Por: Cristina Fallas Villalobos.   12 marzo

Con la aparición de alternativas como Open English, English Live o Duolingo, era esperable que los centros de idiomas físicos perdieran popularidad y, por ende, vieran sus ingresos caer con el paso del tiempo.

Sin embargo, en Costa Rica parece que eso no ocurrió o al menos así lo aseguran academias como el Centro Cultural Costarricense Norteamericano (CCCN), el Centro Británico e Intensa, que consideran que la competencia se intensificó, pero por otros actores.

La academia de idiomas Wizard ingresó al mercado costarricense hace siete años. En sus aulas se enseña inglés, portugués y español. (Foto: Marcela Bertozzi).
La academia de idiomas Wizard ingresó al mercado costarricense hace siete años. En sus aulas se enseña inglés, portugués y español. (Foto: Marcela Bertozzi).

Incluso esos centros de idiomas usan diversas herramientas tecnológicas para fortalecer el aprendizaje de los estudiantes mientras están dentro o fuera de sus instalaciones.

Entonces, ¿quiénes intensifican la competencia en Costa Rica?

Al menos en los últimos siete años, diversas empresas extranjeras ingresaron al mercado costarricense y pusieron en marcha agresivos planes de posicionamiento. Una de ellas es Wizard, franquicia fundada en Brasil en 1987.

Wizard actualmente tiene dos sedes funcionando en el país, una en San José y otra en Barreal de Heredia. Además, tienen previsto abrir en Oxígeno, en San Francisco de Heredia.

A su favor está que pretende captar una mayor cantidad de clientes al enseñar inglés, portugués y español. La cifra de idiomas podría aumentar pues a nivel internacional abarcan otros como francés, alemán, japonés, italiano y mandarín.

Otro factor que aumentó la competencia es que profesores que en algún momento trabajaron en institutos de idiomas, ofrecen sus servicios de enseñanza a particulares o incluso a compañías interesadas en que sus colaboradores aprendan otra lengua.

Asimismo, algunas universidades públicas y privadas dejaron solo su enfoque de impartir carreras profesionales y ofrecen cursos libres. Entre ellas la Universidad Internacional de las Américas, la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología, así como, la Universidad Latina.

Para el director comercial de Intensa, Robert Patterson, la competencia también se avivó de la mano de institutos o academias que atraen a estudiantes con becas, precios bajos o métodos de aprendizaje rápido que al final “no solo no son realistas sino que contradicen estudios como los realizados por la Unión Europea”.

Es importante recordar que la demanda por servicios de enseñanza de idiomas cobró mayor fuerza en Costa Rica como consecuencia de un sector empresarial –mayormente transnacionales– sediento de personal bilingüe.

Solo en la Cinde Job Fair del 2019, más de 40 empresas multinacionales e instituciones académicas buscaron llenar 3.800 puestos de trabajo con personal que dominara inglés, portugués, francés, italiano, alemán e incluso mandarín.

Esa necesidad se refleja cuando, a pesar de la fuerte competencia, los centros de estudio reportan un crecimiento en la cantidad de personas atendidas.

El CCCN, por ejemplo, registra un incremento promedio del 6% anual en la cantidad de estudiantes. Actualmente tiene en sus aulas a más de 5.000 personas.

Intensa tuvo un aumento sostenido en la cantidad de estudiantes durante los últimos cinco años, sin embargo, la firma no aportó el porcentaje de crecimiento.

Aliados tecnológicos

Los centros de idiomas usan diversas herramientas tecnológicas dentro y fuera de sus instalaciones para mejorar el proceso de aprendizaje de los estudiantes.

Intensa, por ejemplo, le da acceso gratuito a sus estudiantes a la plataforma virtual Voxy, la cual cuenta con más de 10.000 ejercicios, contenido de interés actualizado diariamente en temas como realidad mundial, deportes, entretenimiento y tecnología.

Por su parte, todos los programas de inglés del CCCN cuentan con una plataforma digital denominada MyELT, en la que las personas pueden continuar desarrollando sus destrezas por medio de ejercicios basados en artículos, fotografías, audios y videos de National Geographic y TED Talks.

El Centro Cultural Costarricense Norteamericano trabaja una metodología 100% conversacional llamada Communicative Language Teaching (CLT), combinada con Blended Learning que integra las clases presenciales con el aprendizaje en línea. (Foto: Diana Méndez).
El Centro Cultural Costarricense Norteamericano trabaja una metodología 100% conversacional llamada Communicative Language Teaching (CLT), combinada con Blended Learning que integra las clases presenciales con el aprendizaje en línea. (Foto: Diana Méndez).

Adicionalmente, la mayoría de sus aulas tienen pizarras interactivas que son una extensión táctil de la PC –conectada a un proyector– en la que los docentes y estudiantes escriben con un marcador digital e interactúan con otros materiales informáticos como cronómetros ruletas, juegos y corrección automatizada.

El Centro Cultural Británico tiene a Moodle como herramienta de preferencia, siendo este un sistema para crear ambientes de aprendizaje personalizados.

Bajo estas condiciones, los centros de idiomas físicos en Costa Rica ven por ahora las plataformas en línea como aliadas y no enemigas, enfocándose así en mantenerse competitivas ante el surgimiento y la estrategia de otro tipo de actores.

(RECUADRO) La oferta

El Centro Cultural Costarricense Norteamericano tiene tres programas de inglés que comprenden la enseñanza para niños (de 7 a 11 años), adolescentes (de 12 a 17 años) y adultos. Estos implican el pago de una mensualidad que puede ir de los ¢55.000 a ¢80.000 más otros gastos asociados a materiales y matrícula anual.

Intensa cuenta con un programa intensivo de 15 horas semanales (¢113.500 mensuales), el programa semiintensivo de 10 horas a la semana (¢133.500), de 9 horas (¢113.500) o de 6 horas (¢85.000), Intensa Kids (¢47.000), Intensa Teens (¢52.000), el programa para mayores de 50 años (¢86.500), club conversacional (¢27.000) y los programas One to One (el costo depende de la cantidad de horas contratadas).

La oferta del Centro Cultural Británico opera con modalidad intensiva con un pago bimestral de ¢169.500 en un horario de mañana y de ¢182.500 en la noche, así como, una modalidad regular con pago de cuatrimestre de ¢256.000 los sábados de 8:30 a.m. a 12:30 p.m. y de ¢235.000 los martes y jueves de 10 a.m. a 12 p.m. A esos precios se deben sumar ¢22.000 por matrícula. También ofrecen un paquete de tutorías individuales de 20 horas con un valor de ¢340.000.

Fuente: Empresas consultadas por EF.