Por: Cristina Fallas Villalobos.  25 diciembre, 2017

​Ha pasado un año y nueve meses desde que La Churchilleta tomó las redes sociales en Costa Rica. Algunos presumían que ya la habían probado, mientras que otros la buscaban casi de forma desesperada.

La reacción de los ticos ante el primer producto de Los Paleteros ocasionó que la empresa acelerara su plan de expansión, y en la actualidad suman 41 puntos de venta propios (entre heladerías y máquinas expendedoras) más otros lugares donde colocan sus productos (cerca de 30).

Ese mismo éxito lo quieren replicar en los diversos países de Centroamérica durante el 2018.

“Buscaríamos socios comerciales en cada país que quieran hacer la inversión, que no es tan grande porque la más grande ya la hicimos nosotros (una nueva fábrica). Tenemos la capacidad instalada y lo que hacemos es producir y exportar”, explicó a EF uno de los tres socios de Los Paleteros, Enrique Artiñano.

La Churchilleta es la paleta con la que Los Paleteros se dieron a conocer. Fotografía Marcela Bertozzi
La Churchilleta es la paleta con la que Los Paleteros se dieron a conocer. Fotografía Marcela Bertozzi

En este proceso han contado con el apoyo de la Promotora de Comercio Exterior de Costa Rica (Procomer), la cual les asesora sobre permisos y tramitología. Además, están desarrollando un modelo de franquicia internacional.

La salida de la marca al extranjero se da en un momento cuando la competencia de helados local es cada vez mayor, y las paletas, toman más espacio.

Ese tipo de helado, además de Los Paleteros, es comercializado por firmas como Stickhouse, La Paletica, Frost, Alimentos Bonavida, Yolobon y Enpaleta.

También han surgido nuevos conceptos de heladerías como La Estación de Dos Pinos y el Taller de Copos.

“Sentimos que el mercado se dinamizó, no solo paletas si no en helados en general, me gustaría decir que fue en consecuencia de lo que nosotros hicimos; fueron un boom nuestros helados. Muchos vieron la oportunidad de meterse en el negocio”, dijo Artiñano.

A causa de esa situación es que Los Paleteros decidieron crecer más fuera de la Gran Área Metropolitana (GAM) donde sus competidores no tienen mayor presencia.

Solo en este 2017, la empresa abrió en lugares como Liberia, Nicoya, Esparza, El Roble de Puntarenas, Naranjo, Grecia, Palmares y Atenas.

La inversión por punto de venta oscila entre los $10.000 y $20.000 (esta es asumida por Los Paleteros pero algunos locales son operados por externos a la firma mediante el modelo de franquiciante operador).

Para Artiñano la innovación también ha sido un aspecto que les permite mantenerse en el mercado.

Este año se aliaron con Britt para vender café sencillo o con helado en sus puntos de venta y más recientemente incorporaron alfajores fríos. Estos se suman a las 18 paletas de diferentes sabores, de las cuales 16 se mantienen y dos varían.

“En nuestras tiendas siempre hay algo nuevo. Vienen opciones chívisimas en camino que lanzaremos en marzo y abril y que obviamente nos van a copiar”, resaltó el socio.

Todo esto lo piensan hacer sin dejar de lado el crecimiento en territorio costarricense. La idea es llegar a los 50 puntos de venta propios en el 2018, lo cual dependerá del comportamiento económico del país y de los locales ya existentes.

Entre sus competidores recientes

Durante el 2017 abrieron conceptos que prometen una rápida expansión en el mercado costarricense.

La Estación, de Dos Pinos, abrió su primer local en marzo pasado dentro del complejo comercial Escazú Village. Luego de esa fecha inauguró puntos de venta en Multiplaza Curridabat, Ciudad del Este y Plaza de la Cultura.

A estas ubicaciones se sumaría el próximo año: Avenida Escazú, Plaza Bratsi en Heredia, Lincoln Plaza en Moravia, Guadalupe, Oxígeno en Heredia y analizan opciones en Alajuela.

La inversión por local ronda de los $150.000 a los $200.000.

La Estación es la heladería que presentó Dos Pinos este año. Foto: Jorge Navarro
La Estación es la heladería que presentó Dos Pinos este año. Foto: Jorge Navarro

Por su parte, Stickhouse -reconocida por ofrecer la receta del tradicional gelato en una paleta- tiene tres puntos de venta actualmente y prevé tener al menos 20 en los próximos años.

La franquicia opera locales en el Centro Comercial del Sur, Novacentro y Avenida Central. La inversión por punto es cercana a los $25.000.

Asimismo, lanzaron el servicio a domicilio para lo que la empresa adquirió un equipo de traslado que mantiene los helados congelados hasta por dos horas.