Por: Jéssica I. Montero Soto.   28 mayo

Los millennials y la generación Z están desencantados con las instituciones tradicionales, escépticos respecto a la motivaciones organizacionales y pesimistas respecto al progreso económico y social, según detalla la Encuesta Millennial de Deloitte 2019.

Esta investigación encontró que a pesar del crecimiento económico mundial, la expansión y las oportunidades, las generaciones más jóvenes se muestran cautelosas respecto al mundo y el lugar que ocupan en él.

El informe 2019 se basa en las opiniones de 13.416 millennials consultados en 42 países. También incluye respuestas de 3.009 personas de la generación Z de 10 países. Foto: Archivo GN
El informe 2019 se basa en las opiniones de 13.416 millennials consultados en 42 países. También incluye respuestas de 3.009 personas de la generación Z de 10 países. Foto: Archivo GN

“Como líderes organizacionales, debemos continuar el abordaje de los temas que más resuenan en estas dos generaciones, o arriesgarnos a perder talento en un mercado que cada vez es más competitivo”, dijo Michele Parmelee, Directora de Talento de Deloitte Global.

El informe 2019 se basa en las opiniones de 13.416 millennials consultados en 42 países. Los millennials incluidos en el estudio nacieron entre enero de 1983 y diciembre de 1994.

También incluye respuestas de 3.009 personas de la generación Z de diez países. Las personas de la generación Z nacieron entre enero de 1995 y diciembre de 2002. El tamaño total de la muestra de 16.425 representa la encuesta más grande de estos grupos de edades completada en los ocho años que Deloitte ha publicado este informe.

Cristina Cubero, Directora de Consultoría de Deloitte Centroamérica y República Dominicana, aseguró que la desesperanza global en esta población, en todo el entramado social, se expresa también en Centroamérica.

“Investigaciones en la región han generado desalentadores adjetivos entre los jóvenes al ver su futuro en el mundo digital: caótico, abrumador. Es urgente el desafío de las compañías, el gobierno y la academia de escuchar las nuevas voces, reinventarse para recuperar la confianza y entregar condiciones dignas a las generaciones que construyen el futuro”, comentó Cubero.

Sobre los negocios

La opinión de los millennials sobre las empresas es en general negativa: 55% de los encuestados dijo que los negocios tienen un impacto positivo en la sociedad, lo cual es una disminución respecto al 61% registrado en 2018.

Esta reducción se debe, en parte, a las opiniones de que las empresas se enfocan solo en sus propias agendas en vez de considerar las consecuencias que causan a la sociedad.

Las compañías tendrán que trabajar fuerte para mejorar su reputación, porque los millennials colocan su dinero en empresas con alto impacto social: un 42% ha comenzado o profundizado relaciones con las empresas porque cree que sus productos o servicios tienen impactos positivos en la sociedad o en el ambiente, mientras que el 38% ha finalizado o reducido relaciones con empresas de las cuales perciben un impacto negativo.

Acerca de la influencia de la tecnología en la fuerza laboral, el 49% de los millennials cree que las nuevas tecnologías aumentarán sus trabajos, 46% considera que cambiar la naturaleza del trabajo hará más difícil encontrar o cambiar de empleo y el 70% cree que podría tener algunas o pocas de las habilidades requeridas para tener éxito en la Industria 4.0.

Los millennials están convencidos de que las empresas son las principales responsables de entrenar a sus empleados para enfrentar los cambiantes desafíos, mientras que la generación Z (gran parte aún en la universidad o recientemente graduada) atribuye esta responsabilidad a la academia.

Deloitte considera que esto ofrece una oportunidad interesante para que las compañías y la academia colaboren para solucionar los desafíos de la fuerza laboral del mañana.

