Finanzas

Tasas de interés históricamente bajas tampoco son sinónimo de menores cuotas en los préstamos

Deudores firman el contrato sin leer las cláusulas y detalles condicionantes del crédito por lo que no logran observar en el transcurso del tiempo el efecto a la baja de sus intereses.

Los pagos mensuales que los deudores hacen pueden ser inmunes a los descensos en las tasas de interés. Aunque los indicadores de referencia en Costa Rica están en un mínimo histórico; condiciones y cláusulas en los contratos de préstamos pueden limitar el descenso en la cancelación de intereses.

Los ahorrantes se ven afectados de manera negativa ―los rendimientos son menores―, pero los deudores pueden tomar ventaja de esta coyuntura, si su contrato lo permite.

La política monetaria expansiva del Banco Central de Costa Rica (BCCR) mantiene las tasas de interés a niveles históricamente bajos. Sin embargo, mientras los ahorrantes aseguran que están siendo castigados en términos de rendimientos, los deudores aseguran que no ven mayor efecto sobre sus intereses.

¿A qué responde este comportamiento? Existen varias razones que pueden afectar el monto por intereses cancelado mensualmente, pero todo se puede resumir en el contrato que se firma con la entidad financiera. Es decir, la respuesta a la interrogante del porqué no observa un mejor y mayor efecto sobre su mensualidad está en el acuerdo que firmó.

Actualmente la política expansiva del Banco Central de Costa Rica (BCCR) junto con un descenso sin precedentes de la Tasa de Política Monetaria (TPM), además de un exceso de liquidez en el sistema financiero han afectado a las tasas de interés activas, es decir las que se cobran por préstamos que dan las entidades financieras. Esto se puede observar en los niveles de las Tasas Activas Negociadas (TAN).

La TAN es un promedio ponderado de las tasas de interés activas de todas las operaciones de crédito formalizadas, durante un determinado período (semana o mes), entre los deudores y los distintos grupos de intermediarios financieros.

Por ejemplo, si se compara la TAN para los bancos privados de abril del 2019 al mismo mes pero del 2020 se observa una reducción de 3,46 puntos porcentuales. Al hacer esa misma comparación con abril del 2021 la reducción es aún más profunda, de hecho, fueron casi cinco puntos porcentuales (p.p) menos.

Lo que implica que el promedio de tasas de interés activas negociadas por la entidad bancaria disminuyó considerablemente en el transcurso de dos años.

Este efecto debería de verse reflejado en los deudores. No obstante hay varios factores que pueden intervenir en este proceso.

A julio del 2021 el sistema financiero tenía un saldo vigente de ¢16,502 billones, los cuales correspondían a 959.724 deudores.

El economista y exbanquero Luis Liberman explicó que hay varios condicionantes que pueden afectar la baja en las tasas de interés y por ende en las mensualidades que cancelan mensualmente los deudores, pero ante esta realidad los deudores pueden buscar la manera de acudir a entidades financieras para renegociar su crédito o encontrar alternativas.

La mayoría de los créditos cuenta con una tasa de interés variable, es decir, que cambia de acuerdo a los acontecimientos del país que pueden incidir en las decisiones de política monetaria.

Sin embargo, hay deudas que estipulan desde el inicio que su tasa de interés permanecerá sin cambios durante todo el periodo de vigencia o parte de este. En este caso el deudor no tiene muchas opciones, por lo que si quiere cambiar las condiciones deberá renegociar con la entidad financiera o recurrir a otra para buscar cómo comprar su deuda.

Liberman explicó que en el caso de los créditos con tasas variables también se deben de considerar los costos de operación de las entidades financieras los cuales por lo general también están detallados en el contrato.

La tasa variable por ejemplo es cuando un crédito tiene la condición de tasa básica pasiva más un porcentaje determinado. Entonces la TBP cambia de acuerdo a las condiciones de la economía del país y por ende el interés del crédito sube o baje según este movimiento.

“Por ejemplo, la TBP bajó los costos promedio, pero en los bancos no siempre bajan a la misma velocidad entonces para créditos nuevos no se ve bajar tan rápido las tasa de interés”, agregó Liberman.

Un elemento adicional es el piso de la tasa de interés. Las entidades financieras suelen incluir en sus préstamos un monto mínimo por intereses que cobrarán por el financiamiento.

