Por: Evelyn Fernández Mora.   20 mayo, 2014
La industria de carne pretende colaborar con la reducción del sodio en sus productos.
La industria de carne pretende colaborar con la reducción del sodio en sus productos.

El sector cárnico de Costa Rica trabaja para reducir en un 15% la cantidad de sodio en los embutidos y carnes procesadas, con el fin de colaborar con el Plan Nacional de Reducción del Consumo de Sodio y Sal para la Población de Costa Rica 2011- 2021.

Edel Solís, directora de la Cámara Costarricense de Embutidos y Procesadores de Carne comentó que un 70% de la sal se consume en los hogares y un 30% lo aportan los alimentos procesados.

Además, el pan, los embutidos y carnes procesadas, y las salsas son las que más contribuyen a ese consumo, por lo que la Cámara está capacitando y tomando medidas con sus afiliados.

Solís informó que como cámara han estado desarrollando una tecnología en conjutno con el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) para reducir la cantidad de sodio en sus productos y que la harán extensiva a sus asociados en los próximos dos años.

"Consiste en reducir el uso de cloruro de sodio en las formulaciones con menos cantidad de sal y se van a usar productos que tecnológicamente sean dearrollados para incrementar la sensación salada", manifestó Solís.

El proyecto es una iniciativa del Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa) y el Ministerio de Salud, y lo apoya el sector empresarial.

Tiene como meta lograr la reducción del consumo de sal y de sodio en la población nacional, y el contenido de sodio en los alimentos procesados y preparados, para alcanzar progresivamente la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 5 gramos de sal ó 2 gramos de sodio por día por persona.

Lo anterior con el fin de contribuir en Costa Rica a la reducción de la morbi-mortalidad atribuible a hipertensión arterial, enfermedad cardiovascular y padecimientos asociados.

Se estima que el consumo de sal en Costa Rica actual es de 10 gramos por persona por día; es decir, 7 gramos de sodio.