Economía y Política

Conozca cuánto tiempo pasaron en cuarentena otros países y en qué punto se encuentra Costa Rica

Hasta el 21 de abril la cuarentena de Costa Rica estaba en el punto medio si se compara con el estado de hibernación de Hubei, que tuvo un encierro desde el 23 de enero y decidió levantar sus medidas aproximadamente el 8 de abril

Costa Rica ya contabiliza seis semanas desde que el Poder Ejecutivo anunció las primeras medidas para contener el contagio del COVID-19, y el país ya se encamina a un ciclo de encierro similar al que se aplicó en el epicentro de la pandemia en Hubei, China donde se implementaron restricciones por once semanas.

El ministro de Salud, Daniel Salas, aún no da pistas sobre la manera en que el Gobierno irá levantando las restricciones para que la población retome actividades y el motor de la economía pueda acelerar.

Hasta el momento la estrategia que aplica Costa Rica ha dado buenos resultados en materia de salud. Hasta el 21 de abril solo se contabilizaban 669 contagios y el deceso de seis personas, para una tasa de mortalidad del 0,90%.

A nivel del istmo las restricciones que impone el Poder Ejecutivo local se encuentran en un punto medio si se comparan las acciones que aplican otros países centroamericanos.

Si bien es cierto que la estrategia sanitaria ha dado buenos réditos para contener el avance de la enfermedad, el sector productivo paga una cara factura y ya resiente las consecuencias con una avalancha de suspensión de contratos, reducciones de jornadas y despidos.

La incógnita que surge ahora es ¿por cuánto tiempo será sostenible la cuarentena?

Así lo han hecho otros países

Hasta el 21 de abril la cuarentena de Costa Rica estaba en punto medio si se compara con el estado de hibernación por el que pasó Hubei, que tuvo un encierro desde el 23 de enero y decidió levantar sus medidas aproximadamente el 8 de abril (es decir, 11 semanas después).

La vida en esa región del planeta vuelve poco a poco a la normalidad y en Wuhan (capital de la provincia de Hubei) las personas visitan parques y hasta usan el transporte público, manteniendo fuertes medidas de control. Es decir, aplicando el distanciamiento social y el uso de mascarillas, estas dos medidas son pautas a seguir en otras latitudes del planeta.

Italia, uno de los países más impactados por la pandemia, también aplicará una cuarentena similar a la de China. Pues inició sus medidas el 23 de febrero y aspira levantar el confinamiento el 3 de mayo, para un total de diez semanas.

Usar mascarillas y respetar el distanciamiento social será parte de la estrategia para retornar paulatinamente al mundo exterior y evitar una nueva ola de contagios, indicó Giuseppe Conte, primer ministro de Italia.

Por su parte, España extendió su confinamiento hasta el 9 de mayo aproximadamente y aplica medidas desde el 9 de marzo, por lo que el país ibérico estaría en cuarentena ocho semanas, si nada cambia en los próximos días. El 22 de abril Pedro Sánchez, presidente del gobierno español, anunció que el confinamiento se levantará gradualmente y con base en datos científicos, y no por fecha de calendario.

Desde hace algunos días España reparte mascarillas en puntos logísticos (como estaciones de metro o paradas de autobús) y a partir del 27 de abril permitirá que los niños y adolescentes menores de 14 años puedan salir a la calle de forma limitada y en compañía de un adulto.

Avance de restricciones por país

La aplicación de medidas por parte de los gobiernos se desarrolla en función de las tasas de aumento de casos y muertes por COVID-19

FUENTE: *OMS y **Fuentes en cada fecha    || Édgar Jiménez y Laura Avila / EL FINANCIERO.

Las estrategias para detener el contagio que se aplicaron en China, Italia y España han sido muy diferentes a las de Costa Rica, pues esas naciones emprendieron acciones radicales y a contrarreloj para mitigar la ola de fallecimientos.

Situación que los obligó a pausar temporalmente la economía y dejar activos solo los servicios esenciales. Sin embargo, ni la gran cantidad de fallecimientos que experimentaron les impiden planear o aplicar un paulatino desconfinamiento.

