Por: Laura Ávila.   21 marzo
El expediente N°21.449 recibió el apoyo de 46 diputados y solo el diputado independiente, Erick Rodríguez Steller, decidió votar en contra de la iniciativa. Foto: Aarón Sequeira
El expediente N°21.449 recibió el apoyo de 46 diputados y solo el diputado independiente, Erick Rodríguez Steller, decidió votar en contra de la iniciativa. Foto: Aarón Sequeira

La sesión extraordinaria que se realizó este sábado 21 de marzo permitió a los diputados aprobar en primer debate un contrato de préstamo con la Corporación Andina de Fomento (CAF) por $500 millones para destinar los fondos a la emergencia sanitaria producida por el Covid-19.

El expediente N°21.449 recibió el apoyo de 46 diputados y solo el diputado independiente, Erick Rodríguez Steller, decidió votar en contra de la iniciativa.

Inicialmente el proyecto estaba destinado para fortalecer las finanzas públicas, mediante el impulso de reformas políticas públicas y la elaboración de instrumentos para lograr la eficiencia fiscal, la equidad tributaria y la sostenibilidad fiscal en el largo plazo.

Sin embargo, ese objetivo dio un giro y ahora el dinero se destinará para atender la emergencia sanitaria producida por el COVID-19. Estos recursos forman parte de la estrategia del Gobierno para inyectar ₡1 billón y atender la pandemia que ya deja secuelas económicas en la producción nacional.

Ahora el dinero se utilizará para atender las necesidades de las personas que pierdan sus empleos producto de la emergencia nacional, empleadores y trabajadores independientes que se vean afectados por el impacto del COVID-19, y para apoyar a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) para la compra de insumos y equipo. Así lo dio a conocer el diario La Nación.

Este préstamo tendrá un plazo de 18 años contados a partir de la fecha de entrada en vigencia del contrato de préstamo.

La tasa de interés es una tasa libor de seis meses y con un margen del 1,85%. Cuenta con un subsidio que cubre 10 puntos básicos de la tasa de interés durante los primeros ocho años del préstamo (Fondo de Financiamiento Compensatorio).

Además cuenta con un periodo de gracia por tres años y un periodo de amortización de 15 años.