Negocios

Golden Rush, el licor de uchuva que encontró la fórmula para desarrollar un negocio de bebidas

Empresa pretende convertir Golden Rush en un generador inmediato de ingresos para apoyar otros negocios como el viñedo

Esta es la historia de una “mala hierba” que inició su camino en 2009 a 2.300 metros de altura en las montañas de Copey de Dota.

El interés de Niv Benyehuda por estudiar y descubrir el sabor, las propiedades y querer conservar la desconocida, hasta ese momento, golden berry o uchuva, desencadenó en la transformación de esta fruta en licor y ahora pretende llevarlo diversos rincones del país.

Benyehuda es el propietario de Copey Estate Winery.

El Golden Rush es un licor a base de uchuva, una fruta originaria de Perú, conocida también como aguaymanto o tomate de los incas. Su proceso de producción es “artesanal, natural y orgánico”, es decir, no necesita subproductos ni otros procesos para llegar a su punto y calidad final.

La botella —con dos presentaciones, una de pequeña de 375 mililitros (ml) y la más grande de 750 ml—está compuesta por 50% de fruta y 30% de alcohol. Existen cuatro formas básicas de consumirlo: como shot, digestivo o aperitivo, como cóctel y hasta se puede tomar un gin tonic de uchuva, afirmó Rolando Serrano, gerente general de la compañía en entrevista para El Financiero.

Al ser la plantación de uchuva de poco tiempo de producción: seis meses, con una vida útil de dos años y medio y una cosecha a la semana, el Golden Rush se convirtió rápidamente en un generador de ingresos para Copey Estate Winery que tenía como misión inicial, al llegar a Copey, cultivar uva para producir un vino.

Un cometido que lograron los propietarios —Benyehuda y Karen Retana, con bodegas comerciales de vino ubicadas en Israel y en California, Estados Unidos— después de casi diez años de haber arribado a tierras nacionales (2009). No obstante, las vendimias (cosecha de uva) se dan únicamente una vez al año, por lo tanto, se convierte en un proceso mucho más complejo, caro y largo para comenzar a visualizar ganancias en el corto plazo.

“Sin desvirtuar la parte de uva, que en definitiva es un plus por todo lo que representa y el vino de calidad internacional, la uchuva vino a ser el producto de recurso inmediato”, precisó Serrano.

Una historia en una botella

Benyehuda dijo ¿cómo crear un producto de esta fruta que se conserve y no pierda todas sus propiedades? Y sin titubear respondió: alcohol, con su método de extracción. En este caso, la uchuva involucra una doble extracción: sabor y color, más los nutrientes de la fruta. Además, se cosecha —manualmente— en el punto máximo de maduración para entregarla fresca al consumidor final.

La uchuva es catalogada como una de las 10 “super fruit” del mundo y es fuente de vitamina A, B y C, fibra, potasio, hierro, fósforo y zinc.

—  Rolando Serrano, gerente general de Copey Estate Winery.

El licor es sumamente versátil, aseveró Serrano. Por lo cual, otro reto que enfrentó la compañía fue el ver en cuál sector de la población podrían tener mayor consumo, no obstante, tomaron la decisión de no encasillar el producto y ahora hasta se utiliza para elaborar gelato, en heladerías de Dota.

El Golden Rush ya se comercializa en los principales supermercados del país como Fresh Market, Automercado, los que agrupa Grupo Gessa como Saretto, en diferentes restaurantes y hoteles premium del país, incluso, ya se está exportando a Estados Unidos.

También se encuentra a la venta en el Aeropuerto Juan Santamaría y en el Aeropuerto de Liberia, en Guanacaste, que actualmente son los que producen más ingresos a la compañía, puntualizó el gerente general.

Por otra parte, varios chefs de Costa Rica lo están utilizando en sus cocinas, para hacer salsas y acompañar platos fuertes como el pescado y el pollo. También, se ha convertido en el ingrediente estrella de las cafeterías de Copey. Un ejemplo es la cafetería Coopedota, ubicada en Santa María de Dota que elabora los cócteles Moradota y Limonadota, a base de café y del licor de uchuva.

“Compran la botella y comienzan a utilizarla de mil maneras. La aceptación ha sido increíble y sobrepasó la expectativa que teníamos. Estamos en los dos aeropuertos internacionales y son los puntos de mayor venta”, manifestó Serrano.

“El licor de uchuva va a llegar a ser un licor internacional que todo mundo va a conocer. La idea es poner el nombre de Costa Rica en el mapa. Vamos a generar trabajo y a hacer un esfuerzo para levantar la economía del país”, había dicho Benyehuda a EF en marzo de 2021, cuando dieron a conocer al público su propiedad de 110 hectáreas en total, 25 corresponden a las plantaciones —20 de uva y cinco de uchuva—.

Cuando don Niv arribó a Copey y compró la propiedad ya la plantación de uchuva existía en la finca. Pero la impresión al inicio fue de que era una “mala hierba” ya que crecía aislada por toda la finca, pues no estaba cultivada como una plantación comercial como tal.

—  Rolando Serrano, gerente general de Copey Estate Winery.

Un “reflejo” de Costa Rica

En un juego de palabras, el nombre del licor de uchuva Golden Rush proviene de la golden berry, el significado de uchuva en inglés y de la Gold Rush, conocida como la fiebre del oro en el norte de Estados Unidos. Asimismo, hace alusión al color dorado intenso del licor y la fruta.

Su lema es “el espíritu de Costa Rica” y las características y detalles con los que se encuentra elaborada la botella son el reflejo de esa frase. Por ejemplo, el cuello de la botella es una referencia a La Carreta, símbolo nacional de Costa Rica.

Actualmente el Golden Rush no tiene un “tope” de producción. Serrano aseguró que se están elaborando más de 100.000 botellas por año, gracias a que han incorporado a agricultores de la zona para que comiencen a sembrar y vender la fruta, y así ir creciendo de acuerdo con la demanda. Este proyecto genera más de 40 empleos directos y 25 indirectos.

En abril, la compañía abrió sus puertas al público para ofrecer un recorrido por sus viñedos y plantaciones de uchuva con el “Copey Vinícola Tour del Vino”.

Se trata de una caminata por la propiedad, la explicación del proceso agrícola y de procesamiento de ambas frutas para producir el vino y el Golden Rush, así como la degustación de los productos. El tour dura aproximadamente dos horas, de martes a domingo y con un precio desde los $75 por persona (nacionales y extranjeros); hasta tour privados de cuatro personas por $400.

“El centro de visitas es un respaldo a la marca. En este proyecto se ha invertido muchísimo, y lo que pretendemos actualmente es generar ingresos que nos permitan ser sostenibles”, expresó Serrano.

Nicole Pérez

Nicole Pérez

Periodista de El Financiero y excolaboradora del proyecto #NoComaCuento de La Nación.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.