Esto quiere decir que aunque el préstamo utilice como referencia la TBP y se encuentre en periodo de tasa variable, si el indicador final actual es menor al piso, entonces los intereses no se van a reducir.

Por ejemplo, si el crédito indica que la cuota a cancelar será de TBP + 7% aunque la TBP esté en un mínimo histórico el deudor siempre tendrá que pagar ese monto hasta que finalice la deuda.

El economista Ronulfo Jiménez, advirtió que a nivel global las tasas piso no deberían afectar las mensualidad de los créditos, pues cuando se calculan todos los ingresos financieros recibidos por los bancos como proporción del saldo de la cartera de créditos se ve una disminución, lo cual indica una reducción efectiva en la tasa de interés promedio cobrado sobre la cartera de crédito.

La tasa piso ha sido polémica y existen resoluciones de tribunales que han sancionado a los bancos cuando ponen tasa piso y no ponen tasa techo.

Por ejemplo, en abril del 2020, la Sala I de la Corte Suprema de Justicia declaró la nulidad del porcentaje mínimo de interés fijado para el crédito otorgado a un hotel en Manuel Antonio, en las operaciones crediticias con el Banco de Costa Rica. En este caso, existía tasa piso, pero no tasa techo.

Según información suministrada por la Superintendencia General de Entidades Financieras, a nacion.com a junio del 2020, habían 5.738.420 operaciones de crédito, de las cuales 628.485 tenían tasa piso y 599.909 tasa techo.

Algunos contratos incluyen dentro de sus cláusulas “fechas de revisión”, es decir, que el interés se mantendrá estable por un periodo determinado y después se revisará con la entidad financiera.

Por ejemplo, los intereses serán de TBP +3% revisable cada seis meses. Entonces si la TBP bajó, pero el crédito es revisable hasta que finalicen esos meses el consumidor no verá un efecto en su deuda hasta que se haga esa revisión.

Por este motivo Liberman recomienda siempre revisar la periodicidad de la revisión.

Otro motivo por el cual los deudores no ven reflejado el efecto de la baja en las tasas de interés es si tienen la operación en dólares y deben cubrir esa obligación con colones.

El exsuperintendente y economista Javier Cascante, explicó que es muy común que las personas no vean el efecto a la baja en sus mensualidades de créditos debido a que están pagando la deuda en moneda extranjera, pero reciben ingresos en moneda nacional.

“La devaluación del colón afecta el crédito entonces por más que baje el interés, si la moneda en la que gana se devalúa, la ganancia en interés la pierde en términos de tipo de cambio”, agregó Cascante.

Tasas reales negativas son los intereses que pagan a determinado plazo y son inferiores a la tasa de inflación. Este término es comúnmente utilizado para inversiones.

No obstante, Liberman explicó que se puede utilizar para créditos, pero depende del contrato. “Puede ser que la tasa de interés que tiene haga que el crédito en algún momento tenga una tasa real negativa”, agregó.

Estas son algunas recomendaciones para sus créditos.

RecomendaciónAcción
Tasa fijaCuando una entidad le ofrece una tasa fija que está dentro de su presupuesto, por la mayoría del periodo del crédito considere tomar esta opción, en especial si quiere evitar la incertidumbre por ajustes futuros.
ContratosParece obvio pero leer el contrato y la letra pequeña puede ayudarle a no cometer errores en el proceso y a la vez evitar pagos adicionales de intereses.
No combine monedasSi gana en dólares tome su crédito en esa moneda, pero si recibe sus ingresos en moneda nacional no adquiera un crédito con la divisa extranjera pues terminará pagando más debido a la devaluación del colón.
Otras entidadesSi está inconforme con el interés que paga mensualmente o las condiciones de su crédito acuda a otras entidades financieras para evaluar sus opciones. Si sigue disconforme hay varios mecanismos legales a los que puede recurrir, como la Oficina del Consumidor Financiero.
Aportes extraordinariosSi recibe un dinero adicional valore muy bien si la mejor vía es invertirlo, pues los rendimientos en este momento son bajos, pero sí puede hacer aportes adicionales a su deuda para reducir el periodo o el monto de las cuotas.
Andrea Hidalgo

Andrea Hidalgo

Periodista de la sección de Finanzas y Negocios de El Financiero. Licenciada en Periodismo Social. Excolaboradora del proyecto #NoComaCuento de La Nación.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.