Por: Gerardo Ruiz Ramón.   1 marzo, 2015
 El plan del MEIC consiste en alivianar las cargas que deben pagar las mipymes y, a la vez, acompañarlas para que crezcan en menor tiempo.
El plan del MEIC consiste en alivianar las cargas que deben pagar las mipymes y, a la vez, acompañarlas para que crezcan en menor tiempo.

Aún no queda del todo claro el cómo, pero el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) está determinado a echar a andar un plan para eximir del pago de varias cargas sociales a las microempresas.

El beneficio se aplicaría durante sus primeros cuatro años de vida. La intención es que esos emprendimientos, que usualmente tienen entre uno y cuatro empleados, puedan despegar con más facilidad.

Según datos del MEIC, el 80% de las microempresas mueren en sus primeros tres años.

El plan que impulsa el viceministerio a cargo de Geannina Dinarte consiste en que la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) cree un esquema diferenciado para que las microempresas paguen las cargas sociales.

El MEIC pretende que la Caja acceda a bajar las cuotas correspondientes al seguro de salud, pues el aporte para la pensión no se puede modificar.

Mientras las autoridades ven en el proyecto una oportunidad, a organizaciones dedicadas al apoyo a Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) no les calzan las piezas del plan con las necesidades de los empresarios.

Proyecto aún en ciernes

Si bien el Gobierno tiene claro el concepto del plan, el desarrollo de sus contenidos aún está en negociación o en etapa de redacción.

Actualmente, las autoridades del MEIC negocian con la Presidencia de la CCSS un acuerdo para que la reducción de las cuotas patronales se pueda aplicar en el menor plazo posible.

Dinarte explicó que el plan aún debe ser expuesto ante la junta directiva de la CCSS. Ese paso se daría en marzo.

Será ese órgano el que decida si procede o no adecuar el pago de las cargas para los patronos.

EF intentó conocer el criterio de la presidenta de la CCSS, Rocío Sáenz, pero no hubo respuesta a la solicitud canalizada a través de la oficina de prensa de la entidad.

El MEIC también pretende beneficiar a los emprendimientos de escaso tamaño con la exención del pago de las cuotas que nutren al Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) y al Fondo de Asignaciones Familiares y Desarrollo Social (Fodesaf).

Una característica de las microempresas es que operan desde la informalidad en su mayoría, por lo que hoy son pocas las que contribuyen con estas entidades.

El plan del MEIC es facilitar la formalización de la mayor cantidad de microempresas.

La cartera prepara un proyecto de ley que aún no tiene fecha de envío a la Asamblea Legislativa.

La viceministra Dinarte explicó que el plan piloto del proyecto pretende beneficiar a 200 microempresas y a 500 emprendimientos conducidos por mujeres.

La iniciativa tendrá como complemento un programa de acompañamiento que, según Dinarte, reducirá la tasa de mortalidad de las microempresas.

Sector tiene dudas

Pese al ímpetu del Gobierno, la incubadora de negocios ParqueTec y la Asociación Costarricense para Organizaciones de Desarrollo (Acorde), que financia micronegocios y pequeños emprendimientos, plantean dudas sobre el plan.

Marcelo Lebendiker, presidente de ParqueTec, la propuesta del Gobierno no deja sentados con claridad cuáles serán los criterios para seleccionar a las 200 microempresas del plan piloto.

En tanto, Danilo Montero, director de Acorde, considera que el plan tendría éxito solo si logra beneficiar a un número superior a los 200 microemprendimientos.

Montero cree que el plazo de adecuación del pago de las cuotas debería ser flexible y no únicamente de cuatro años, pues hay negocios que despegan antes.

Conceptualmente ve razonable la propuesta del MEIC ante las excesivas cargas que pagan las empresas. No obstante, cree que debe incluirse la reducción de trámites, sus costos asociados y al pago de tributos.