Finanzas

Impuestos y deterioro fiscal afectan libertad económica costarricense

El país observó una caída de en 1,6 puntos en cuestión de cinco años

La débil salud fiscal de Costa Rica caracteriza a los principales indicadores económicos, esto quedó en evidencia con la publicación del Índice de Libertad Económica 2021, donde Costa Rica ocupó la posición 72.

Asimismo, la puntuación global para el país fue de 64,2 en una escala del 1 al 100 y que califica al país en un estatus de ‘moderadamente libre’, de acuerdo con la escala del Heritage Index.

Esta posición supone una caída de casi dos puntos en la calificación final en los últimos cinco años, siendo la estructura fiscal el factor de mayor peso en la ecuación.

Al observar los factores que se toman en cuenta para otorgar la nota final se observa que la estructura fiscal sigue siendo el mayor problema para la economía costarricense.

“El puntaje de libertad económica de Costa Rica es 64,2, lo que hace que su economía sea la 72 más libre en el Índice 2021. Su puntaje general ha disminuido en 1,6 puntos, principalmente debido a una disminución en la salud fiscal”, advierte el informe.

Para obtener la calificación este índice utiliza cuatro macroindicadores, que a su vez son divididos en tres subcategorías cada uno. Estos son: legislación, tamaño de gobierno, eficiencia regulatoria y apertura de mercados.

El economista Freddy Quesada, reconoció el deterioro fiscal, acentuado por la pandemia, como que uno de los principales temas que afectaron el estudio y que inclusive fue señalado dentro de este.

“Uno de los principales temas que afectó es el del deterioro fiscal del país que sobre todo se acentuó el año pasado con la pandemia”, agregó Quesada.

Quesada también advirtió que este ranking está parcializado por el periodo en el que fue hecho, debido a que se tomó en cuenta la segunda mitad del 2019 y la primera del 2020 cuando los países estaban inmersos en una crisis sanitaria y económica sin precedentes.

Otro factor que pudo haber afectado considerablemente la calificación es la aparición de nuevos impuestos, pues para el análisis que se hace en el índice este podría ser un factor que atenta o va en contra de la denominada libertad económica.

Costa Rica tuvo puntajes regulares para posicionarse como ‘moderadamente libre’. El macroindicador de Legislación, el cual engloba los derechos de la propiedad, integridad gubernamental e incidentes judiciales, fue el que obtuvo la peor calificación.

Según indica el informe, pese a que los derechos de propiedad generalmente están protegidos, sus registros a veces son incompletos o incluso contradictorios. Mientras que en el caso de la integridad gubernamental hay grandes oportunidades de mejora.

Para el macroindicador ‘tamaño del gobierno’ el informe describe que principal problema data en el crecimiento del gasto, el cual ascendió a 20% del Producto Interno Bruto (PIB) en los últimos tres años, y los déficits presupuestarios han promediado 6,4% del PIB. De las tres subcategorías la salud fiscal es la más afectada.

Para la eficiencia regulatoria, tanto la libertad financiera como laboral tuvieron puntajes menores a 70 y de acuerdo con el informe esta puntuación responde a que el suministro de electricidad ha mejorado el entorno empresarial, pero no lo suficiente para incrementar la libertad comercial de Costa Rica en relación con otros países. Por otra parte, la fuerza laboral creció en 2019, pero el desempleo también aumentó.

La apertura de los mercados fue una de las principales razones por las cuales Costa Rica pudo mantenerse entre los primeros 100 puestos del ranking mundial.

El país cuenta con 13 acuerdos comerciales preferenciales vigentes. La tasa arancelaria promedio ponderada por el comercio es del 5%, y 64 las medidas no arancelarias que están en vigor.

En una entrevista anterior para EF el ministro de Comercio Exterior, Andrés Valenciano, aseguró que Costa Rica tiene que seguir buscando nuevas oportunidades de exportación e intercambio de bienes y servicios.

“No solo tenemos que buscar nuevos acuerdos, como lo estamos haciendo. En este momento Costa Rica participa en un tratado muy innovador, pionero por la forma en la que se está haciendo, se llama el Agreement on Climate Change, Trade and Sustainability (ACCTS) que es el acuerdo sobre cambio climático y sostenibilidad. Lo que busca es cómo países, en este caso Nueva Zelanda, Suiza, Noruega, Fiji y Costa Rica están promoviendo el intercambio de bienes y servicios ambientales”, agregó Valenciano.

Comportamiento de región

Pese a su caída en el ranking y aun cuando su puntuación desmejoró, Costa Rica se ubica en la posición número 14 de 32 países evaluados en la región.

Toda la región ha sufrido esporádicamente por gobiernos populistas.

En el caso de Costa Rica la organización la califica como uno de los países más prósperos de los cinco Centroamericanos.

“Costa Rica tiene una larga historia de estabilidad democrática y uno de los niveles más altos de inversión extranjera directa per cápita de América Latina”, agrega el informe.

Andrea Hidalgo

Andrea Hidalgo

Periodista de la sección de Finanzas y Negocios de El Financiero. Licenciada en Periodismo Social. Excolaboradora del proyecto #NoComaCuento de La Nación.