Por: Alejandro Fernández Sanabria.   11 mayo, 2014

Esta conversación empieza con una llamada telefónica del entrevistado.

A Guillermo Zúñiga, ministro de Hacienda de Óscar Arias y diputado de Liberación Nacional en el primer año del gobierno de Laura Chinchilla, le inquietó un artículo publicado por este periodista, titulado: “El modesto desempeño de Costa Rica con la presidenta Laura Chinchilla”, el cual recorrió 10 indicadores socioeconómicos del país que recibió y dejó la presidenta.

Zúñiga busca algo respetable: defender la idea de que él no dejó las finanzas pública mal a la Presidenta que recién sale, como lo afirma el texto, y que no las recibió bien de Abel Pacheco.

El Financiero | Archivo
El Financiero | Archivo

Para EF la ocasión pareció apropiada, entonces, para retar, personalmente y ya no por teléfono, a uno de los funcionarios que han sido señalados como los responsables del actual déficit.

Sin preguntas, él inicia la argumentación el 7 de abril en las instalaciones de Grupo Nación.

Alega que en el 2005 había un déficit de 2,5% y que se proyectaba uno de 2,8%. Ante eso, repasa las medidas que tomó para que en su primer año el déficit fuera de 1%.

El Financiero | Archivo
El Financiero | Archivo

“Te voy a contar lo que hice yo: Tuvimos una mejora recaudatoria y subejecutamos presupuesto. Gasté menos, pero lo más importante... lo más importante: pagué deuda. Con eso, uno va menos al mercado. Si uno va menos al mercado, suben menos las tasas de interés y ayuda a crear espacios para pagar menos a la deuda”.

“En el 2007 pagamos más en pensiones del régimen no contributivo, pagamos Avancemos, y pese a ello, tuvimos el primer superávit. Entonces no es correcto decir que me dejaron las finanzas públicas bien”.

No hemos dicho eso. Planteamos que la tendencia a encoger el déficit venía desde el 2001. Desde el gobierno del Abel Pacheco se venía encogiendo.

El Financiero | Archivo
El Financiero | Archivo

Bueno, usted no lo ha dicho. Pero otros comentaristas sí. Lo dijeron los precandidatos. El candidato mío (Johnny Araya) escuchaba eso en los debates y no decía nada. Nadie se preocupó por explicarle eso. Al siguiente año tenemos de nuevo superávit, pero desde marzo teníamos el problema de la economía. Ya en el 2009 teníamos un 3% de déficit, que es el año de la peor crisis económica. Luego, el periodo presidencial es de cuatro años. Así como yo digo que lo del 2006 es responsabilidad mía, yo pienso que el 2010 es responsabilidad del gobierno de Laura. Es una responsabilidad política.

¿Acepta tener alguna responsabilidad sobre el estado de las finanzas públicas actuales?

Diay, si me la precisan, yo puedo explicar. Pero déjeme decirle: cuando doña Laura era precandidata nuestra, dijo que no eran necesarios nuevos impuestos. En octubre del 2009, yo era nominado a primer diputado por San José. Una de las cosas que yo quería era una reforma fiscal. Me reúno con nuestra candidata y le muestro las cifras y se veía lo que venía para el país. Le dije: “Mirá, vos vas a ganar holgadamente. Me parece que tenés para promover una reforma tributaria en el primer periodo”. Me dijo: “Memo, me deja esto (el documento que le llevé)”. Le dije que sí, que lo circulara, que yo tenía el borrador del proyecto avanzado, y que había otros proyecto ya en la corriente.

Déficit fiscal
Déficit fiscal

Usted me dice que por doña Laura no se tomaron las medidas en el momento correcto…

En el 2010 debió meterse esa reforma tributaria. Es más, yo, como diputado, me hubiera jugado la poca credibilidad que tengo por ese proyecto. Yo me la gasto. Yo siempre he pensado que se requiere esa reforma.

¿Y usted le dijo a don Óscar Arias que metiera ese proyecto de reforma?

¡Sí, claro!

¿Y él no quiso?

Claro, Óscar gana diciendo que vamos a aprobar el Cafta, a mejorar las pensiones del régimen no contributivo, Avancemos y con reforma tributaria.

¿Y entonces, por qué no peleó usted mismo por esa reforma cuando era ministro de Hacienda de Arias?

Es que... le voy a explicar...le voy a explicar. En buena hora me lo pregunta. Dijimos que íbamos a aprobar el Cafta y tuvimos que ir a una consulta popular, y teniendo ganada esa consulta, tuvimos que pasar como 12 o 14 leyes complementarias. ¿Usted se imagina lo que hubiera pasado si entramos con una reforma fiscal? Posiblemente no hubiera pasado ni uno ni otro.

¿No es ese el mismo argumento que pudo haber dado doña Laura? Ella podría haber dicho: “Si yo meto una reforma fiscal estos dos primeros años, se me empantana todo el gobierno”.

Eso está diciendo Luis Guillermo…

Ustedes mismos pasaron la bola de la reforma fiscal a doña Laura. Ustedes no la quisieron agarrar tampoco.

Pero, perdón. No. No nos perdamos.

La bola le llegó a Abel Pacheco, y la pasó a ustedes. Y ustedes también la pasaron. Se lo digo porque, bajo su lógica, ustedes tendrían responsabilidad sobre lo que pasa en las finanzas por no pelear por esa reforma fiscal.

