Negocios

Columna Puro Vino y más: Maridaje de pescados y mariscos

La escogencia del vino más indicado para una comida del mar estará estrechamente relacionada al tipo de pescado o marisco y a su preparación.

En general, la clásica recomendación serán los vinos blancos, especialmente si son elaborados con las uvas Pinot Grigio o Pinot Gris y Sauvignon Blanc, sin embargo otros blancos como el Chablis, el Soave, un especiado Gewürztraminer, un buen Riesling o hasta el tinto Pinot Noir, pueden considerarse como sus compañeros habituales.

Si de preparaciones se trata, las recomendaciones son más específicas. Para un pescado en costra de sal, prefiera un blanco de Borgoña; si la parrilla es lo suyo, siga fiel al Sauvignon Blanc, preferiblemente de Nueva Zelanda, o experimente con Albariño, Vinho Verde o un rosado seco; las salsas mantequillosas prefieren un buen Chardonnay, ojala con crianza en roble; el clásico Fish&Chips queda muy bien con un Pinot Grigio, un Sauvignon Blanc sin roble, un espumoso brut o un rosado sequito; salsas cremosas también van bien con Chardonnay, pero ahora sin roble.

Si incorporamos curry o jengibre, podemos pensar en un Riesling ojala algo dulce; el ajo es incondicional del Sauvignon blanc de preferencia del Viejo Mundo, mientras que los guisos se acompañan muy bien de un buen rosado seco o de la frescura y mineralidad de un Albariño.

Mención especial merecen los pescados ahumados, que piden a gritos un Riesling seco o un Jerez Fino; el Salmón a la parrilla o al horno es compañero inseparable de un mantequilloso Chardonnay o un joven Pinot Noir; el atún también va bien con estas dos uvas pero, dependiendo de la potencia del sabor, es complementado muy bien por Merlot, Beaujolais o Côtes du Rhône.

Las opciones son muchas, anímese a probarlas.