Economía y Política

¿Cuál es el camino judicial que podría emprender Donald Trump para llevar resultado de las elecciones de EE. UU. hasta la Corte Suprema?

Impugnar elecciones podría abrir un periodo de hasta 78 días para conocer al próximo presidente de EE. UU.

Este sábado 7 de noviembre múltiples medios de comunicación afirmaron que el aspirante demócrata, Joe Biden, será el próximo presidente de Estados Unidos.

El resultado se da luego de unas elecciones atípicas y donde el conteo de votos se prolongó durante varios días. Durante este tiempo Biden se mostró confiado y apeló a la unidad del pueblo estadounidense, mientras que el aspirante y mandatario republicano, solicitó detener el conteo y denunció un posible fraude.

Ahora la incógnita es ¿el presidente Trump desistirá de judicializar el resultado de las elecciones? Especialistas consultados por EF consideran que el mandatario sí dará la lucha en los tribunales.

“Quienes tuvieron a cargo la recepción y el conteo de los votos se tomaron muchas medidas precautorias para blindar el proceso. ¿Significa que esto va hacer desistir al presidente Trump de las acciones judiciales? No, él ha anunciado que continuará la lucha en los tribunales de justicia y ahí deberá de establecer las pruebas y los argumentos para ver si tiene éxito o no en el cuestionamiento”, aseguró la abogada y analista internacional, Nuria Marín.

Por su parte, Rosmery Hernández, directora de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional (UNA), considera que el mandatario republicano sí tratará de judicializar el resultado de las elecciones pues su principal argumento es que los votos que llegaron después del día de la elección no deben ser contados.

“Él tratará de dar razonamiento jurídico a ese argumento. Como la diferencia de votos es poca en Pensilvania, Georgia y el mismo Arizona va a tratar de encontrar razones y de pedir que se vuelva a contar”, agregó Hernández.

¿Qué puede hacer legalmente Trump?

Ahora los votos se defenderán en los tribunales y no en las urnas en caso de que Trump impugne la decisión de que los estados contabilicen los votos que lleguen después del 3 de noviembre, a criterio de Nuria Marín, abogada y analista internacional.

“Esa posibilidad de judicialización del proceso electoral es viable. En este momento pareciera ser un recurso del presidente Trump y del partido Republicano que implementarían en cualquier momento”, manifestó Carlos Murillo, especialista en relaciones internacionales, analista y director del Observatorio de Desarrollo de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Esto podría suceder en la Corte Suprema de Pennsylvania, un estado de mucha disputa electoral, y donde se contabilizarán los votos entre el 3 y el 6 de noviembre. El mandatario republicano podría impugnar esa decisión y tacharla de inconstitucional, lo que elevaría el proceso hasta la Corte Suprema de Estados Unidos donde Trump tiene una mayoría y donde recientemente ratificó a la jueza Amy Coney Barrett.

“No hay fundamento para presentar una demanda -mucho menos directamente a la Corte Suprema- para detener el conteo de los votos que ya han llegado. La única base para desafiar los resultados es si hay una serie de votos en disputa que podrían hacer la diferencia, como votos que fueron sellados ayer y llegan el viernes a Pennsylvania”, estimó Joshua Douglas, investigador y profesor de Derecho deln Rosenberg College of Law.

Históricamente la corte ha sido reacia a opinar sobre temas políticos o electorales, aunque existe un antecedente importante.

Este es el caso del fallo histórico que la Corte emitió en el año 2000 cuando se dio la disputa entre el republicano George Bush y su contrincante Al Gore; en ese entonces la Corte le concedió la presidencia al aspirante republicano.

En ese año la Corte decidió que no se diera el conteo manual del Estado de Florida. “La diferencia de votos populares era de poco menos de 600 votos si hubiera habido un recuento manual se hubiera podido cambiar el resultado de la historia pero la Corte a mediados de diciembre toma esta decisión”, agregó Marín.

Ahora EE.UU. podría abrirse a un periodo extenso para conocer los resultados electorales que podría extenderse hasta por 78 días. En el peor de los escenarios se conocería el nombre del próximo presidente de la potencia norteamericana el 20 de enero al mediodía, fecha en la que la Constitución de EE.UU. establece la toma de posesión.

El calendario con las fechas claves, a criterio de Marín, son:

  • El 8 de diciembre en teoría es la fecha límite para resolver las disputas electorales.
  • El 14 de diciembre se da una reunión en cada estado para anunciar al ganador y el estado certifica el resultado.
  • El 23 de diciembre los resultados se envían a las autoridades correspondientes y el 6 de enero se hace el conteo oficial ante el Congreso, se lee uno a uno por orden alfabético los resultados certificados.

Si no hay 270 votos electorales la Casa de Representantes elige al presidente y el senado al vicepresidente.

El campo de batalla electoral

Hasta el momento de cierre de esta nota (11:00 a.m. del 4 de noviembre) ninguno de los candidatos había alcanzado el número mágico de 270 votos en el Colegio Electoral. Según el conteo de la cadena de noticias CNN, Biden sumaba 237 votos electorales; mientras que Trump registraba 213.

Ambos candidatos mantienen rutas abiertas para hacerse con la victoria debido a la cantidad de estados donde los oficiales electorales todavía deben contar gran cantidad de votos y lo ajustado de los resultados parciales.

Wisconsin, Michigan y Pennsylvania son estados que durante muchas elecciones conformaron el “muro azul” que protegía las victorias demócratas de los cambios en la voluntad de los votantes en estados como Iowa y Florida. Sin embargo, Trump en 2016 logró capitalizar el disgusto y la angustia económica en estas regiones industriales golpeadas por la migración de puestos de trabajo hacia otros países.

En este proceso, los demócratas enfocaron todas sus baterías en recuperar estos estados.

En Wisconsin, que aporta 10 votos electorales, mañana del miércoles Biden logró la victoria después de una largo conteo de votos y hicieron desaparecer la ventaja inicial de Trump.

Una situación similar se presenta en Michigan, que representa 16 votos electorales. En la mañana del miércoles Biden mantenía una ligera ventaja con 49,5% del conteo. El candidato republicano registraba un 48,9%.

Pennsylvania es el estado que aporta más votos electorales de los tres con 20. Aquí Trump lograba mantener la delantera alcanzada la noche del martes con un 54,1% de los votos. Sin embargo, en este estado hay más de un millón de votos todavía pendientes de conteo, muchos de ellos enviados por correo, y los demócratas tienen la esperanza de remontar.

La legislación de Pennsylvania permite contar las boletas enviadas por correo hsta el mismo día de la elección y que lleguen a manos de la autoridades incluso tres días después (viernes).

Arizona -estado que podría cambiar de rojo republicano a azul demócrata-, Nevada y Georgia todavía son carreras abiertas, también.

En total, hay más de 90 votos electorales sobre la mesa, y aclarar los nublados del día podría tomar días.

Colaboró con esta información el periodista Francisco Ruiz. Esta nota fue publicada el de 4 noviembre mientras transcurría el conteo de votos. Posteriormente, fue modificadaen la mañana del sábado 7 noviembre luego de que medios de comunicación dieran como presidente electo a Joe Biden.

Laura Ávila

Laura Ávila

Es periodista de Economía y Política de El Financiero

Eugenia Soto Morales

Eugenia Soto Morales

Eugenia Soto es editora web de El Financiero.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.