Por: César Augusto Brenes Quirós y Sergio Morales Chavarría.   7 marzo, 2014
 La trasnacional Intel se instaló en el país en 1996. Actualmente sus programas de responsabilidad social se centran en la educación de jóvenes y niños.
La trasnacional Intel se instaló en el país en 1996. Actualmente sus programas de responsabilidad social se centran en la educación de jóvenes y niños.

El proceso de reestructuración interna que inició Intel a nivel global desde el año pasado sigue impactando la sede de Costa Rica.

La empresa comunicó ayer a 40 de sus empleados en el país que sus plazas serían eliminadas debido a procesos que buscan una mejor atención a los clientes de la corporación. Los puestos pertenecen al Centro de Servicios Globales que la compañía maneja desde aquí.

De acuerdo con Karla Blanco, directora de Relaciones Corporativas de la firma, la medida implica la sustitución de esas 40 plazas por 50 en posiciones de mayor sofisticación como desarrollo de software y bases de datos, áreas en las que la empresa se intenta enfocar para responder a los cambios de los mercados que atiende.

"Este proceso no es de un día para otro, pues a estas personas se les dará la posibilidad de aplicar por nuevos puestos en la organización", detalló Blanco.

A inicios de año, la corporación anunció un proceso de reestructuración a nivel mundial que implicaba, entre otras cosas, transformaciones en las operaciones de la compañía y el estudio de los perfiles de sus colaboradores y de las nuevas demandas de la industria.

Debido a ello, Karla Blanco aseguró que no puede predecir si los cambios en Costa Rica se detendrán o continuarán en los próximos meses. Eso incluye también el análisis de las tres operaciones de la empresa en el país y sus próximos pasos a seguir en manufactura, centro global de servicios y centro de ingeniería.

Lo que sí está descartado, según la vocera, es la salida de la empresa del país, tal como se ha rumorado fuertemente en los últimos meses.

"Intel mantiene la presencia en Costa Rica. Mientras se siga manteniendo la competitividad, la empresa seguirá. Hay que poner las cosas en perspectiva, pues la empresa está abriendo nuevas plazas y sigue invirtiendo", explicó Blanco.

Con respecto a los recientes acontecimiento políticos, como la separación del candidato liberacionista Johnny Araya de la campaña electoral, Blanco aseguró que la empresa continuará "trabajando mano a mano con el gobierno que sea electo para procurar un continuo mejoramiento de la competitividad de Costa Rica".

De hecho, en febrero pasado, la compañía inauguró nuevos espacios de trabajo para sus colaboradores del área de manufactura y en 2013, sus exportaciones crecieron en un 6%.

Actualmente, Intel emplea a unas 2.700 personas en el país, luego de que en noviembre del año pasado eliminara unas 100 plazas en la sección de producción.