Por: Laura Ávila.   16 enero
Los partidos nuevos deben superar un gran desafío en las próximas elecciones municipales, lograr el apoyo de los votantes. Foto: Jose Díaz, Agencia Ojo por Ojo.
Los partidos nuevos deben superar un gran desafío en las próximas elecciones municipales, lograr el apoyo de los votantes. Foto: Jose Díaz, Agencia Ojo por Ojo.

El próximo 2 de febrero 41 partidos políticos participarán por primera vez en unas elecciones municipales. A pesar de que estas agrupaciones diversifican la oferta electoral, lo cierto es que en los cuatro procesos anteriores los debutantes pasaron sin pena ni gloria y tuvieron una tasa de éxito promedio del 9%.

Esto se debe, en parte, a que las estructuras tradicionales como el Partido Liberación Nacional (PLN) y el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) son los que tienen mayor peso en el electorado cuando se eligen gobiernos locales.

Hace cuatro años los liberacionistas lograron 50 alcaldías y los socialcristianos 14, según datos del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).

Para determinar la tasa de éxito de los partidos debutantes EF creó una base de datos con todas las agrupaciones que participaron en las elecciones del 2002, 2006, 2010, 2016 y las inscritas para las votaciones de este año. Se tomó en consideración la fecha de inscripción ante el TSE para identificar en cuál proceso intervino por primera vez cada partido.

Una vez que se determinó la participación de las agrupaciones nuevas en cada elección, se evaluó cuántas habían logrado al menos una alcaldía para obtener un porcentaje y después tener un promedio de los cuatro procesos.

Al confeccionar la base de datos este semanario no encontró en el sitio web del TSE la fecha de inscripción de 11 agrupaciones por lo que realizó la consulta a la institución. Sin embargo, no obtuvo respuesta al cierre de edición.

Si se analizan los candidatos y los partidos inscritos para las elecciones del 2 de febrero del 2020, se puede ver una efervescencia en las candidaturas para alcaldes de agrupaciones con alguna inclinación religiosa; de hecho de un total de 674 candidatos inscritos hasta el 11 de diciembre del 2019, 168 pertenecen a grupos con esas características.

Esto significa que el 25% de los aspirantes a alcaldes pertenecen a partidos como Alianza Demócrata Cristiana, Nueva República, Renovación Costarricense, Restauración Nacional o Restauración Parriteña.

Para rastrear a los partidos con esas características EF utilizó como referencia las palabras cristiano o restauración y se guió con las agrupaciones religiosas que actualmente tienen representación en el Congreso y revisó sus páginas de Facebook.

¿Flor de un día?

Para entender el poco éxito es necesario saber cuántas estructuras debutaron en cada proceso.

En el 2002, 13 partidos se presentaron a elecciones municipales por primera vez y solo dos alcanzaron una alcaldía. Se trata del Partido Acción Ciudadana (PAC) y el Auténtico Paraiseño, ambos inscritos en el 2001.

Cuatro años más tarde de 20 partidos que debutaron, solo dos obtuvieron una alcaldía: la Organización Laborista de Aguirre y la Unión Nacional, los dos registrados en el 2005 ante el TSE.

Para el 2010 ningún partido nuevo logra llegar a un gobierno local de un total de 22 partidos que entraron a la contienda municipal por primera vez.

Sin embargo, el 2016 dio un nuevo respiro a las estructuras debutantes ya que cuatro agrupaciones lograron quedarse, al menos, con un gobierno local. Nueva Generación logró tres alcaldías, mientras que el Auténtico Limonense, Coalición Gente de Montes de Oca y Republicano Social Cristiano obtuvieron una cada uno.

Para el 2016 participaron 38 estructuras nuevas.

Si bien es cierto que los partidos mencionados lograron tener al menos una alcaldía, la mayoría no logró mantenerse vigente a lo largo del tiempo, ya sea porque no volvieron a participar o porque se canceló la agrupación ante el TSE.

