Por: Paula Umaña.   30 enero
Los instrumentos para invertir los montos ahorrados son variados: dependerán de aspectos como el objetivo del ahorro, el apetito de riesgo y la coyuntura actual. Foto: Mayela López
Los instrumentos para invertir los montos ahorrados son variados: dependerán de aspectos como el objetivo del ahorro, el apetito de riesgo y la coyuntura actual. Foto: Mayela López

Invertir o ahorrar dinero sin conocer los detalles de cómo hacerlo no es una tarea sencilla: se deben conocer las características de los planes de inversión, el objetivo de ahorro, el riesgo al que se está dispuesto y, por supuesto, los acontecimientos a nivel nacional.

Por esto, si usted maneja un monto entre los $2.000 y los $10.000 y quiere invertirlos, lo primero que debe tener en cuenta es que el 2021 no es un año fácil de prever en lo que respecta a actividad financiera. Estará supeditado a varios factores, entre ellos los resultados de la negociación del país con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la aprobación de préstamos desde la Asamblea Legislativa.

Es decir, la incertidumbre está en lo que pasará a nivel nacional y si Costa Rica logrará financiamiento externo.

Pablo Montes de Oca, Gerente General de BN Fondos de Inversión, explicó que es difícil dar un panorama para el 2021, pero recalcó que aspectos como el tipo de cambio dependerán en gran medida de que Costa Rica logre el acuerdo con el FMI. Un trato con el organismo podría generar, por ejemplo, que quienes mantienen cuentas en colones las conserven en dicha moneda y no generen presión en la compra del dólar.

Ahora sí, ¿cuál debe ser el primer paso para utilizar el dinero? Definir un objetivo, es decir, un “para qué” quiero utilizar el monto y sus réditos más adelante. La determinación del objetivo y el apetito de riesgo del inversionista es lo que definirá la moneda, el plazo y el instrumento más adecuado para canalizar el ahorro, según comentó Rossy Durán, Gerente Corporativa de Finanzas del Banco de Costa Rica.

“Puede ser para cancelar pasivos en una determinada moneda, iniciar con un negocio, preservar el patrimonio, adquirir un activo, complementar su retiro, en fin. Ante todo es necesario saber el objeto de la inversión”, dijo Durán.

Diversos instrumentos

Los instrumentos disponibles en el mercado son muy variados: desde un certificado de depósito a plazo hasta fondos de inversión en el mercado nacional o internacional. En los fondos de inversión, la persona interesada puede acceder a los rendimientos del mercado e ir recibiendo réditos conforme a sus comportamiento, es decir, se va ajustando —puede ir a la alza o a la baja—.

“Si simplemente quiere comprar un título con tasa fija, posiblemente un certificado de depósito a plazo sea lo indicado. Pero si una persona dice ’tengo este ahorro y lo quiero ir incrementando y acceder a rendimientos del mercado de valores’ la opción podría ser un fondo de inversión”, dijo Montes de Oca.

Los certificados a plazo pueden iniciarse con montos a partir de los ¢10.000, o bien los $1.000. Los fondos de inversión piden mínimos que van desde los ¢10.000 o los $100. Cada una de las sumas iniciales y sus tasas dependerán de las entidades.

Nuevamente, la elección de los instrumentos será guiada por el objetivo de la inversión así como del riesgo que el inversionista está dispuesto a correr.

Otra de las preguntas clave es cuál moneda utilizar para la inversión, lo que también podría depender hacia donde va el objetivo del ahorro. Hernán Varela, Gerente de Administración de Portafolio de Banco Lafise, ejemplificó que si el plan es la adquisición de un inmueble o un viaje a largo plazo, transacciones se usualmente se manejan en dólares, lo mejor sería la utilización de esa moneda.

Si es un plan a más corto plazo, la asesoría podría indicar que en colones, pero también dependerá del objetivo de la inversión. Eso sí, el consejo general es no cambiar frecuentemente de moneda por los costos asociados al diferencial cambiario.

La expectativa respecto al tipo de cambio es que podría mantenerse estable si Costa Rica logra el ansiado financiamiento externo, dijo el director de ventas de Grupo Mutual, Johnny González. Si no se diera el acuerdo y los otros préstamos, el Gobierno se podría ver obligado a financiarse internamente.

Riesgos y fondos de inversión

El director ejecutivo de la Cámara de Fondos de Inversión (CAFI), Víctor Chacón, explicó que actualmente el riesgo más latente se percibe en el Gobierno como deudor, por lo que el mercado le exige rendimientos más altos. Por esto, asegura que si una persona está dispuesta a riesgos y confía en que el país logrará el acuerdo con el FMI, es un buen momento para adquirir bonos del Gobierno de mediano y largo plazo.

Por el contrario, si el inversionista tiene aspiraciones más conservadoras, podría inclinarse por inversiones como certificados de depósito a corto plazo o bien por fondos de mercado de dinero, que son opciones más a la vista.

“A mayor riesgo mayor rentabilidad, si es una persona aversa al riesgo tal vez quiera un rendimiento fijo. Va a depender mucho de la situación personal de cada persona. Para hacer crecer más rápido ese dinero nosotros casi siempre recomendamos instrumentos internacionales”, resaltó Lariza Martínez, gerente de productos de depósito de Scotiabank.

La mayoría de los expertos asegura que, dependiendo del monto y los objetivos, es recomendable diversificar los instrumentos y mantener una parte en instrumentos a corto plazo o que pueda retirar de forma rápida, ante cualquier eventualidad que exija el uso del dinero.

“Respecto al plazo, a mayor monto, podrían establecerse distintos plazos para asegurarse liquidez en caso que se requiriera en el camino. Hay que procurar inversiones seguras, es importante analizar la calificación de riesgo de la entidad y aspectos como la mora de su cartera de crédito con respecto a otras entidades, no solo la tasa de interés que ofrece”, señaló Manfred Agüero, gerente de tesorería de Coopenae.

Actuar con asesoría

El mayor consejo de los especialistas es ahorrar con asesoría del banco de su confianza, operadora de pensiones o administradoras de fondos de inversión que seleccione. “Preguntar es gratis y le permitirá tener un boceto para que su ahorro disfrute de mayor interés, seguridad y liquidez”, dijo Durán.

La asesoría se hace aún más necesaria a las puertas de un 2021 con un entorno económico volátil, que además de las negociaciones del Gobierno con organismos multilaterales y un déficit fiscal que obliga a buscar financiamiento tanto interno como externo, estará marcado por el inicio del periodo preelectoral.

Montes de Oca, por su parte, confía en que aspectos como la llegada de la vacuna al país genere confianza entre los inversionistas, sobretodo quienes pospusieron inversiones en activos el año 2020 por la pandemia.