Por: Cristina Fallas V.   5 junio, 2018

Sin importar a cuál actividad se dedica su empresa, hay cinco acciones que puede implementar para colocarse entre las que aplican mejores prácticas ambientales.

Algunas de ellas ya son ejecutadas por firmas como Florida Ice & Farm (Fifco), Cuestamoras, SYKES y Florex, quienes no solo disminuyeron su impacto en el medio ambiente, sino que también, redujeron algunos de sus costos operativos.

Cuestamoras dio a conocer que Oxígeno es uno de los pocos proyectos inmobiliarios en el mundo en asegurar la Carbono Neutralidad de su etapa constructiva. Fotografía de Melissa Fernández Silva
Cuestamoras dio a conocer que Oxígeno es uno de los pocos proyectos inmobiliarios en el mundo en asegurar la Carbono Neutralidad de su etapa constructiva. Fotografía de Melissa Fernández Silva

“Las prácticas de ecoeficiencia no solo producen beneficios ambientales, sino además de competitividad, rentabilidad al ahorrar recursos, gestión de riesgos, valor reputacional, entre muchos otros”, explicó Pablo Rojas, director de la dimensión ambiental de la Alianza Empresarial para el Desarrollo (AED).

Acción 1

Es trascendental contar con el apoyo y el compromiso de la alta dirección de la organización, debido a que una mejor gestión ambiental puede implicar desde cambios en los procedimientos y la forman en la que se hacen las cosas, hasta inversiones financieras y de recurso humano.

Este compromiso resulta clave además para asegurar que los esfuerzos no serán puntuales, sino que serán sostenibles en el tiempo.

Acción 2

Realice un diagnóstico integral para conocer los principales aspectos e impactos ambientales que generan las operaciones de la empresa, así como, la línea base en cuanto a esos temas. Esto se puede complementar con un análisis de materialidad ambiental.

“De esta forma, es posible priorizar correctamente las acciones que se tomarán y enfocar de mejor manera los esfuerzos de la empresa. Por lo general, las empresas deberán medir su consumo energético, su recurso hídrico, la generación de residuos sólidos y sus emisiones de gases de efecto invernadero”, indicó Rojas.

Acción 3

Alinee la estrategia de negocio a la sostenibilidad. Se debe adoptar la sostenibilidad como centro del modelo de negocio de la organización y no encapsularlos al departamento de mercadeo o gestión ambiental.

FIFCO, SYKES y Florex, por ejemplo, son empresas de Triple Utilidad que trabaja para alcanzar metas y medir su progreso en tres dimensiones: ambiental, social y económica.

Acción 4

Sumar la empresa a iniciativas internacionales como los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Pacto Global, así como a agendas país, como el Programa País Carbono Neutralidad y el Programa Bandera Azul Ecológica (PBAE).

Con esto, la empresa logrará además diferenciarse y posicionarse como líder en sostenibilidad. La idea es pensar globalmente y actuar localmente.

SYKES inció en el 2012 con el PBAE en la categoría de cambio climático y actualmente posee el galardón Bandera Azul Ecológica cinco estrellas en todos los edificios que tienen en Costa Rica (Heredia, Moravia, Hatillo centro y San Pedro).

También apoyan a escuelas de comunidades vecinas a gestionar su reconocimiento.

Florex, por su parte, logró su certificación como “Empresa B” por el movimiento mundial B Corporation. Las empresas B son organizaciones que socialmente han demostrado que su capacidad para lograr resultados está al servicio de la solución de problemas sociales y ambientales.

Acción 5

Incidir más allá de los límites de su organización, por medio de un fortalecimiento de su cadena de valor.

Las empresas pueden incidir por medio de programas de compras sostenibles, donde además de criterios de compra, como precio y calidad, se añadan aspectos ambientales y sociales de forma tal que el producto o servicio a adquirir resulte una alternativa más sostenible.

“Se puede también llevar las prácticas de gestión ambiental hacia los hogares de los colaboradores. La categoría de Hogares Sostenibles del Programa Bandera Azul Ecológica es una buena herramienta para lograrlo”, agregó el representante de AED.

FIFCO inició en el 2010 su programa Compras Sostenibles, una iniciativa liderada por la gerencia ambiental y de compras, que tiene como objetivo validar y guiar a los proveedores de la empresa para que tengan operaciones orientadas no solamente a resultados económicos, sino además con un buen desempeño a nivel social y ambiental.

Operar bajo los principios de sostenibilidad implica grandes retos para las compañías; no obstante, al ver los resultados, comprenderá va más allá de solo cuidar el medio ambiente.

Empresa Iniciativas
Cuestamoras Busca declarar todas sus operaciones como Carbono Neutral en 2021, sus sedes corporativas y algunas de sus farmacias tienen la Bandera Azul, su sede corporativa será declarada zona libre de plástico de un solo uso, aseguró la carbono neutralidad de la etapa constructiva del proyecto Oxígeno, desarrollará en Heredia un plan de arborización, entre otros. 
Coca Cola Femsa Pretende recolectar y reciclar el equivalente al 100% de sus empaques para el 2030, tiene en marcha el programa Vigilantes del Agua, Fondos de Agua y otros.  
Fifco Agenda de reciclaje (asumió el compromiso de reciclar un 100% de los envases que coloca en el mercado al 2020), cero desechos post industriales, empresa carbono positivo, meta de ser una empresa agua positivo, programa de compras sostenibles y Fifco Air Brands 2020 (que sus marcas principales no generen ninguna huella ambiental y social). 
Florex El 100% del agua residual es tratada y se utiliza en el lavado de vehículos y riego de zonas verdes, captan agua de lluvia, instalaron hidrómetros para monitoreo constante de consumo, recolección y reutilización de envases para los clientes institucionales e industriales, autoabastecimiento de electricidad con paneles solares, actualización de la flota vehicular e investigación, diseño y producción de productos biodegradables. 
SYKES Certificación de carbono neutralidad, generación de energía fotovoltaica, programa Bandera Azul Ecológica, implementación de tanques para la captación de agua llovida y sistemas de gestión según las normas ISO 50001 e ISO 14001.