Por: Andrea Hidalgo.   8 abril
a un pequeño grupo de 41 operaciones se le perdonarán ¢3.893 millones, mientras que a un enorme grupo de 2.664 préstamos se les dispensará del pago de ¢2.349 millones.. La ley fue impulsada en el marco de un acuerdo entre el Gobierno y los arroceros. Fotografías tomadas del facebook de Conarroz
a un pequeño grupo de 41 operaciones se le perdonarán ¢3.893 millones, mientras que a un enorme grupo de 2.664 préstamos se les dispensará del pago de ¢2.349 millones.. La ley fue impulsada en el marco de un acuerdo entre el Gobierno y los arroceros. Fotografías tomadas del facebook de Conarroz

El monto que 39 diputados y el presidente de la República autorizaron perdonar por parte del Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD) representa un 4,34% de la cartera de créditos del Fondo Nacional para el Desarrollo (FONADE). Por otra parte, el impacto sobre el activo de Fonade es de 2,42%,

De acuerdo con Miguel Aguiar director ejecutivo de SBD, esta condonación no tendrá ningún efecto adverso sobre la sostenibilidad financiera de la institución.

“El proyecto no conlleva un impacto adverso en la sostenibilidad del Fonade, en virtud de que por la naturaleza de las operaciones que se podrían estar condonando, las mismas se encuentran clasificadas como insolutas o están estimadas en su totalidad”, agregó Aguiar.

Este medio de comunicación calculó el impacto sobre las diferentes carteras de SBD utilizando los datos publicados en su página web con corte al 28 de febrero.

El monto a condonar a través del proyecto de “Ley de Apoyo a los Beneficiarios del Sistema de Banca para el Desarrollo, para la reactivación de unidades productivas en la coyuntura de la situación económica del país” suma un total de ¢6.242 millones.

De esa suma, en la gestión del Banco de Costa Rica como fiduciario del Finade –ahora Fonade–, se pasaron por pérdidas 2.009 operaciones por un monto total de ¢1.299 millones.

Sin embargo, aún quedan pendientes 696 operaciones que suman ¢4.943 millones, pero de acuerdo con Aguiar se encuentran estimadas al 100%. Es decir contempladas entre posibles pérdidas.

Al comparar la misma cifra por condonar con el activo total del SBD la afectación sería solamente del 0,70%, pero sobre el total de la cartera de crédito sería de 1,23%

En principio, el proyecto está delimitado a un máximo de 2.705 operaciones de crédito por un monto total de ¢6.242 millones -que incluye principal más intereses corrientes y de mora- de los fideicomisos trasladados y programas especiales.
Impacto en finanzas y proyectos condonados

El plan pretende condonar 2.705 créditos de personas físicas y jurídicas que tienen deudas con el Fondo Nacional de Desarrollo (Fonade), administrado por el SBD.

Sobre el total de créditos por perdonar, decenas de personas tienen múltiples operaciones con la entidad.

En un caso, una persona recibe hasta siete condonaciones, mientras que la Fundación Proagroin recibiría el perdón de 14 deudas.

A otro de beneficiario se le perdonarían cinco créditos, mientras que 182 personas o sociedades dejarían de pagar tres o dos créditos, cada una.

Sin embargo, los datos precisos sobre el monto por crédito y entidad que desean condonar no se reveló pues SBD se niega a compartir la información específica.

Tanto la Contraloría General de la República como Mideplan emitieron criterios y sugirieron incluir parámetros para recibir el perdón de deuda, así como un plan de acompañamiento para que los afectados tuvieran herramientas para hacer frente a su situación particular.

Pese a las recomendaciones, el proyecto se aprobó sin criterios específicos o mayores requisitos para realizar la condonación.

Aguiar aseguró que al hacer un análisis de impacto económico, el esfuerzo de esta iniciativa de condonación brinda un auxilio financiero, dentro de la coyuntura que atraviesa el país, además de que permite la recuperación y reactivación de actividades económicas que se han visto afectadas por diversas situaciones adversas, incluida la pandemia del COVID-19.

Sin embargo, los proyectos contemplados para perdonar la deuda no se les solicitará ningún tipo de documentación que haga referencia a su afectación durante la pandemia, además de que no se establecieron parámetros para determinar qué tipo de créditos serán condonados.

Por otra parte, aunque los diputados y el Gobierno alegaron que este proyecto cubre cuentas que se daban por perdidas, los que más se benefician son de créditos activos que están al día o en cobro administrativo o judicial.

“La condonación actual, para los casos que califiquen, incluye el monto del principal adeudado, intereses corrientes e intereses moratorios, así como del pago de costas personales y procesales (en caso de procesos en cobro judicial), así como las operaciones registradas contablemente como insolutos, de todos aquellos productores que hayan obtenido créditos a través de los siguientes fideicomisos o programas especiales”, destacó Aguiar

Sin embargo de acuerdo a una publicación de nacion.com de los 2.705 créditos incluidos en la condonación, el 74% corresponden a cuentas insolutas (que no han sido pagadas), pero representan menos del 21% del monto total a perdonar.

Mientras que, el restante 26% de las operaciones, las cuales están activas, suman ¢4.982 millones. Este monto representa el 79% del total que será dispensado.