Mientras tanto la estrategia en Costa Rica fue menos dura. El país apostó por paralizar las actividades masivas (eventos, espectáculos o partidos de fútbol) para evitar la propagación del contagio pero no suprimió una parte importante del sector productivo.

Las industrias siguen operando y comercios como restaurantes o salones de belleza pueden brindar servicios mientras mantengan el 50% de la capacidad de aforo.

A pesar del éxito que goza el país en la detención del contagio, el Poder Ejecutivo no da señales de cuándo se podrían relajar de manera responsable las medidas.

“La mayoría de nosotros no hemos estado expuestos al virus, todavía no hemos tenido un cuadro y esto nos pone en una gran vulnerabilidad, a pesar de que los casos no han crecido de manera sostenida podríamos estar caminando por una cáscara de huevo que se puede romper y aumentar los casos”, manifestó Daniel Salas, ministro de Salud, ante la consulta que realizó EF.

Estrategia exitosa

Los números muestran que Costa Rica va por buen camino. Al 21 de abril el país contabilizaba 669 contagios y 150 personas recuperadas, lo que significa que los casos activos (513) van en decrecimiento y la tasa de recuperación es del 22%.

La cantidad de pacientes hospitalizados que también se contrae. A la misma fecha se contabilizaban 11 pacientes en hospitales de los cuales cinco se encontraban en salón y seis en unidad de cuidados intensivos (UCI). EN contraste, el 13 de abril los hospitales de la Caja Costarricense de Seguro Social tenían internados a 20 pacientes de coronavirus, 6 en salón y 14 en UCI.

El plan de Costa Rica para detener los contagios se encuentra en punto medio si se compara con sus vecinos centroamericanos. Panamá, por ejemplo, busca limitar al máximo la salida de los habitantes.

A inicios de abril el país sudamericano anunció el esquema de cuarentena absoluta, prohibió salir los domingos y el resto de la semana las salidas por asuntos de emergencia deben realizarse de acuerdo al género.

Las mujeres solo pueden salir los lunes, miércoles y viernes y los hombres los martes, jueves y sábados. Pese a las medidas al 21 de abril Panamá contabilizaba 4.467 contagios y 126 fallecimientos, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Mientras tanto Nicaragua hace todo lo contrario. Esta nación no aplica medidas de cuarentena y tampoco ha cerrado fronteras, y más bien incita a sus ciudadanos a participar en eventos masivos.

Ante esta situación la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) manifestó su preocupación. Al 21 de abril Nicaragua registraba nueve casos de coronavirus y dos fallecimientos, según la OMS.

¿Hasta cuándo es sostenible la cuarentena?

Las medidas de confinamiento no son sostenibles por mucho tiempo, considera el economista Luis Mesalles. El especialista comentó al diario La Nación que si las acciones se extienden por mucho tiempo llegará el momento en que el Gobierno no conseguirá quien le preste más dinero para seguir otorgando ayudas.

Otros empresarios prefieren no decir hasta cuándo será sostenible esta estrategia y se inclinan por decir que se debe mantener un equilibrio entre la contención de los contagios y un regreso responsable a la normalidad.

Además brindan algunas consideraciones para reactivar la producción.

Activar el tren aplicando el distanciamiento social y medidas de higiene, es una de las consideraciones que debería hacer el Gobierno considera Enrique Egloff, presidente de la Cámara de Industrias.

Agilizar los trámites en línea y no obstaculizar a las empresas con trámites engorrosos, también debería ser una prioridad durante esta coyuntura.

Atender la crisis económica de manera urgente pero con cautela en el tema sanitario es el llamado de Álvaro Sáenz, presidente de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep), quien cree que la generación de empleo es fundamental para atender la pandemia.

“Un sistema sanitario fuerte necesita vivir o ser pagado por una economía dinámica y fuerte, y un sistema de salud no puede ser sustentando por una parte débil por eso necesitamos reactivar la economía”, agregó Sáenz.

Colaboró la periodista Jéssica Montero.

Laura Ávila

Laura Ávila

Es periodista de Economía y Política de El Financiero

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.