Por: El Universal / GDA / México.   15 junio
El presidente Donald Trump habla en uno de los jardines de la Casa Blanca, el viernes 14 de junio de 2019, en Washington DC. Fotografía: AP.
El presidente Donald Trump habla en uno de los jardines de la Casa Blanca, el viernes 14 de junio de 2019, en Washington DC. Fotografía: AP.

Ciudad de México. Baja California, Coahuila, Chihuahua, Estado de México, Guanajuato, Jalisco, Nuevo León, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora y Tamaulipas son los principales estados exportadores del país que hubieran sido más afectados si el presidente estadounidense, Donald Trump, hubiera cumplido su amenaza de aplicar aranceles, medida desactivada el pasado viernes luego de varios días de negociaciones.

En Estados Unidos los que más habrían sufrido con esa medida impositiva eran Texas, Michigan, California, Illinois, Ohio, Arizona, Tennessee, Carolina del Norte, Florida y Kentucky, porque son quienes compran más productos a México, de acuerdo con la oficina de estadísticas de ese país, Census Bureau.

Un 5% de arancel hubiera puesto en jaque a la industria nacional mexicana y también afectaría a los principales entidades exportadoras, así como a los consumidores del país vecino que más importan, explican especialistas.

Aseguran que los estados del norte y centro de México son los que más exportan, mientras que en Estados Unidos son los de la frontera sur los que más compran mercancía mexicana.

El director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), José Luis de la Cruz, y el coordinador del Laboratorio de Análisis, Comercio, Economía y Negocios de la UNAM, Ignacio Martínez, coinciden en que los aranceles de 5% que quería imponer el presidente Trump, a las exportaciones de México, se hubieran podido absorber, pero si se incrementaban más, como se anunció, no habría sido posible soportarlo.

De la Cruz dijo que el mayor afectado sería México, por su alto volumen de exportación a Estados Unidos. En cambio, el Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos depende solo en 20% del comercio exterior, y seis estados concentran el mayor intercambio con México.

Para el representante del IDIC, los sectores más sensibles en temas comerciales son textil, confección y calzado; en tanto, el sector eléctrico y el automotriz hubieran registrado afectaciones en el mediano plazo si el arancel subía gradualmente hasta 25%.

Medidas con dedicatoria política

Ignacio Martínez opinó que el presidente de Estados Unidos está en campaña. El 18 de junio lanzará su precampaña y necesita ganar votos, así que entre esa fecha y finales de julio terminará la primera fase rumbo a su reelección. En agosto va a empezar a pedir dinero para financiar su campaña, y debe “relajar sus amenazas”.

El investigador de la UNAM expuso que todos los estados fronterizos son republicanos, con excepción de California, y hubieran sido afectados por los aranceles Arizona, Texas y Alabama, entre otros territorios.

De acuerdo con la instancia pública estadounidense Census Bureau, México es un proveedor importante en Estados Unidos. Texas compró bienes mexicanos por $107 mil millones en 2018, seguido por Michigan, con $56.271 millones; California con $44.054 millones; Ilinois con $13.154 millones, y Ohio con $9.186 millones.

En menor tamaño, pero igual de importantes están Arizona con $9.042 millones, Tennessee con $8.370 millones; Carolina del Norte con $7.697 millones; Florida con $7.539 millones; Kentucky con $6.770 millones, y Pensilvania con $6.376 millones.

En el caso de mexicano, de acuerdo con el Banco de México y la Secretaría de Economía, aproximadamente 80% de las exportaciones de empresas locales se enviaron a Estados Unidos.

Los estados que más exportaron al país vecino el año pasado fueron Chihuahua con $51.944 millones; Coahuila con $40.905 millones, Nuevo León con $39.507 millones; Baja California con $38.661 millones, y Tamaulipas con $27.000 millones.

Daños colaterales

El presidente de la Comisión de Fomento Económico de la Canacintra, Juan Manuel Chaparro, comentó que si se afecta la relación comercial con Estados Unidos, la industria nacional mexicana exportadora puede enfrentar problemas como paros técnicos y hasta despidos de personal.

Las telas, prendas de vestir y los zapatos que México exporta a Estados Unidos son los bienes que habrían sido más afectados si se hubiera aplicado el arancel de 5% mañana, coincidieron directivos de cámaras industriales.

El plan de imponer un gravamen a productos nacionales hubiera restado competitividad ante mercancías de otros países, lo que pudo provocar el desplazamiento de bienes mexicanos por los de origen asiático, añadieron.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria Textil (Canaintex), José Cohen, y el presidente ejecutivo de la Cámara de la Industria del Calzado del Estado de Guanajuato (CICEG), Alejandro Gómez Tamez, temían diversas afectaciones.

Dijeron que hubiesen podido aguantar un arancel de 5%, pero si la tasa aumentaba, las empresas asiáticas producen a menor precio y ahí está una de las “ironías” de la vida, pues a pesar de que el gobierno estadounidense impuso barreras contra los productos chinos, si Donald Trump hubiese impuesto aranceles a productos mexicanos entonces hubiera sido “un regalo para el mercado asiático, principalmente para China”.

“China y Vietnam son campeones en calzado textil y sintético, mientras que países como Brasil nos pueden desplazar en piel”, dijo Gómez Tamez.

Detalló que a Estados Unidos se exportan 26 millones de pares de zapatos de un total de 260 millones que se producen al año. Explicó que la producción más vulnerable son los zapatos de tela y sintéticos. En segundo lugar están los de piel y el más competitivo es la bota vaquera o zapato de alta calidad.

Tanto Cohen como Gómez Tamez comentaron que la situación actual de sus industrias es muy complicada, porque en el año no se ha logrado reducir la entrada de productos de contrabando, subvaluación y subsidios, entre otras prácticas desleales.