Finanzas

Supén respalda acuerdo de la CCSS sobre modificaciones en retiros anticipados

Las modificaciones al reglamento deben llevarse a consulta pública y luego ser enviadas al diario oficial La Gaceta

La Superintendencia de Pensiones (Supén) manifestó este 13 de agosto su respaldo al acuerdo tomado por la junta directiva de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) que plantea tres modificaciones al Régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), entre ellas la eliminación del retiro anticipado para los hombres y un aumento en la edad en el caso de las mujeres.

Según señaló la superintendente Rocío Aguilar, la Supén siempre ha mantenido la posición de aprobar de inmediato esta reforma con un transitorio de 18 meses como lo exige la Sala Constitucional, ya que esto le ahorraría al régimen cerca de ¢100.000 millones.

Sin embargo, la nueva propuesta determina que los cambios entren en vigencia 24 meses después de publicados en el diario oficial La Gaceta; eso sí, un plazo menor al inicialmente presentado por la CCSS que iniciaba en el 2025.

“Cabe destacar que eliminar la pensión anticipada no solo es necesario en razón de sostenibilidad del IVM, sino que permite una solidaridad intergeneracional, donde los que tienen mayor densidad de cotización por que han tenido mejores empleos contribuyen con aquellos que han tenido empleos más precarios”, señaló Aguilar.

Para el 2018, según datos de la Superintendencia, el pasivo actuarial alcanzaba los ¢100 billones (2,86 veces la razón del PIB), con lo que Régimen solo podía asegurar, con contribuciones o reservas, 1 de cada 2 colones de las pensiones de los próximos 100 años.

En conferencia de prensa, el gerente de pensiones de la CCSS, Jaime Barrantes, explicó que las modificaciones acordadas por la junta directiva de la institución le dará oxígeno al régimen hasta el 2050.

Acuerdo de la CCSS

La junta directiva de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) acordó este jueves aplicar tres ajustes al régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM).

El Órgano colegiado decidió acoger la propuesta para el Fortalecimiento y Sostenibilidad del Seguro de Invalidez, Vejez y Muerte, que determina que el derecho de pensión por vejez para los hombres y mujeres se mantiene a los 65 años. No obstante, se elimina el derecho de retiro anticipado por vejez para los hombres.

Asimismo, según el acuerdo, se mantiene el derecho de retiro anticipado por vejez para las mujeres pero ajustando la edad mínima a partir de los 63 años con 405 cuotas y para edades superiores de conformidad con el artículo 50 vigente del reglamento del IVM.

Actualmente alrededor del 40% de las personas cotizantes IVM se retiran a la edad de 65 años o más.

Otro de los cambios es que en la pensión contarán los mejores 25 años de cotización. Así, la fórmula de cálculo propuesta tomará en cuenta los mejores 300 salarios cotizados por las personas en toda la carrera laboral, actualizados al valor presente, en lugar de solamente los últimos 20 años.

“Con esta medida se busca premiar el esfuerzo contributivo de los cotizantes”, señalaron desde la CCSS.

Con esta medida se tomaría en cuenta los mejores salarios indistintamente del momento. Por ejemplo, una persona que cotizó 35 años con un salario promedio de ¢500.000 obtendrá 52,5% por los mejores 25 años y 10% por los diez años adicionales, para un total de porcentaje de pensión de 62,5%.

El tercer cambio incluido en el acuerdo de la junta directiva es que la cuantía adicional pasa a contabilizarse a partir de las 300 cuotas.

“Esta medida pretende ir viendo de manera integral el porcentaje de pensión que se recibe, sumando lo que da la Caja más lo que da el segundo pilar obligatorio (ROP)”, señalaron.

Las medidas regirán a partir de los 24 meses, una vez publicado el reglamento en el Diario Oficial La Gaceta.

En conferencia de prensa brindada la noche de este jueves, el gerente de pensiones de la CCSS, Jaime Barrantes, mencionó que los ajustes podrían implicar una disminución de entre un 5% y un 7% del monto de pensión, por los cambios en la cuantía adicional.

Barrantes explicó que cuantía básica que consiste en un porcentaje entre un 43% y un 52% no tendrá variaciones, pero la cuantía adicional (un 1%) se empezaría a reconocer después de las 300 cuotas (y no 200 como está planteado actualmente). No obstante, señaló, esto sería compensando por el Régimen Obligatorio de Pensión Complementarias (ROP), por lo que la pensión final podría no tener disminuciones.

“Este es un paso correcto en la dirección correcta y va a oxigenar al sistema de tal manera que hasta el año 2050 tengamos recursos financieros para pagar las pensiones (...). Nosotros teníamos un dato aproximado de que la pensión anticipada generaba un gasto de ¢30.000 millones anuales y con estas medidas esperamos que este gasto deje de ser y la reserva del IVM pueda fortalecerse”, defendió el gerente de pensiones.

Proceso de consulta

A efectos de la implementación de la propuesta a través de las reformas reglamentarias, se instruyó a la Gerencia de Pensiones proceder “con las acciones que administrativa y legalmente correspondan que permitan aprobar dichas reformas de conformidad con la normativa y los lineamientos institucionales en esta materia”, según señaló la institución.

En este caso, se estima al menos un mes para realizar la propuesta de modificaciones al reglamento, que luego debe llevarse a consulta pública por 15 días. Recibidas las observaciones, serían analizadas por la Gerencia de Pensiones a fin de determinar si se remite de nuevo a Junta Directiva o bien se envía a publicar a La Gaceta.

Los directores valoraron el criterio técnico del Equipo Interno especializado de la CCSS, respecto al impacto significativo de estas medidas en la sostenibilidad del régimen IVM al menos hasta el 2050, es decir, que se extendería por 15 años adicionales la suficiencia de la reserva a partir del año 2037.

El proceso de discusión de los ajustes inició con el acuerdo de la sesión 9063 de la Junta Directiva, del 11 de noviembre de 2019, en la cual se instruyó conformar un equipo de trabajara en un documento de planes de fortalecimiento del régimen IVM.

“Hemos dado un paso difícil pero importante para nuestro país y en resguardo del sistema público de pensiones, solidario, que abarca la mayor cantidad de habitantes de Costa Rica, como lo es el IVM”, afirmó el presidente ejecutivo de la Caja, Román Macaya.

Paula Umaña

Paula Umaña

Periodista de Finanzas. Graduada de Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica.