Por: Laura Ávila.   26 marzo

Condiciones lluviosas atípicas durante los primeros meses del año generaron que el hongo de la roya se expandiera generando daños en los cultivos del café de hasta 40% en Pérez Zeledón, Coto Brus y Turrialba.

Ahí se producen 500.000 fanegas de café al año lo que significa entre el 25% y 30% de la producción nacional.

La propagación del hongo puede generar gran impacto para los pequeños productores, según comentó Luis Felipe Arauz, ministro de Agricultura y Ganadería.

El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), trabaja de manera conjunta con el Instituto del Café de Costa Rica (Icafe) y el IICA para atender la propagación del hongo.
El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), trabaja de manera conjunta con el Instituto del Café de Costa Rica (Icafe) y el IICA para atender la propagación del hongo.

"Es importante alertar a esas zonas de que todavía se puede actuar y reducir el impacto. Ahora que vienen las lluvias es importante estar alerta para que no pase lo mismo en el resto del país, afirmó Luis Felipe Arauz ministro de Agricultura y Ganadería.

El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), trabaja de manera conjunta con el Instituto del Café de Costa Rica (Icafe) y el IICA para atender la propagación del hongo.

Entre las medidas que valoran tomar es hacer una declaratoria de emergencia, mejorar los aseguramientos de las cosechas y utilizar variedades de café resistentes a la roya.

"El clima húmedo, temperaturas cálidas y la permanencia de esporas de la enfermedad en los cafetales al final del 2017, incrementó la posibilidad para que las nuevas hojas que se están formando actualmente tengan un alto riesgo de enfermarse", indicó Ronald Peters, director ejecutivo del Icafe.

Carlos Fonseca, gerente técnico del Icafe, comentó que los productores deben de establecer monitoreos para que puedan realizar labores adecuadas de control.

Uno de los factores que podrían incidir en la propagación de la roya es el incremento de las lluvias que podrían iniciar en mayo.