Por: María Fernanda Cisneros.   15 marzo

El tipo de cambio promedio del Mercado de Monedas Extranjeras (Monex) pasó a ¢597,70, tras una reducción de ¢10 entre el 8 y el 15 de marzo. Una apreciación del colón de 1,4%.

Un nivel similar no se veía desde mediados de diciembre del 2018 (hace tres meses).

Por su lado, el tipo de cambio de referencia de venta se ubicó en ¢601,26 y el de compra en ¢596,83.

Las ventanillas de los bancos inician en un precio de venta de ¢602 (en el Banco Nacional) y llegan a ¢606 (Improsa).

¿Qué hay detrás de este comportamiento?

Se puede hablar principalmente de un factor estacional, apoyado por la debilidad de algunos factores que el año pasado impulsaron la subida del precio del dólar.

Por un lado, el Ministerio de Hacienda no está tan urgido de comprar dólares como antes, y el Sector Público No Bancario también muestra una menor compra de divisas, aunque tampoco han mostrado ventas fuertes.

Lo anterior hace que el comportamiento estacional del mercado sea más evidente.

Las ventanillas están superavitarias porque empresas transnacionales han cancelado dólares para el pago de impuestos, algo usual previo a la Semana Santa, explicó Hernán Varela, gerente de administración de portafolios de Banco Lafise.

“Estamos en un Banco Central, con un presidente y un equipo que busca mayor flexibilidad, buscan que el tipo de cambio refleje el comportamiento del mercado tanto al alza como a la baja”, explicó Varela.

La reducción se gestó a pesar de que las negociaciones en el Monex no presentan fluctuaciones violentas. Inclusive, la intervención del Banco Central de Costa Rica (BCCR), en operaciones de estabilización cambiaria, han estado ausentes.

Desde que asumió Rodrigo Cubero como presidente de la autoridad monetaria en agosto del 2018, el tipo de cambio empezó a flotar como no lo había hecho antes.

Así, el indicador pasó de ¢570 en ese mes a ¢628 en noviembre, desde entonces ha mostrado algunas fluctuaciones hacia la baja o al alza. Sin embargo, en el 2019 no había bajado de ¢600, realidad que se rompió en los últimos dos días de la semana en curso.