Por: Cristina Fallas Villalobos, Jéssica I. Montero Soto.   22 febrero

La Comisión para Promover la Competencia (Coprocom) estableció una multa por ¢11.891 millones al Grupo Cefa Fischel –ahora en poder de Cuestamoras Salud– por prácticas de monopolio relativo en el mercado de medicamentos durante el 2010, 2011 y 2012.

El conglomerado incluye a CEFA Central Farmacéutica, Nueva SAI Productos Farmacéuticos, Farmacias EOS S.A. y Nueva Farmacia Fischel. Todas esas empresas pertenecían, hasta julio del 2015, a la farmacéutica chilena Socofar y la familia Garnier.

Farmacias Fischel es uno de los negocios de la unidad de salud de Cuestamoras. Foto: Albert Marín.
Farmacias Fischel es uno de los negocios de la unidad de salud de Cuestamoras. Foto: Albert Marín.

La acusación en contra de Cefa Fischel fue presentada hace siete años por Compañía Farmacéutica S.A. (Cofasa).

La multa se distribuye así:

-Cefa Central Farmacéutica S.A.: ¢8.885.788.200 (ocho mil ochocientos ochenta y cinco millones setecientos ochenta y ocho mil doscientos colones).

-Nueva SAI Productos Farmacéuticos S.A.: ¢110.798.900 (ciento diez millones setecientos noventa y ocho mil novecientos colones).

-Farmacias EOS S.A.: ¢636.712.100 (seiscientos treinta y seis millones setencientos doce mil cien colones).

-Nueva Farmacia Fischel S.A.: ¢2.257.647.900 Dos mil doscientos cincuenta y siete millones seiscientos cuarenta y siete mil novecientos colones).

En el por tanto de la resolución de Coprocom se declara a las empresas responsables de la violación del artículo 12 incisos b) y g) de la Ley de Promoción de la Competencia y Defensa Efectiva del Consumidor (7412).

Dichos incisos contemplan la imposición del precio o las demás condiciones que debe observar un distribuidor o proveedor, al vender o distribuir bienes o prestar servicios, así como también, rehusarse injustificadamente a vender bienes o servicios normalmente ofrecidos a terceros.

Los hechos probados por la Comisión de la Competencia (según el voto 91-2018 de la Coprocom del 4 de diciembre del 2018, del que EF tiene copia) se incluyen:

-Los precios de CEFA a nivel mayorista en factura eran superiores a los precios de venta final de la farmacia Fischel.

-Del grupo de productos que eran distribuidos por EOS y Nueva SAI, valorados en la investigación, algunos precios a nivel mayorista eran superiores a los precios de venta de la farmacia Fischel.

-Que con los precios minoristas a los que vendía Fischel dichos productos, se logra comprobar que las farmacias que no pertenecían a la cadena no podían igualar los precios sin incurrir en pérdidas económicas.

-La estrategia de precios a nivel mayorista y minorista desarrollada por CEFA, y que se identificó como un acto de estrechamiento de margen, obedeció a un acto deliberado, es decir, un acto voluntario que no es resultado de un evento ajeno al grupo CEFA sino que fue un comportamiento comercial del grupo, que se puede observar en el crecimiento de muchas variables.

En el voto en poder de EF una parte de la información está oculta, porque se trata de temas sensibles, de carácter comercial y de interés para las partes, explicó Isaura Gullén, jefe de procedimientos y concentraciones del Ministerio de Economía, Industria y Comercio.

Entre los datos ilegibles está el detalle de los siguientes enunciados:

-Todos los porcentajes de participación de mercado de CEFA y de Fischel.

-Contratos de distribución exclusiva entre CEFA y diferentes laboratorios.

-La relación entre los productos exclusivos de CEFA (97) y el porcentaje del total de medicamentos de venta restringida de dicho agente.

-Los grupos de productos específicos que estudió la Comisión para el voto.

-Los acuerdos de suministro y distribución, con los artículos y contratos sobre precios, obligaciones contractuales y temas similares.

¿Qué piensa Cuestamoras y qué espera hacer?

Cuestamoras rechaza “absoluta y categóricamente” la resolución de Coprocom por considerarla arbitraria y carente de fundamento técnico y legal.

Miguel Martí, vocero de Cefa y Fischel, destacó que durante un proceso de siete años, que estuvo plagado de vicios, pudieron demostrar que ambas compañías siempre actuaron apegados a la ley, dijo el ejecutivo en un comunicado de prensa difundido este 22 de febrero.

“Estamos consternados porque Coprocom pretende sentar el precedente de que una empresa puede ser sancionada si traslada a sus clientes, vía mejores precios, beneficios que obtiene gracias a su volumen de compra”, agregó Martí.

También señala que la comisión optó por proteger a un grupo de competidores de Cefa y Fischel, que vendían las medicinas más caras y sanciona a dos empresas que, ante los cambios del mercado, decidieron –en aquel momento– mejorar su eficiencia y reducir sus márgenes de utilidad para ofrecer mejores precios.

El conglomerado dijo que utilizará todos los recursos legales a su disposición para lograr la anulación de esta resolución y que continuarán con las operaciones de sus negocios.

La empresa solicitó una medida cautelar provisionalísima –asunto de carácter urgente– que fue rechazada por el Tribunal Contencioso Administrativo, según explicó a EF, Isaura Gullén.

Con esto pretendían que toda la información del caso (expediente, informe, proyectos de resolución y voto final) se mantuvieran confidenciales. Pese a la negativa inicial, dicho Tribunal dio curso a la solicitud en condiciones normales; es decir, la Procuraduría General de la República tenía tres días para analizar la solicitud y dar respuesta, esto sucedió el 18 de febrero y las autoridades de economía esperan la resolución final la próxima semana.

Cuestamoras Salud también es propietaria de Farmacias La Bomba desde el 2017.