Nosotros tuvimos que escoger entre las leyes complementarias y la reforma fiscal. Además, acuérdese de que yo a ella le dije que si no pasaba la reforma, iba a pasar lo que pasó. Al final del primer año de gobierno, Chinchilla empezó a hablar de impuestos. Y pasaron todo el año pasado hablando del Diálogo Fiscal…

El gobierno de Óscar Arias llegó a gastar el equivalente al 15% de PIB, lo que lo convirtió, al 2010, en el más gastón de los últimos 20 años (ya lo superó Chinchilla con un 17%). Edgar Ayales, exministro de Hacienda, ha dicho que en media crisis él no hubiera gastado tanto en salarios, en transferencias permanentes, como lo hicieron ustedes.

Vamos por orden, porque esto es muy grueso. En el año 2009 el PIB en el mundo cae. Y Costa Rica no es la excepción. Entonces, esa cifra medida por el PIB muestra un gasto muy grande. Luego, nosotros armamos un programa para enfrentar la crisis, donde a la parte monetaria le dimos un énfasis y a la política tributaria otro. Es por eso que la crisis no tuvo tanto impacto en el país.

Pero yo quiero saber qué opina usted de lo concluido por Edgar Ayales sobre su política.

Esa es la forma más sencilla de desresponsabilizarse por lo que han hecho. Ellos pasaron administrando la Hacienda Pública y dejaron que el tiempo pasara.

¿Cuál es su argumento? ¿Por qué está equivocado Edgar Ayales?

El argumento es el siguiente: ese diseño de la política de contingencia lo negociamos con el Fondo Monetario. Guti (Francisco de Paula Gutierrez, expresidente del Banco Central) me dio unas cifras. Y me dijo: “Mirá, acá ves la política expansiva de consumo público y privado del mercado interno, que sostuvo a la economía, y por eso el impacto de la crisis no fue tan grande.” ¡¡Eso es una política!!

Si la economía cae, hay que ver cómo se sostiene. Hacer eso y no entender que había caído la recaudacion de 2% en el PIB y no entender que recuperar eso por la vía de la reforma... ya ahí...

¿Entonces, lo que critica Edgar Ayales era el efecto colateral de esa decisión?

Le tengo que explicar a usted otra cosa. Así aclaramos esto. La masa de salario crece por varias cosas: por ajuste de salarios o por el empleo. Durante la campaña, nosotros prometimos nombrar 3.000 maestros y 1.000 policías por año. Entonces, de acuerdo con la argumentación de Ayales, yo no debí nombrar a nadie. Esa es una decisión que yo asumo. No se la paso a nadie.

Pero entonces esa decisión suya tuvo un claro impacto en el actual déficit fiscal.

Sí, ¡porque no hicieron nada!

Había que aumentar la recaudación.

¡Desde luego! Por eso me parece que centrar el debate en los salarios es simplista y sesgado.

¿Por qué?

Ahhh, resulta que por gasto en varilla y cemento la gente no se queja, pero sí se queja por que usted les pague a los maestros. Dígame una cosa: ¿es gasto de capital la varilla y el cemento o es capital el gasto en los seres humanos del país? ¿O la naturaleza como capital natural?

¿Hacia dónde quiere ir con eso?

Cuando se pone el énfasis en transferencias a universidades, PANI, Fodesaf, las “platotas” que se dan a la CCSS, todas esas transferencias, hay un error de concepto. Es sesgado y simplista enfocarse en salarios, una sola variable, cuando la política pasa por el gasto, exoneraciones, defraudación, etc.

¿El crecimiento automático del gasto en remuneraciones no es un tema clave entre todas esas variables? ¿No es eso lo que genera desigualdades y contrastes?

¡Qué maravilla que usted menciona eso! Vea este informe de Naciones Unidas. Se saca en claro que Avancemos mitiga pobreza y modifican el coeficiente de Gini. Yo me pongo a leer y dice: evolución de los salarios por sector. Se ve que “servicios” levanta, otros están estancados, y vea cómo crecen los salarios del sector administrativo, vea cómo crecen.

“El argumento que dan usted y los colegas es que hay que bajar los salarios del sector público… ¿no será que lo necesario es más bien mejorar los salarios de los sectores privados y acercarlos a los niveles del sector público? ¡Ese es el tema! Entonces, si siguen pensando así van a reducir transferencias y a bajar salarios. ¡Y el día en que bajen salarios tal vez se mejore el coeficiente de Gini! ¡Vea qué locura! ¡Repartimos pobreza!

¿Cuando usted era ministro de Hacienda, en el 2010-2009, el crecimiento de las remuneraciones era de 39%, en promedio. Luego de su gestión, para el 2011, ese crecimiento ha sido solamente 10%. ¿Eso no se está pagando hoy?

Sí, muy bien, pero no les alcanzó (al gobierno actual), porque había que cobrar impuestos y pasar reformas. ¡Ese es el tema! Yo a Edgar Ayales lo he visto oscilando: en un momento era proclive a impulsar reformas y últimamente empezó con el tema de salarios. Ahora, ¿quiere decir eso que no hay que revisar la política de salarios, y los pluses, los costos unitarios de los programas? No.

¿Y por qué no hizo eso, precisamente, usted como ministro?

Yo empecé a hacer esas cosas, pero viera usted lo que es construir contabilidad nacional. No es soplar y hacer botellas. Yo hice cosas en esos campos, pero yo no me metí en salarios y el empleo.

¿Por qué?

Por que... no me pareció una precupación que yo tuviera... Pero yo tomé dos decisiones importantes en esa materia. Primero, subir los salarios de los profesionales del sector público porque estaban desfasados. Segundo: dar platas a los jueces, a los profesores, a los programas de salud.

**Exministro de Hacienda, Guillermo Zúñiga, ocupó ese cargo del 8 de mayo del 2006 al 8 de mayo del 2010. Economista. Fue diputado del PLN en el primer año de gestión de Laura Chinchilla, hasta que renunció. Tiene 63 años.