¿Qué pasó con los partidos que ganaron alcaldías?

  • Auténtico Paraiseño, alcanzó una alcaldía en 2001 y se canceló la inscripción en el 2007.
  • Organización Laborista de Aguirre se canceló en 2011.
  • Unión Nacional continúa inscrito pero no volvió a recibir votos después del 2006 o no volvió a participar.
  • Auténtico Limonense, Coalición Gente Montes de Oca, Nueva Generación y Republicano Social Cristiano vuelven a participar en el 2020.
  • PAC y PASE continúan participando.

Solo el PAC, que es de alcance nacional, logró llegar a gobiernos locales en distintos momentos.

Aunque el comportamiento del partido rojiamarillo es particular. En el 2001 logró llegar a una alcaldía y cuatro años más tarde creció y conquistó cinco. Sin embargo, el incremento se estancó conforme pasó el tiempo, tanto en el 2010 como en el 2016 logró llegar a 6 gobiernos locales en cada elección.

Esto demuestra que el peso del PAC no es sustantivo en las elecciones municipales.

Estos comicios en gran medida están dominados por los partidos tradicionales –PLN y PUSC–, a criterio de Sergio Araya, politólogo y coordinador de proyectos políticos de la Fundación Konrad Adenuer, ya que tienen mayor capacidad de movilizar votantes y el electorado aún se siente identificado con ellos.

Al menos en estos procesos.

“El PAC es un ejemplo clarísimo, ganó dos elecciones nacionales consecutivas pero ese crecimiento en las votaciones nacionales no se refleja a nivel municipal. En el 2016 el crecimiento no es sustantivo y para el 2020 no tiene candidaturas en la totalidad de cantones del país”, agregó Araya.

En el 2016 el PAC logró el 7% de las alcaldías versus el PLN que conquistó el 61% y el PUSC que obtuvo el 17%.

El otro 25% del pastel se se repartió entre Nueva Generación, PASE, Alianza por San José, Auténtico Limonense, Coalición Gente de Montes de Oca, Curridabat Siglo XXI, Frente Amplio, Republicano Social Cristiano y Yunta Progresista Escazuceña.

A pesar de que los partidos nuevos han pasado sin pena ni gloria en las pasadas elecciones municipales, 41 agrupaciones debutarán en los comicios del próximo 2 de febrero.

Efervescencia religiosa

Tras el boom que experimentó Restauración Nacional en las pasadas elecciones nacionales, los partidos que tienden a incorporar el discurso y el conjunto de valores tradicionales cristianos en su oferta política han fortalecido su participación en las elecciones municipales.

Del total de candidatos que aspiran por una alcaldía el 25% pertenecen a cinco partidos cristianos. Cuatro de ellos compiten a escala nacional –Alianza Demócrata Cristiana, Nueva República, Renovación Costarricense y Restauración Nacional– y uno lo hace a nivel cantonal–Restauración Parriteña–.

De un total de 168 aspirantes cristianos dos agrupaciones aportan la mayor cantidad. Restauración Nacional registra 74 candidaturas para alcalde, mientras que Nueva República hace su debut con 73 aspirantes, este partido fue inscrito ante el TSE en el 2019.

Alianza Demócrata Cristiana inscribió 15 candidaturas; cinco aspirantes pertenecen a Renovación Costarricense y uno a Restauración Parriteña.

Las agrupaciones cristianas valoran la posibilidad de comenzar a crecer en los procesos políticos y ven las elecciones municipales como un termómetro para valorar si el éxito que tuvo Restauración Nacional en el 2018 fue coyuntural o si se mantiene en el tiempo, indicó Araya.

Aunque, tanto él como la politóloga Argentina Artavia, consideran que el proceso de las elecciones nacionales dista mucho de las municipales, y por lo tanto, no debe usarse como termómetro.

“Las municipales son elecciones muy locales. Son 82 realidades muy distintas”, manifestó Artavia.