Finanzas

Tres repercusiones en Costa Rica de la política expansiva que mantiene la Reserva Federal de EE. UU.

Costa Rica deberá vigilar el costo de las importaciones de materias primas en el mediano plazo

La Reserva Federal (Fed) aseguró en su más reciente reunión de política monetaria que mantendría una posición expansiva ante las presiones de inflación, pues de acuerdo con la entidad el incremento de los precios es transitorio. Como consecuencia la inflación de Estados Unidos (EE. UU.) sigue con su tendencia alcista y los mercados tanto nacionales como internacionales reaccionan al respecto, entre ellos Costa Rica.

Los gobernadores de la Fed se reunieron el pasado 15 y 16 de junio en donde decidieron que mantendrían las tasas de interés de referencia pese a los niveles de inflación de esa nación.

La economía del país norteamericano incide directamente en Costa Rica, debido a que EE. UU. es el principal socio comercial y sus decisiones tanto a nivel micro como macro repercuten en el desempeño de nuestra economía.

EF consultó a varios especialistas sobre algunos de los efectos que podría tener la decisión de la FED sobre los principales indicadores macroeconómicos y el consumidor costarricense.

Tanto el economista y exministro de Hacienda Fernando Naranjo y el economista Emmanuel Agüero, gestor de Inversiones en el puesto de bolsa Mercado de Valores, consideran que los países deben buscar un balance en el que los oferentes como Costa Rica logren cumplir con sus obligaciones comerciales y a la vez mantener precios competitivos.

“Sin duda la política monetaria expansiva de los Estados Unidos le ha permitido tener a ese país un crecimiento y una recuperación económica muy fuerte durante el año 2021. Costa Rica se beneficiará de esa política expansiva, debido a que una mayor actividad económica en ese país significa una demanda mayor por bienes y servicios que Costa Rica exporta”, agregó Naranjo.

Los resultados más recientes de inflación sorprendieron a los estadounidenses, quienes vieron un aumento significativo en productos como autos, casas, gasolina y ropa entre otros. Los precios subieron 5% en mayo en comparación con el año pasado, según el índice Índice de Precios al Consumidor.

La política expansiva que mantiene la Reserva Federal (FED) en los Estados Unidos (lo correspondiente a un banco central) significa una mayor inflación en ese país. Costa Rica depende mucho de importaciones de bienes y por consiguiente es posible que eso tenga un impacto en la inflación interna.

Por otro lado, el rápido crecimiento de la economía China, así como la de los Estados Unidos, significa una demanda mayor de petróleo en los próximos meses que a su vez significa que Costa Rica tendrá una presión inflacionaria por el aumento de los hidrocarburos.

El Banco Central de Costa Rica mantiene su posición y asegura que pese a que ha habido un aumento significativo en los precios de los combustibles y otras materias primas, el país se va a mantener con los rangos de inflación, crecimiento y producción proyectados a inicio de año.

Según Naranjo una mayor inflación en los Estados Unidos va a significar que se van a ajustar al alza las tasas de interés. No obstante la FED está contemplando que sería en el 2022 cuando se dé un primer aumento.

“No se esperan aumentos en el corto plazo o un incremento significativo que vaya a perjudicar notoriamente a Costa Rica” destacó Naranjo.

Por otra parte Aguero explicó que más importante que el hecho de que la FED mantuviera una política expansiva, es el ‘tono’ y la intención con la que se comunicaron las acciones, porque en un principio se hablaba de la posibilidad de que subieran las tasas de interés hasta el 2024, pero recientemente este límite se trazó hacia el 2023 o inclusive finales del 2022.

Los mercados extranjeros reaccionaron ante la posibilidad del aumento de las tasas de interés debido a que se anticipaba este movimiento pero en el mediano plazo, es decir un periodo con bajas tasas de interés más extenso.

Aguero advirtió que el país ya tiene varios meses observando la buena y rápida recuperación de Estados Unidos, principalmente en regímenes de zonas francas y las altas demandas externas para los exportadores.

Esto representa un camino positivo para Costa Rica pues permite que la producción del país acelere su proceso y el sector recupere un ritmo similar o mejor que antes del impacto de la COVID-19

Los exportadores de Costa Rica, se van a beneficiar por una actividad económica mayor en los Estados Unidos.

Por otra parte la política cambiaria que siga el Banco Central de Costa Rica es la que va a definir la mayor competitividad comercial que tenga el sector

“En el tanto que se corrija la apreciación que tiene la moneda costarricense (colón) los exportadores se van a beneficiar y también los productores locales van a tener un beneficio importante”, agregó Naranjo.

Andrea Hidalgo

Andrea Hidalgo

Periodista de la sección de Finanzas y Negocios de El Financiero. Licenciada en Periodismo Social. Excolaboradora del proyecto #NoComaCuento de La Nación.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.