EDUCACIÓN

De las aulas a lo virtual

La clase presencial tiene sus días contados, internet se volverá básico y la interacción virtual será clave


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Se ha preguntado cómo será el futuro de la educación en los próximos años.

La respuesta parece estar de la mano de la tecnología. En la medida en que esta se desarrolle, mayores serán los cambios en el modelo educativo actual.

El impacto no discriminará ciclo educativo alguno; primaria, secundaria y universidad se verán transformados en igual medida.

Además, la evolución en el proceso lo experimentarán docentes y alumnos por igual.

El primero de los cambios apunta hacia la virtualización de los procesos. Desde la matrícula hasta la docencia.

Francisco González, vicerrector de la Universidad Nacional de Costa Rica (UNA), aseguró que llegará el día en que el país albergue más estudiantes en ambientes virtuales que presenciales.

Empero, para ello, Costa Rica deberá iniciar con un proceso de enseñanza, desde su base, donde el estudiante sea cada vez más responsable de su proceso de aprendizaje.

“Se deberán fortalecer aquellos mecanismos de virtualización y bimodales. El estudiantado tendrá que desarrollar la conciencia de aprender sin un tutor al lado”, comentó González.

Por su parte, la supervivencia de las clases presenciales dependerá de cuánto estas incorporen equipo cada vez más interactivo, donde las ya conocidas pizarras inteligentes y hasta la telemedicina pasarían a ser tema diario.

Roberto Sasso, presidente del Club de Investigación Tecnológica, agregó que la utilización de tabletas también evidenciará cambios inminentes. “La tecnología será capaz de redefinir la forma en que se va a la escuela, los chiquitos estudiarán la lección en la tablet y vendrán al aula solo a hacer tareas”, proyectó.

A su vez, la utilización de campus virtuales por parte de los centros educativos; donde los estudiantes suban en línea sus asignaciones, revisen las solicitudes de los docentes y accedan a bases de datos bibliográficas, dejará de ser una opción y se convertirá en la regla para las instituciones.

Esto exige, a criterio de Roberto Artavia, exrector del Incae, reformas profundas en la estructuración de la formación de los docentes, pues el cambio pretendería ser integral.

“Las escuelas de educación deberán entonces volverse las más exigentes y no, como muchas veces, residuales”, agregó Artavia.

Cambios más profundos

Aunque efectivamente la tecnología se volvería el punto medular, la transformación de la enseñanza va más allá.

Aportar flexibilidad en la formación de los procesos se visualiza como el norte del sistema.

Henning Jensen, rector de la Universidad de Costa Rica (UCR), lo explica como aquella posibilidad de que el estudiante cuente con una formación interdisciplinaria.

El objetivo que se perseguiría con este modelo es el de lograr que el estudiante cuente con mayores aptitudes para insertarse más rápidamente en el mercado laboral y volverse más competitivo.

“Debemos aspirar a que si un estudiante elige estudiar ingeniera eléctrica, que este cuente también con las bases para desempeñarse en la robótica, por ejemplo. La educación tiene que ser lo suficientemente amplia y flexible que permita adquirir competencias en constante cambio”, dijo Jensen.

A esa aspiración se une la proyección de intensificar la formación técnica, donde los mismos colegios propicien alianzas empresariales que culminen en puestos de trabajo.

“Hay que empezar a ver las carreras técnicas no solo como valiosas, sino como respetables y que conducen al éxito profesional y económico”, subrayó Artavia.

Reconocer la movilidad estudiantil como parte de los procesos, sean pasantías interuniversidades, tanto a nivel nacional como internacional, fue señalado como otro de los objetivos a los que debe aspirar el sector en los próximo años.

Algunos datos:

8% por ciento del PIB que se debe llegar a aportar a la educación pública por mandato constitucional.

80% por ciento Meta en la tasa neta de matrícula de la educación diversificada a la que puede aspirar Costa Rica,

53 Cantidad de universidades privadas aprobadas por el Conesup en Costa Rica actualmente.

10 sectores y lo que se vislumbra en cada uno de ellos

1. Autos: ¿Hacia dónde va la industria automotriz?

2. Banca: Banca atenderá clientes a distancia

3. Tecnología: Se hace realidad la ciencia ficción

4. Energía: Energía alternativa activará el mundo

5. Bienes Raíces: 10 cambios que marcarán a los bienes raíces

6. Turismo: Ser el destino de los que pagan más

7. Inversión Extranjera Directa: Innovación rediseña flujo global de valor

8. Consumo: Consumidores exigentes y electrónicos

9. Educación: De las aulas a lo virtual

10. Infraestructura: Alianzas, la ruta de la obra pública

EF 20 aniversario

Sostenbilidad y financiamiento