Por: María Esther Abissi.   7 febrero

La inflación de enero, determinada por la variación interanual del Índice de Precios al Consumidor (IPC), calculado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), fue de 2,41%.

La variación mensual del índice en enero (0,41%) se desaceleró con respecto a diciembre del 2017, pero es más alta que otros meses del año pasado.

En los últimos diez años, la variación interanual en los meses de enero más alta se presentó en el 2009 con un 13,50%, mientras que en el 2016 se registró la única variación interanual negativa, de -0,17%.

En el 2017 la variación mensual de enero fue de 0,57% y en el 2016 fue de 0,68%

La evolución de la inflación estuvo influenciada por el aumento en los servicios de educación universitaria y los paquetes turísticos, así como el aumento en el precio de la papa.

Sin embargo, otros como el tomate, la gasolina y la sandía fueron los que más bajaron de precio.

De los 315 bienes y servicios que integran la canasta de consumo, 61% aumentaron de precio, 31% disminuyeron de precio y 8% no tuvieron variación.

La cebolla, el aguacate y los boletos aéreos también tuvieron incrementos en el precio, mientras que el chile dulce, el culantro y el desodorante ambiental fueron los que mayores variaciones a la baja registraron.