Negocios

Gisela Sánchez dejó Fifco y llegará a BAC Credomatic en lugar de Mónica Nágel

Altas ejecutivas dejan organizaciones con las que mantenían vínculos laborales hace más de una década

Dos referentes de las relaciones corporativas empresariales protagonizan movimientos clave en el sector de negocios del país: se trata de Gisela Sánchez Maroto y Mónica Nágel Berger, líderes estratégicas en Florida Ice Farm & Co (Fifco) y BAC Credomatic durante la última década, respectivamente.

Sánchez confirmó a EF que asumirá la dirección regional de relaciones corporativas de BAC Credomatic, justamente el puesto que ocupaba Nágel, quien pasó a Grupo Montecristo, en un rol que se hará público a partir de agosto. En lugar de Sánchez, desde el 1 de julio la nueva directora de Relaciones Corporativas de Fifco es María Pía Robles Victory, quien completa más de ocho años en puestos de liderazgo dentro de la compañía.

Aunque los puestos que dejaron Sánchez y Nágel eran similares, el perfil público de ambas ejecutivas es distinto, en especial al comparar su repercusión en medios de comunicación.

Sánchez había asumido la vocería de Fifco y su rol estratégico se evidenció en el ranking de reputación corporativa Merco. Desde la primera entrega de la clasificación, Sánchez se colocó como la mujer ejecutiva mejor calificada del país.

Para la edición 2020 ocupó la sexta posición, por debajo de Ramón Mendiola (Fifco), Javier Quirós (Purdy Motor), Franklin Chang-Díaz (AdAstra), Guillermo Alonso (Auto Mercado) y Francis Durman (Grupo Montecristo), y era la única mujer en el top 10 de la lista.

Además, en enero de 2020 fue elegida como presidenta de la Cámara de Comercio Costarricense Norteamericana (AmCham), como representante de Fifco. Al 8 de julio de 2021, Sánchez aún ocupaba este puesto.

Nágel ha tenido un prominente perfil público, impulsado por su militancia política con el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), su rol primero como viceministra (1990 - 1994, administración Calderón Fournier) y luego como ministra de Justicia y Gracia (1998 - 2002, administración Rodríguez Echeverría).

Su nombre se mantuvo vigente tras la participación en puestos públicos por la exposición mediática como directora de asuntos corporativos en Alterra Partners entre 2004 y 2010. Alterra era el ente administrador del aeropuerto internacional Juan Santamaría en esa época y Nágel era su vocera.

Sin embargo, desde que asumió las tareas de relaciones corporativas regionales en BAC, el perfil público de la abogada se hizo más discreto, con apariciones apenas esporádicas en medios de comunicación. Con su imagen fuera de cámaras, el nombre de Nágel aún no ingresa al ránking de líderes de Merco.

Otros funcionarios de BAC Credomatic, como el gerente general Federico Odio o la gerente de responsabilidad social, Roxana Víquez, sí ocupan puestos en la lista.

Nuevos desafíos

Sánchez y Nágel asumirán responsabilidades en empresas con proyección internacional pero con diferente panorama de negocios.

BAC Credomatic se enfrentó en las últimas semanas a un episodio de crisis reputacional que deberá resolver en los meses por venir, cuando se despejen las dudas alrededor de su plan de beneficios BAC Plus+, el cual recibió al menos 168 denuncias ante el Ministerio de Economía, Industria y Comercio, por aparentes incumplimientos con la normativa sobre consentimiento previo de los usuarios.

El banco replanteó su estrategia en Costa Rica y los cobros ligados a los beneficios ahora están programados para comenzar en 2022, con un proceso de inscripción aún por definir. Además, la entidad enfrenta los embates de la crisis global sobre el segmento de banca y finanzas, el riesgo elevado de impago y las dificultades derivadas del tope a las tasas de usura, que entró en vigencia en julio de 2020.

Por su parte, el Holding Grupo Montecristo perteneciente a la familia Durman Esquivel tiene inversiones en compañías con actividades diversificadas, entre ellas: inmobiliarias, comercial, agroindustriales, forestales, financieras, entre otras.

En los últimos años la organización se vio indirectamente afectada por el rol de su CEO, Francis Durman, en el intento de rescate de la empresa Yanber. Los objetivos de Durman se convirtieron en desafíos cuando una investigación judicial encontró que la administración anterior había modificado los estados financieros de la compañía, lo cual impedía el acceso a nuevos fondos. La operación cerró por quiebra y a tres años de esa decisión, la mayoría de los acreedores sigue sin recuperar sus inversiones en la firma.

En sus operaciones propias, Grupo Montecristo ha tenido el impacto de la crisis global en las áreas de actividades inmobiliarias y comerciales, sobre todo en las relacionadas con turismo, pero también vive oportunidades de crecimiento y reconversión de ciertos mercados, como el de la medicina prepagada, con Medismart, Hospital Metropolitano y una serie de empresas complementarias que han transformado el panorama comercial del sector.

Grupo Metropolitano anunció en mayo 2021 que a corto plazo ingresará al segmento de servicios médicos de bajo costo.

Jéssica I. Montero Soto

Jéssica I. Montero Soto

Jéssica Montero es periodista de la sección de Negocios de El Financiero.