Negocios

Mercado de cemento fragua con escasos competidores, barreras de entrada y precio al alza

Holcim, Cemex y Cementos Fortaleza componen la estructura actual del mercado costarricense. El precio, el capital, la oferta y demanda y los costos de transporte impiden la llegada de nuevos competidores

Hace 20 años el mercado del cemento en Costa Rica tenía una estructura duopólica con barreras de entrada complicadas de cumplir para los nuevos oferentes. Las características actuales han cambiado muy poco, incluso el reglamento técnico para este material careció de modificaciones hasta hace seis años.

El sector se compone actualmente de tres empresas productoras: Holcim y Cemex (con mayor porcentaje de participación y posicionamiento en el país), y Cementos Fortaleza, la cual inició operaciones en el 2018.

No obstante, pese a la nueva participación y las reformas hechas al Reglamento Técnico del Cemento (RTCR 383:2004) en 2015 —con el fin de facilitar la comercialización y atraer competencia—, los obstáculos y barreras de ingreso aún se mantienen.

Se podrían mencionar como barreras, el capital para la inversión inicial, los requisitos legales establecidos en el Reglamento y otros como la demanda existente en el mercado, el perfil de los oferentes, el precio y los costos de transporte.

Guillermo Rojas, presidente de la Comisión para Promover la Competencia (Coprocom), destacó que las barreras de ingreso aún son un eslabón pendiente de analizar.

En cuanto al comportamiento del precio del cemento en el país, Olman Vargas, director ejecutivo del Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA) explicó que la restricción que ha existido en el mercado de la construcción por motivos económicos y de manera más reciente por la pandemia, han hecho que los precios no varíen y se mantengan estables.

No obstante, para este 2021 los precios de varios materiales han comenzado a subir, “un fenómeno que no se veía en años anteriores por las condiciones. El desabastecimiento de materias primas por el retraso en los tiempos de entrega pactados, puede hacer que los precios suban”, expresó Vargas.

Según datos del índice de precios de insumos para la construcción publicado por el Banco Central de Costa Rica, el precio del cemento incrementó un 7% en el segundo trimestre del 2021, en comparación con el mismo periodo de 2020 (interanual).

Asimismo, en años anteriores se evidencia que la variación del precio no sobrepasaba el 2%.

“En Costa Rica, la industria del cemento funciona bajo un esquema de competencia de libre concurrencia, entonces la política de precios de todos los jugadores que están en el mercado es muy sensible a las tendencias comerciales del mercado nacional”, precisó Rojas.

Cambios al Reglamento Técnico

El Reglamento Técnico del Cemento de 2015 y que entró en vigencia desde el 4 de enero de 2016, incluyó modificaciones para generar una paridad entre las condiciones de producción nacional y los importadores. Los cambios se mantienen hasta la fecha.

  • Se estableció que las fechas recomendadas de uso del cemento y las condiciones de almacenamiento se hicieran mediante análisis de laboratorio certificados por el fabricante o importador.
  • Eliminó el peso máximo de 50 kilogramos por empaque.
  • Eliminó la limitación en la comercialización del cemento a granel que obligaba a venderlo el mismo día de la producción, con lo cual se hacía imposible su importación.

“Se elimina la limitación de que la persona importaba el cemento y obligaba a comercializarlo el mismo día de la producción, entonces esto significaba una barrera de entrada porque simplemente es imposible poderlo importar. Desde el punto de vista de desarrollo de obra es muy difícil importar, acumular y después vender”, expresó el presidente de la Coprocom.

Los competidores

A lo largo de los años, el mercado del cemento ha tenido la participación de un total de cinco empresas productoras: Holcim, Cemex, Cementos David, Sinocem (importadora de cemento chino) y la más reciente Cementos Fortaleza. Únicamente tres siguen en operación.

Holcim es una empresa productora y proveedora de cemento, agregados y concreto premezclado. Su participación en el mercado costarricense es superior al 50%, por lo que tiene una posición relevante junto con Cemex frente al tercer jugador.

Cuenta con una planta de producción ubicada en Agua Caliente de Cartago y tiene cinco centros de distribución ubicados en Agua Caliente, San Rafael de Alajuela, Guápiles, San Carlos y Pérez Zeledón.

En agosto de 2021, la empresa adquirió las acciones de las compañías Concretera Nacional S.A. y Agregados Guápiles S.A., con lo que en ambas alcanza el 51% de su capital social. Las compañías funcionan dentro del sector de la construcción, al ofrecer productos de concreto premezclado, en el caso de la primera; y arena y piedra en el segundo caso.

Por su parte Cemex, es una compañía de origen mexicano. Posee dos plantas de producción ubicadas en Abangares, Guanacaste y la otra en Guatuso de Patarrá, San José. Igualmente, cuenta con tres centros de distribución ubicados en Abangares, Patarrá y Río Segundo de Alajuela.

“Holcim y Cemex aún comparten el mercado en proporciones muy similares, tanto en ventas totales como en toneladas métricas. Se ha demostrado que las empresas en un duopolio no tienden a competir en precio, sino por otros aspectos, como calidad o servicio”, afirmó Rojas, de Coprocom.

EF intentó conversar con ambas empresas productoras, sin embargo por parte de Cemex, su agencia de comunicación manifestó no haber conseguido vocero para atender las consultas; y en el caso de Holcim se envió un correo a la dirección disponible en su página web —al no atender la llamada telefónica— pero no se obtuvo respuesta.