“El modelo dual: academia-empresa presenta las condiciones ideales para identificar y moldear las habilidades del futuro en los jóvenes, sin embargo, continúan los esquemas desintegrados, que no solo dejan un vacío de desarrollo del talento, sino que restan posibilidades de contar con una fuerza laboral preparada, con los perfiles necesarios, en un entorno altamente competitivo y desafiante. El futuro del trabajo podría estar en riesgo”, indicó Cristina Cubero, directora de consultoría de Deloitte para Centroamérica y República Dominicana.

En términos de diversidad e inclusión, hay una fuerte correlación entre los millennials que planifican permanecer en sus trabajos actuales y quienes afirman que sus compañías tienen los mejores indicadores en temas como diversidad e inclusión.

Adicionalmente, una mayoría de millennials asegura que daría una “gran cantidad” o “la cantidad de importancia justa” al género y la etnia al considerar si trabajar o no para una organización.

Incertidumbre

La expectativa de los encuestados sobre la mejora económica se hundió en el nivel más bajo de los últimos seis años. Solo el 26% espera que las condiciones económicas en sus países se repongan en el año venidero, bajando desde un 45% registrado hace un año.

La falta de movilidad social y la inequidad en los salarios fueron mencionados como los principales desafíos que enfrenta el mundo hoy en día y probablemente son factores de peso en su opinión pesimista de la economía.

Dos terceras partes de los millennials creen que algunas personas no tienen una oportunidad justa de alcanzar el éxito. Consideran que el gobierno es el principal responsable de mejorar la movilidad social, pero no creen que esa sea una de las prioridades gubernamentales.

De manera consistente con las encuestas anteriores, las personas manifestaron opiniones muy bajas de los líderes políticos y religiosos.

El 73% dijo que los líderes políticos fallan en tener un impacto positivo en el mundo y dos tercios afirman lo mismo respecto a los líderes religiosos.

Cerca del 45% de los millennials dijo que no tiene nada de confianza en ninguno de los grupos de líderes como fuentes de información confiable. No obstante, los encuestados aún creen que los gobiernos están mejor equipados para resolver los desafíos más apremiantes del mundo.

Según Cubero, las nuevas generaciones han movilizado la confianza para la solución de los retos sociales de un actor a otro.

“El estudio revela los índices más bajos, desde su primera edición, jóvenes más pesimistas, con desánimo del futuro y desconfiados de los líderes. Sociedad y empresa, deben reconvertir ese desánimo en energía, entregar recursos para el empoderamiento de los jóvenes, convirtiéndoles en un actor clave, colocar a los jóvenes en el centro del diseño”.

Preocupaciones

Junto con la disminución de la confianza en los gobiernos y en las instituciones religiosas, la confianza en los medios de comunicación es baja entre los millennials y la generación Z.

El 43% de los encuestados dijo que los medios de comunicación tradicionales impactan negativamente al mundo y el 27% expresó nula confianza en los medios de comunicación como fuentes de información confiable.

Dado que los millennials y la generación Z buscan reunir información a través de medios alternativos, las preocupaciones respecto al impacto de las redes sociales también es generalizado.

El 71% de los millennials se siente bastante o muy positivo sobre su uso personal de dispositivos digitales y medios sociales. No obstante, el 64% de los encuestados considera que estaría físicamente más saludable si redujera su consumo de redes sociales y el 40% desearía poder dejar de usarlas completamente.

A pesar de reconocer los menoscabos de las redes sociales, en general, los encuestados acogen la tecnología: el 71% de los millennials tiene una opinión positiva del mundo digital y la mayoría cree que los beneficios de la tecnología compensan sus riesgos.

No obstante, se muestran más escépticos cuando se trata de ciberseguridad. Al 79% le preocupa llegar a ser víctima de fraude en línea.

De manera similar, el 78% se preocupa por la forma en la que las organizaciones comparten información personal entre ellas.

Esto es esclarecedor, considerando que una cuarta parte de los millennials ha terminado relaciones como consumidor por la imposibilidad de las empresas de proteger la información.