Por la libre

Hay que descartelizar a Costa Rica

A mediados del siglo XIX, el pensador francés Frédéric Bastiat describió al Estado como "la ficción jurídica mediante la cual todo el mundo trata de vivir a expensas de los demás". Costa Rica es la epítome de dicho diagnóstico y esta semana lo refleja a cuerpo entero: huelgas de sindicalistas, bloqueos de taxistas, paros de autobuseros. El país está lleno de grupos de interés que se aferran a prebendas y privilegios que la clase política les ha concedido a lo largo de los años. La interrogante es: ¿cómo desmantelamos este Frankestein cuando, en una u otra medida, muchos costarricenses pertenecen a estos grupos y se benefician del status quo?








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.