Finanzas

Moody’s cambia la perspectiva de la calificación crediticia de Costa Rica de negativa a estable

La noticia surge un día después de que los diputados aprobaran en primer debate la Ley Marco de Empleo Público

La calificadora de riesgo Moody’s Investors Service informó a través de sus canales oficiales que cambiará la perspectiva de deuda soberana para Costa Rica. Esta pasará de ser negativa a estable, pero el país mantiene su calificación de B2 para los bonos soberanos.

De acuerdo con la información emitida por la calificadora este nuevo resultado considera los niveles de riqueza relativa del soberano y una economía dinámica que tiene más de una década con aumentos importantes en las cifras de la deuda del gobierno.

El cambio de perspectiva a estable está basado en dos factores importantes: el primero, la reducción gradual del déficit y, el segundo, la restructuración de las finanzas públicas como resultado del actual programa con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“La reducción gradual del déficit y menores necesidades de financiamiento como resultado de una economía en recuperación y los cambios de política estructural en la próxima administración, son aspectos claves que reflejan la nueva perspectiva”, agregó Moody’s.

Según la metodología de la agencia, esta calificación de riesgo B2 significa que las emisiones de Costa Rica son clasificadas como especulativas, y que el país es de alto riesgo crediticio.

Finanzas estables

Pese a que Costa Rica ha presentado mejoras de las cifras fiscales, los consultores de Moody’s expresan que el país aún tiene una gran deuda pendiente para la mejora de sus indicadores macroeconómicos y principalmente el porcentaje de deuda.

En una entrevista para EF en setiembre de este 2021, Gabriel Torres, analista senior de Moody’s advirtió que no es suficiente demostrar que el país ha presentado tres meses de superávit primario. “Fueron más de diez años formando la deuda y el déficit fiscal, en unos meses no van a corregirlo todo, es un proceso y estamos conscientes de eso”, agregó.

El crecimiento del PIB real será del 5% este año y Moody’s prevé un crecimiento del 4% en 2022, a medida que la economía se recupere de la recesión inducida por Covid en 2020. La calificadora espera que Costa Rica regrese a un crecimiento promedio del 3% después de 2023.

“Costa Rica tiene una larga historia de adaptación a los choques económicos y la recesión del año pasado fue solo la tercera en más de 50 años”, agregó Moody’s en su comunicado.

Retos

Costa Rica deberá continuar reduciendo gradualmente sus déficits como se establece en el programa con el FMI, incluso con un cambio de gobierno. Los desembolsos en el marco del programa, distribuidos a lo largo de la vigencia del acuerdo, dependen del cumplimiento de las metas acordadas.

Una nueva administración asumirá el cargo en mayo de 2022. El próximo gobierno heredará un programa del FMI existente, lo que requiere que cumpla con los objetivos fiscales existentes. Independientemente de la orientación política, Moody’s espera que las autoridades entrantes sigan el programa del FMI.

Reacciones

Minutos después de que la calificadora de riesgo hiciera llegar su nueva perspectiva con respecto la deuda soberana, el ministerio de Hacienda emitió una reacción en la cual aseguró que “la buena noticia” es el resultado de una serie de ajustes fiscales que ha venido trabajando el gobierno, el cual también se ve reflejado en las tasas de interés con la que coloca deuda Costa Rica.

Elian Villegas, ministro de Hacienda aseguró que el reto está en seguir aprobando los distintos proyectos de ley que están en la agenda legislativa para continuar por la senda de reestructuración financiera.

Andrea Hidalgo

Andrea Hidalgo

Periodista de la sección de Finanzas y Negocios de El Financiero. Licenciada en Periodismo Social. Excolaboradora del proyecto #NoComaCuento de La Nación.