Enrique Acosta, country manager de Cementos Fortaleza Costa Rica, dijo a EF que la empresa que forma parte de grupo Elementia ha logrado posicionarse aceleradamente con una “selecta clientela” en el sector industrial y comercial, con distribuidores en varias partes del país.

Cementos Fortaleza ingresó al mercado en el 2018. Actualmente, genera 150 empleos directos e indirectos y su planta de producción ubicada en Salinas de Puntarenas, cuenta con una capacidad instalada para una producción de 250.000 toneladas por año.

“La planta de Cementos Fortaleza cuenta en sus operaciones con tecnología de punta que permite producir un cemento de alta calidad para cumplir con las exigencias del mercado”, detalló Acosta.

De los jugadores que hicieron el intento por posicionarse en el mercado: Sinocem Costa Rica (marca china). Una empresa que se dedicó a la importación, venta y comercialización de cemento hidráulico en el país, a partir de 2015. Su propietario, Juan Carlos Bolaños, utilizó el criterio de querer romper el duopolio existente, para lograr su posicionamiento.

No obstante, en el 2017 se vieron implicados en el caso conocido como “el cementazo” junto a seis altos funcionarios del Banco de Costa Rica (BCR), por sospechas de corrupción en el otorgamiento de créditos bancarios. Esto provocó su salida de la competencia.

En una nota publicada por La Nación en 2019, se evidenciaba que el caso mantenía a 19 personas bajo investigación.

En julio de 2021 —por medio de un comunicado de prensa— la Fiscalía acusó y solicitó la apertura a juicio contra Bolaños; el exdiputado, Víctor Morales Zapata; el exviceministro de Hacienda, Fernando Rodríguez Garro, y el exdirector general de aduanas, Benito Coghi Morales, por el desalmacenaje de 20.000 toneladas de cemento provenientes de China.

La institución detalló que, luego de la investigación desarrollada dentro del expediente 17–000032–621–PE se determinó que habrían cometido los delitos de tráfico de influencias agravado e influencia sobre la hacienda pública.

A partir de la investigación, se atribuyó a Morales dos presuntos delitos de tráfico de influencias agravado, a Rodríguez y Coghi dos aparentes ilícitos de influencia sobre la hacienda pública, mientras que Bolaños afronta el señalamiento por cuatro supuestos hechos ilegales, dos de tráfico de influencias agravado y dos de influencia sobre la hacienda pública.

Por su parte, Cementos David ingresó en 2010, pero su operación en el país fue solo de 18 meses.

Según un estudio de mercado de cemento (2010-2015) brindado a EF por la Coprocom, la empresa tuvo que enfrentar cierres ilegales, apelaciones, solicitudes de nulidad, denuncias en diversas sedes judiciales y por último tres recursos de amparo ante la Sala Constitucional, donde fue acusada de ser una empresa altamente contaminante.

Las barreras de entrada permanecen:
1. Precio final del cemento: se ajusta de una manera muy sensible a la inflación y constantemente se actualiza de una manera muy “grosera” y de forma periódica.
2. Demanda: para poder entrar al mercado, se debe conocer bien el comportamiento existente de la demanda y los comportamientos más determinantes en el pasado, los cuales han llegado a ubicar el punto de equilibrio de precio competitivo del saco de cemento para el consumidor.
3. Oferta: los productores de cemento monitorean los precios de todos los bienes y servicios que se utilizan para producir su propio cemento. “El cemento tiene componentes muy particulares. Su valor también va a repercutir propiamente las condiciones de la oferta”, explicó Rojas.
4. Costos de transporte: el transporte es muy sensible porque debe respetar las condiciones químicas del producto, y si se suma el cemento premezclado (o que es componente para concreto) con más razón los costos de transporte se elevan considerablemente.
5. Capital: Importantes inversiones en capital y tecnología que implica la construcción de las plantas productoras. Elevados costos para crear una nueva empresa.
6. Barreras arancelarias y el Reglamento Técnico del cemento (RTCR 383:2004).
Fuente: Guillermo Rojas, presidente de la Comisión para Promover la Competencia (Coprocom).

El mercado

Para Randall Murillo, director ejecutivo de la Cámara Costarricense de la Construcción (CCC) el mercado del cemento en el país es abierto, pero pequeño. Esto debido a que el capital que deben poner las empresas para ingresar a la industria (infraestructura, terrenos, maquinaria) trasciende los montos normales de inversión de una empresa.

“La industria requiere un nivel de inversión tan alto, que posiblemente si en Costa Rica existieran más de ocho empresas en el mercado, no daría para que fuera rentable para ninguna de ellas”, dijo Murillo.

Según datos del CFIA en el país se registran alrededor de 2.500 empresas constructoras, 75% de esa cifra son pymes.

Asimismo, Vargas destacó que el cemento y el concreto son los materiales predominantes en obras que se construyen en el territorio nacional.

“El mercado nuestro es muy cementero. Es muy fuerte la cultura que hay sobre los materiales de cemento y concreto, sobre todo por la actividad sísmica que tenemos en Costa Rica. El concreto es un material que normalmente ha sido muy eficiente cuando está bien diseñado y construido en la resistencia de eventos sísmicos”, explicó el director ejecutivo del CFIA.

En el país se construyen y registran 50.000 obras, por año. De ese número el 80% son obras pequeñas y el 20% son obras medianas y grandes (las cuales generan la mayor cantidad de metros cuadrados registrados).

—  Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA).
Nicole Pérez

Nicole Pérez

Periodista de El Financiero y excolaboradora del proyecto #NoComaCuento de La Nación.