Por: Laura Ávila.   12 junio
Costa Rica podría tener hasta 200 aranceles entre los impuestos nacionales que recauda el Ministerio de Hacienda y lo que perciben las 82 municipalidades, según los especialistas consultados. Foto: Shutterstock para EF.
Costa Rica podría tener hasta 200 aranceles entre los impuestos nacionales que recauda el Ministerio de Hacienda y lo que perciben las 82 municipalidades, según los especialistas consultados. Foto: Shutterstock para EF.

La crisis económica que desató el COVID-19 sacó a flote la discusión de que el país implemente, una vez más, nuevos impuestos para lograr la consolidación fiscal. Pero ¿cuántos tributos existen en Costa Rica? Dar un número exacto es difícil.

El sistema tributario costarricense es complejo pues está conformado por los ingresos que recauda el Ministerio de Hacienda y las municipalidades. Además de tasas o contribuciones parafiscales.

También se debe considerar que en el país existen instituciones que fungen como administradoras tributarias como el Instituto Costarricense de Turismo (ICT), el Instituto de Fomento y Asesoría Municipal (IFAM) y el Instituto de Desarrollo Rural (INDER), indicó Germán Morales, socio director de Grant Thornton.

Dichas entidades cobran impuestos específicos al consumo de bebidas y cigarrillos, por citar solo dos ejemplos, para obtener recursos y alcanzar objetivos internos.

La maraña

La División de Política Fiscal de la Dirección General de Hacienda estableció la existencia de 105 impuestos en octubre de 2017. Sin embargo, esa lista no incluye impuestos municipales, tasas por servicios públicos, ni los timbres de colegios profesionales.

Las tasas por servicios públicos son los tributos que pagan los ciudadanos para recibir una contraprestación a cambio, como el alumbrado público o la recolección de basura. Estas tarifas recaen generalmente en los gobiernos locales, según Marcelo Guevara, gerente senior de impuestos de Deloitte.

Mientras que los timbres de los colegios fiscales son una contribución parafiscal cuyos ingresos no van a las arcas del Ministerio de Hacienda, porque su finalidad es financiar a estos entes públicos no estatales que fueron creados por leyes de la República.

En el país existen 33 colegios profesionales de acuerdo al listado del Ministerio de Planificación Nacional y Política Económica (Mideplan) a marzo del 2020.

EF solicitó la lista actualizada de impuestos al departamento de comunicación del Ministerio de Hacienda pero no obtuvo respuesta al cierre de edición.

Cabe señalar que el listado del 2017 no incluye la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas (9.635) que hizo reformas a la Ley del Impuesto sobre la Renta (N°7.092).

La reforma fiscal incorporó el capítulo 11 que hace referencia a las rentas de capital y grava las rentas inmobiliarias y las ganancias de capital. Además la ley 9.635 amplió la base contributiva del Impuesto de Valor Agregado (IVA) para gravar los servicios.

Aunado a los más de 100 impuestos nacionales se deben sumar los que recaudan las 82 municipalidades, en este caso cada gobierno local cuenta con leyes específicas para cobrar tributos por patentes municipales, bienes inmuebles y hasta por el uso de rótulos.

La recaudación que hacen las municipalidades es un principio que se desprende del artículo 121, inciso 13 de la Constitución Política de Costa Rica.

“Cuando se ha ese análisis global están los impuestos nacionales y los municipales. En nuestro país fácilmente existen hasta 200 tipos de tributos y además habría que incorporar la tasa de servicio agua, alumbrado o recolección de basura”, manifestó el gerente senior de impuestos de Deloitte.

Mientras que Guillermo Méndez, miembro de la Comisión de Asuntos Tributarios del Colegio de Contadores Públicos de Costa Rica, considera que el país podría tener alrededor de 150 impuestos.

En este contexto también hay que recalcar que los aportes obrero patronales que se hacen a la Caja son considerados por algunas personas como impuestos.

“La seguridad social también es una contribución parafiscal que en realidad las paga el patrono o el empleado”, manifestó el especialista tributario del Colegio de Contadores.

¿Qué recaudan el ICT, el INDER y el IFAM?

En el país existen instituciones que son administradoras tributarias como el ICT, el IFAM y el INDER. Es decir, recaudan fondos para utilizar los recursos en diferentes programas institucionales.

El INDER puede cumplir algunos de sus objetivos mediante los impuestos específicos que se cobran a los cigarrillos, cervezas, bebidas alcohólicas, gaseosas, vinos y el timbre agrario. Durante el 2019 la entidad recaudó ¢15.542 millones por el arancel a los licores, cigarrillos y cervezas, mientras que por el timbre agrario obtuvo ¢18.017 millones.

El dinero se destina a diferentes programas o ejes de acción como la gestión de proyectos para el desarrollo rural territorial, infraestructura para desarrollo rural, dar apoyo técnico y financiero para la seguridad alimentaria, créditos o asignación de tierras, por citar algunos ejemplos.

Mientras que el IFAM recauda el 10% de los licores nacionales y extranjeros, y adicionalmente cobra 10% sobre las cervezas extranjeras. Estas tasas están contempladas en la Ley sobre la Venta de Licores (N°10).

Además la Ley 9.036 le otorga un impuesto específico de ¢0,26469 por el mililitro de alcohol absoluto que poseen las cervezas. Sin embargo, este impuesto estará vigente hasta el 30 de junio de 2020 según indicó la oficina de prensa del IFAM.

Durante el 2019 esta institución recaudó ¢5.446 millones por concepto de esos aranceles. Con este dinero el IFAM realiza transferencias a municipalidades, organizaciones de naturaleza municipal o instituciones relacionadas con el deporte.

Por su parte, el ICT hace tres tipos de recaudación. Uno de ellos es el impuesto de $15 que se le cobra a cada personas que ingresa por vía aérea al territorio nacional, también cobra un 5% del valor de los pasajes vendidos en Costa Rica para viajes internacionales, por vía aérea, marítima o terrestre.

Además recauda otro 5% sobre el valor de los pasajes que tengan como destino Costa Rica y que se adquieran en el exterior.

Por concepto de esos tres impuestos la institución obtuvo ¢32.882 millones durante el 2019, dinero que se utiliza para publicidad, propaganda y otros programas que se encuentran en el presupuesto institucional.

Precisamente este año el ICT verá diezmada la recaudación de estos impuestos a causa del COVID-19, enfermedad que puso en temporada cero al sector turístico desde el mes de marzo.

Este año la campaña Vamos a Turistear (que se financia en parte con la recaudación de esos impuestos) se enfoca en promover el turismo interno para reactivar la industria, misma que retomó labores paulatinamente a partir del 1° de junio momento en que el Ministerio de Salud permitió la apertura de hoteles a un 50% de aforo.