Por: María Fernanda Cisneros.   24 marzo
Las operadoras valoran negativamente la opción de dar libertad a que todo trabajador retire su ahorro en el Fondo de Capitalización Laboral (FCL). Fotografía: Shutterstock.
Las operadoras valoran negativamente la opción de dar libertad a que todo trabajador retire su ahorro en el Fondo de Capitalización Laboral (FCL). Fotografía: Shutterstock.

En medio de la coyuntura que genera el COVID-19, se reavivaron las discusiones sobre si es oportuno o no habilitar el retiro anticipado del Fondo de Capitalización Laboral (FCL).

Al respecto, la Asociación Costarricense de Operadoras de Pensiones (ACOP) ve viable que se analice la posibilidad siempre y cuando sea en dos únicos panoramas.

  1. Cuando al trabajador se le suspensa temporalmente su contrato de trabajo.
  2. Cuando sus jornadas laborales se vean reducidas.

Las operadoras de pensiones no ven pertinente que se dé un retiro completo del FCL a todos los trabajadores.

Por su lado, Álvaro Ramos, jerarca de la Superintendencia de Pensiones (Supen), afirmó que estas opciones de retiro generan elevados costos operativos y no son el fin por el cual se pensó originalmente la propuesta de retiro anticipado.

La iniciativa fue presentada en octubre del 2019, como una medida de reactivación económica. Nace como una opción para que todos los asalariados retiren por una única vez el FCL, aun cuando no han cumplido con los requisitos dispuestos por ley: haber cumplido cinco años de laborar con un mismo patrono, el cese de labores en una empresa o fallecimiento.

Al lado de esta propuesta, el Congreso también evalúa el posible retiro de la pensión complementaria.

En tanto, si el retiro completo del FCL se aplicara para toda la fuerza laboral, la erogación de recursos alcanzaría los ¢576.000 millones, en el plazo de entre 15 y 60 días que se está planteando en la Asamblea Legislativa, según cifras de ACOP.

La erogación total tendría graves consecuencias para el valor de los fondos de trabajadores y para las finanzas del Estado a criterio de este gremio.

La crisis en los mercados internacionales provocó volatilidades para todas las inversiones en dólares, así como en los títulos del sector público local.

Lo anterior generó, de forma temporal, una reducción en el valor de las carteras donde están invertidos los recursos del FCL y las pensiones complementarias. Consecuentemente, los rendimientos de estos instrumentos también cayeron. Es decir, lo que reciben estos recursos de ganancia.

El impacto se da por la coyuntura económica y sería temporal, pero si el trabajador retira los fondos hoy, sí percibirá las pérdidas asociadas a esa caída en los rendimientos.

“Si el trabajador realiza en este momento un retiro de sus recursos, o un traslado de su fondo de una operadora a otra, podría materializar el riesgo de pérdida”, anotó el comunicado de prensa emitido por ACOP.

Por esto, es que ACOP no recomienda un retiro masivo, y aunque ve como comprensible que la población afectada requiera de estos recursos, también aconseja que el proceso debe ser ordenado y debe pasar bajo el análisis de autoridades económicas de Costa Rica para que se evalúen los posibles beneficios en el corto plazo, pero también el impacto en los asalariados a futuro.

Respecto a la afectación del Estado, ACOP explicó que más del 80% de los recursos del FCL se encuentran invertidos en operaciones que vencen dentro de un año.

Esto significa que para entregar los recursos, se tendría que proceder a la liquidación anticipada de los instrumentos en el mercado local.

A continuación, una entrevista con Róger Porras, gerente de Popular Pensiones, sobre la posibilidad de retiro del FCL para los trabajadores.

¿Considera que es positiva la intención de los diputados de dar los recursos del FCL a estos trabajadores?

El FCL se crea como un auxilio de cesantía para atender a las personas en el desempleo. Las iniciativas valoran el retiro de estos recursos ante la suspensión laboral y ante una reducción de trabajo a más de un 50%. De acuerdo a lo que entiendo es una modificación al concepto original.

En principio y dadas las circunstancias de crisis, en el contexto en el cual nos desenvolvemos, uno no ve con malos ojos una modificación de ese tipo.

Lo hay que tratar de hacer es de ver cómo superamos todos la crisis y si efectivamente el FCL, en esas condiciones y con esas modificaciones para esa población específica, vendría a cumplir con sus objetivos específicos y principios fundamentales que lo vieron nacer estaríamos de acuerdo.

Solamente estaría de acuerdo si es para esa población, para la población sujeta a esa afectación producto de la crisis que estamos viviendo y no en general.

¿Por qué es importante que solo se dé el beneficio a esta población?

En primer lugar, porque ahí se estaría cumpliendo el principio básico del FCL.

Además, porque en estos momentos todos los fondos de pensiones en Costa Rica, y en general en el resto del mundo, estamos teniendo minusvalías. Tenemos pérdidas que no están realizadas.

¿Qué efecto tendrían esas minusvalías si se retiran los ahorros de las personas?

Si se aprobara un proyecto de este tipo, las personas que reciban ese beneficio tendrían que tener claro que esas pérdidas las estarían materializando porque ya tendríamos que salir a liquidar los títulos y los valores para darle a las personas la plata.

Y esos títulos y esos valores ya no están al precio que los conseguiste, sino que están a un precio mucho más bajo. Entonces, probablemente esos recursos que reciban van a ser menores porque van a materializar esas pérdidas.

Además, esa disminución en precios generaría inmediatamente un efecto en tasas de interés que se podría transmitir a todas las tasas y encarecer los costos de los créditos, aumentar la mora y en lugar de generar reactivación económica y un beneficio, lo que vas a generar es un perjuicio.

Existe la expectativa de que la población recibirá mucho dinero, pero no necesariamente es así ¿cierto?

Hay que tener cuidado con esto porque cuando se habla del tema se habla de datos agregados y se piensa que la plata que va a recibir la gente es mucho dinero. En realidad no necesariamente es mucho dinero lo que van a recibir las personas.

Recordemos que tenemos una tasa de desempleo alta, mucha gente que está desempleada ya ha liquidado su FCL. Si las personas han conseguido trabajo, puede ser que no tengan mucho tiempo en el empleo y la cantidad de recursos puede no ser tanta.

Tampoco podemos generar la expectativa de que van a recibir mucho dinero en general porque los recursos se van a ver disminuido por la minusvalía.

¿Es posible para las operadoras liquidar tantos fondos en un solo momento en el mercado local?

Estaba la discusión, me parece que en un proyecto de Avendaño (Carlos Avendaño, de Restauración Nacional), de dar todos los recursos del FCL. Recordemos que eso sí es una suma significativa de dinero. Estamos hablando que son casi ¢600.000 millones.

Para liquidar esos recursos en estos momentos nosotros tendríamos que ir al mercado secundario, donde lo que principalmente se transan son recompras y el mercado de deuda que hay ahí es como de un 43%.

¿Quién va a comprar esos títulos? No es tan fácil salir a vender, cuando los que compramos y vendemos somos nosotros mismos en las operadoras. Todos estos elementos tienen que considerarse.