Por: Laura Ávila.   18 noviembre
Mauricio Rojas es el gerente general de Correos de Costa Rica y durante los últimos años ha implementado cambios tecnológicos para garantizar la subsistencia de esta institución. Foto: Carlos González, agencia Ojo por Ojo.
Mauricio Rojas es el gerente general de Correos de Costa Rica y durante los últimos años ha implementado cambios tecnológicos para garantizar la subsistencia de esta institución. Foto: Carlos González, agencia Ojo por Ojo.

Las entregas a domicilio le dieron una segunda oportunidad a Correos de Costa Rica, institución que en el 2008 enfrentó la disyuntiva de reinventarse o morir. Hoy impulsa a 3.550 pymes y hace un aporte sustantivo a la economía nacional.

El envío de cartas quedó atrás para dar paso a las plataformas tecnológicas, el ecommerce y la distribución de un gran repertorio de productos como ropa, accesorios, jaleas, artículos para mascotas y artesanías que llegan a todos los rincones del país.

“El hambre nos hizo despertar”, asegura Mauricio Rojas, gerente general de Correos de Costa Rica y quien atestiguó el déficit financiero que ahogaba a la institución en el 2008 cuando no había dinero ni para pagar aguinaldos.

Capitalizar las fortalezas del comercio transfronterizo y tropicalizar el modelo de grandes empresas como Alibaba.com o Wish, fue parte de la estrategia para reinventarse.

Tras una reingeniería profunda Correos de Costa Rica pasó de tener 20 líneas de negocio a 56; y hoy apoya a pequeñas y medianas empresas –que generan más de 5.870 puestos de trabajo– a través de Pymexpress, moviliza datáfonos, hace verificación de garantías de préstamos para los bancos e implementa alianzas con instituciones públicas.

Diversificación constante

La más reciente alianza fue con la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) con la que acordó enviar medicamentos a los domicilios de pacientes con enfermedades crónicas.

La nueva arista de negocio, denominada Farmacorreos, inició con el Hospital San Vicente de Paúl y los Cen Cinai asociados a este centro médico, según manifestó el gerente general de la institución. Para fin de año la meta es extender el servicio al Ebais de la Ribera de Belén, la Clínica Clorito Picado Twight y las áreas de salud de Palmares y Coronado.

Correos también lleva el tratamiento de hemodiálisis a los pacientes con enfermedades renales que habitan en la provincia de Guanacaste.

“Acordamos con la Caja empezar en Liberia ¿cuánto significa tener a los pacientes con tratamientos en sus casas? Más que trasladarse a las entidades de salud donde no hay facilidades físicas, ni facilidades en recurso humano para tramitar el proceso”, afirmó Rojas.

Este programa beneficia a cerca de 300 pacientes y moviliza entre 16 y 20 cajas por persona al mes.

“Los procesos de innovación en Correos de Costa Rica no pueden ser alternativos, son prácticamente una obligación”.

Apegados a esa consigna, la institución pone su mirada en Yalo.cr un market place que estará disponible a partir de enero y con el que pretenden consolidar la estructura de comercio electrónico local.

En esta nueva plataforma las pymes podrán comercializar sus productos, y mediante un registro en línea podrán subir fotografías de sus artículos para exponerlos en una ventana que tendrá más de 600.000 clientes.

Para el 2020 la sociedad anónima del Estado seguirá con la mirada puesta en la innovación y continuará explorando las plataformas electrónicas para garantizar un trabajo seguro a sus 2.000 funcionarios y así continuar con el margen de rentabilidad que en este momento supera el 8%, según Rojas.


Correos de Costa Rica
Mauricio Rojas Cartín, gerente general de Correos de Costa Rica
La institución consolidó su plataforma Pymexpress que hoy beneficia a 3.550 pymes en todo el territorio nacional. El aporte de la institución a la economía nacional en tiempos de desaceleración es clave y como parte de su esencia, la entidad continúa diversificando actividades; este año incursionó en la entrega de medicamentos exprés en alianza con cinco hospitales nacionales.