Por: Valeria García.   1 octubre

Al adquirir un vehículo eléctrico para usted o su empresa podría beneficiarse de las nuevas tasas para el financiamiento y que ofrecen los dos bancos públicos y el Banco Popular.

Los taxis y autobuses eléctricos también contarán con esta ventaja, mediante una alianza entre el Gobierno de la República y la banca pública presentada este 1 de octubre en Casa Presidencial.

El Banco Nacional, el Banco de Costa Rica y el Banco Popular cuentan con líneas de crédito menores a las convencionales para la compra de vehículos elécticos. Foto: Melissa Fernández
El Banco Nacional, el Banco de Costa Rica y el Banco Popular cuentan con líneas de crédito menores a las convencionales para la compra de vehículos elécticos. Foto: Melissa Fernández

En Costa Rica, las emisiones vehiculares representan un 40% del total del carbono emitido del país. De acuerdo con Claudia Dobles, primera dama de la República.

“Es mentira cuando se dice que el plan de descarbonización no tiene que ver con la reactivación económica, porque está relacionada con la búsqueda de más y mejores empleos para Costa Rica, y con la salud económica de las familias”, dijo.

El Banco Popular, presentó su líneas de crédito preferencial para la compra de autobuses, taxis, vehículos particulares, así como para las flotas empresariales eléctricas.

Mediante el programa “Gestión Ambiental” los compradores de buses eléctricos encontrarán préstamos a Tasa Básica Pasiva (TBP) más 3 puntos porcentuales (PP), mientras que en dólares será la tasa Prime (Estados Unidos) más 2,50 puntos. Sus comisiones tienen un tope del 1,5% y un plazo de diez años.

Para la flotillas de vehículos eléctricos empresariales ofrecen TBP +3 PP para créditos en colones, y en dólares es una tasa Prime más 2,5. El plazo puede alcanzar los diez años con comisiones de hasta el 1,5%.

Además, una tasa ligada a la TBP, una comisión del 0,5%, avales de garantías y un plazo de diez años, será el crédito para los interesados en taxis.

“Fomentar la movilidad eléctrica no solo contribuye a disminuir la emisión de gases contaminantes y a contrarrestar el ruido, sino que también crea cultura para adquirir nuevas y mejores prácticas nobles con nuestro entorno” comentó Magdalena Rojas, gerente general del Banco Popular.

Actualmente, 14 mujeres taxistas del Aeropuerto Juan Santamaría conforman el primer grupo que recibirá el financiamiento de transporte público de parte de esta entidad.

Por su parte, el Banco Nacional (BNCR) cuenta con 8,25% de tasa de interés fija por dos años para vehículos particulares y en el resto del plazo la TBP más 2,75 puntos a ocho años. Este financiamiento representa un 90% del costo, mientras que para vehículos convencionales se ofrece un 80%. Su comisión es del 1,30%, es decir, 1,95 puntos menos a la de un crédito convencional.

Para los autobuses, su tasa en colones es del 9,45% fija por dos años, en el tercer año será TBP +3,50 PP, luego cambia a un margen de 3,85 a partir del cuarto año.

En el caso que el cliente requiera un financiamiento en dólares se le brindará una tasa del 7% fija por los primeros dos años. Posteriormente se utilizará la tasa Libor más 4,35 PP para el tercer año, mientras que para el resto del plazo, se le aplicaría un margen de cinco puntos. Su plazo es de siete años.

PRO-ECO es la línea de crédito con condiciones especiales del Banco de Costa Rica (BCR) para taxis eléctricos y vehículos particulares. Los primeros, cuentan con un 80% de financiamiento a cinco años.

Para los particulares su financiamiento en colones del 90% y en dólares es del 80% con plazo a siete años.

”Esta decisión nos permite caminar como entidad hacia los objetivos de desarrollo sostenibles” Douglas Soto Leitón, gerente general del BCR.

En ambos casos, el BCR ofrece descuentos sobre la comisión de formalización según el tipo de cliente y 0% de comisión por pago anticipado.

Esta iniciativa nace del cumplimiento de la Ley 9518 Incentivos y Promoción para el Transporte Eléctrico y el Plan Nacional de Transporte Eléctrico, los cuales establecen líneas de crédito especial para la adquisición de vehículos con tecnología cero emisiones.