Por: Paula Umaña.   11 junio
El presupuesto extraordinario pretende dotar de más recursos al Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) para continuar con obras de importancia como la ruta 32. Foto: Rafael Pacheco
El presupuesto extraordinario pretende dotar de más recursos al Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) para continuar con obras de importancia como la ruta 32. Foto: Rafael Pacheco

Este viernes el Poder Ejecutivo presentó ante la Asamblea Legislativa el IV Presupuesto Extraordinario de la República que incorpora recursos, que incluye el pago de varios compromisos del Gobierno así como inversiones en obra pública y para el refuerzo del esquema de vacunación para COVID-19.

El mayor monto que incorpora el presupuesto extraordinario es de ¢47.124 millones para el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT), para reforzar la inversión en infraestructura. Estos recursos se distribuyen, principalmente, entre el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) y el Consejo Nacional de Concesiones (CNC).

Elian Villegas, ministro de Hacienda, señaló que los recursos extraordinarios para el MOPT permitirán continuar con procesos de expropiación para la carretera que se construye en la ruta hacia Limón así como puentes y carreteras a lo largo del país que deben ser intervenidas.

Además, se incluyen recursos para el Programa Transporte Terrestre, para el mejoramiento de la red ferroviaria nacional, maquinaria y equipo, así como para los diferentes proyectos que administra el Conavi.

El proyecto también pretende ¢46.958 millones para el pago de cuotas obrero-patronales a la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), lo que permitirá abonar a la deuda del Ministerio de Educación Pública (MEP), correspondiente al incentivo de zona de menor desarrollo (IDS) de los periodos 2003 al 2013 y del 2015 al 2016 y dar cumplimiento a lo establecido en el convenio suscrito al efecto, en marzo de este año, entre estas entidades y el Ministerio de Hacienda.

Atención de COVID-19

Por último, se incorporó la asignación de recursos para la atención de la emergencia nacional provocada por la pandemia del COVID-19, al destinar ¢8.500 millones a la Caja para mitigar el efecto por la disminución de la base mínima contributiva, producto de la emergencia sanitaria.

A ello se suma la asignación de ¢1.776 millones para el Ministerio de Salud, dirigidos a complementar el esquema básico de vacunación y otras responsabilidades en servicios de atención, como lo brindados por el Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA) y el Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa).