Por: Valeria García.   28 agosto, 2019
EBC Centro Corporativo es uno de los edificios de coworking en Costa Rica. Fotografia: Graciela Solis
EBC Centro Corporativo es uno de los edificios de coworking en Costa Rica. Fotografia: Graciela Solis

Un fuerte dinamismo en disponibilidad y la capacidad de absorción de los espacios clasificados como clase A son las características del mercado inmobiliario que hacen a Costa Rica un destino atractivo para las empresas.

Esa condición se presenta pese a que otra de las características es que existe una alta competencia en precios.

Así lo indicó la firma de bienes raíces Newmark Knight Frank (NKF) Latinoamérica, en su segundo reporte del 2019. San José Oeste y Heredia sobresalen como las zonas más atractivas para la demanda, con la posibilidad de futuras incursiones de proyectos en el sector de Sabana.

Costa Rica cuenta con un 90,4% de sus espacios corporativos ocupados, porcentaje que esta firma considera como un punto de equilibrio con respecto a la cantidad de espacio arrendado.

La modalidad de trabajo colaborativo o coworking es el factor principal que coloca a Costa Rica entre uno de los cinco mercados más atractivos para la ocupación de oficinas corporativas en Latinoamérica.

Mercado emergente

Bogotá, Sao Paulo, Río de Janeiro y Buenos Aires son algunas de las ciudades que reportan crecimiento de sus inmuebles corporativos, pues las empresas dedicadas al coworking se expanden notoriamente en un intento por cubrir todo el mercado.

“(El coworking) ha tenido éxito porque responde al creciente número de trabajadores freelance, emprendedores y consultores, y se plantea como una alternativa al tradicional esquema de oficina.”, señaló Nevardo Arguello, director ejecutivo de Servicios Corporativos Globales (GCS) de NKF Latinoamérica.

Para toda Latinoamérica, durante los últimos meses, se han incorporado 590.000 metros cuadrados (m2) de oficinas clase A de un total de 23,95 millones de m2. El 50% de esos nuevos espacios se localizan en la Ciudad de México.

“Para este segundo semestre de 2019 se espera la consolidación del formato de espacios de trabajo colaborativo en las principales ciudades, por lo que el futuro en el mercado corporativo de la región se presenta muy promisorio y con una fuerte atracciones de capitales”, afirmó Giovanni D´Agostino, presidente en México y director regional para América Latina de NKF.

Bogotá, ha mostrado una intensa actividad en su sector de oficinas corporativas. Todo parece indicar que hay una nueva intención para la construcción de oficinas en los próximos años, tanto para atender la demanda actual del sector privado, como para albergar a varias agencias gubernamentales.

En el caso de Buenos Aires, la ciudad se encuentra en un periodo de espera y alta especulación frente a su periodo electoral. Sin embargo, en el último trimestre se ha mantenido su tendencia de baja disponibilidad.