantil, o de BAC Credomatic, con la adaptación de nuevos productos y servicios para personas con discapacidad”, agregó.

La mejora de la relación con públicos de interés se da gracias a la creación de mejores empleos y prácticas laborales, ya que esto ayudará a tener un equipo de trabajo más comprometido con la empresa y un mejor clima laboral.

También, permear los esfuerzos a los proveedores ayudará a contar con una cadena más fuerte y profesional que contribuya al éxito operativo del negocio. Además, no solo mejorará el entorno de la compañía sino también su reputación.

Finalmente, Galante destaca que los ODS ofrecen una ambiciosa guía para las compañías que quieren reconsiderar cuál es su responsabilidad ante la sociedad y tomar acciones.

Análisis del avance

Naciones Unidas indica que los países tienen la responsabilidad primordial del seguimiento y examen de los avances conseguidos en el cumplimiento de los objetivos, para lo cual será necesario recopilar datos de calidad, accesibles y oportunos.

En el caso de Costa Rica, el Ministerio de Planificación (Mideplan) es el encargado de velar por el desarrollo de los objetivos, elaborar y presentar los informes.

Olga Marta Sánchez, ministra de Planificación, explicó que identificaron que casi todos los objetivos son multisectoriales, es decir, requiere la presencia de actores institucionales, sector privado, académico, organizaciones sociales, municipalidades, organizaciones comunales y otros.

“Reconociendo esa multisectorialidad , tenemos que formar una estructura al interior del país que nos permita montar una red. A partir de la naturaleza compleja de cada uno de los objetivos, ir formando comunidades de compromiso e interés. Para nosotros, una comunidad importante es el sector empresarial”, destacó la ministra.

Aunado a esto, el Gobierno de Costa Rica, junto a representantes gubernamentales de otros países, decidieron crear a finales de mayo pasado, un Foro de los Países de América Latina y el Caribe sobre el Desarrollo Sostenible, como mecanismo regional para el seguimiento y examen de la implementación de los ODS.

Sin embargo, en el cumplimiento y análisis del avance, desempeñan un papel importante otras entidades como la Red Pacto Global Costa Rica, la cual tiene 39 empresas y organizaciones asociadas.

Pacto Global es una iniciativa voluntaria en la que las empresas se comprometen a alinear sus estrategias y operaciones con diez principios universalmente aceptados en cuatro áreas temáticas: derechos humanos, estándares laborales, medio ambiente y anticorrupción.

infografia