Por: Jorge Luis Guzmán Meza.   1 abril

En un mundo global, cada vez más competido, en el cual la diferenciación, el crecimiento y la excelencia van de la mano, los usos de las tecnologías señalan, un antes y un después, para marcar la pauta de aquellas empresas, organizaciones e instituciones que desean destacar en su nicho de mercado. La inteligencia artificial es una de las opciones cuyas herramientas fomentan una mejora en la gestión de las compañías e incrementan los niveles de competitividad y eficiencia.

Foto Shutterstock
Foto Shutterstock

El informe “Algoritmo planetario: Inteligencia artificial para una forma de integración predictiva e inclusiva en América Latina”, realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), señala diversos beneficios de esta tecnología para las empresas. Por ejemplo, en materia de rentabilidad una ventaja es la reducción de tiempos, dado que su uso permite entre otras cosas, la realización de tareas cotidianas y repetitivas como la carga de datos.

Sus algoritmos le permiten comprender lo que sucede a su alrededor y retroalimentarse con información, generando respuestas oportunas para los usuarios. Por ejemplo, un asistente virtual, chatbot o robot conversacional es un programa informático diseñado para simular conversaciones con personas a través del teclado, mediante la voz o un personaje animado. Este robot permite a los usuarios de una página web interactuar para obtener información y orientarse con distintos procedimientos de manera escrita, mediante video o voz.

La inteligencia artificial en su dinámica permite que, producto de esta interacción, la plataforma se actualice constantemente con la información, lo cual a su vez genera para las empresas beneficios en el manejo de procesamiento de datos y de comunicación 24/7 con sus clientes.

Utilizar un asistente de página web le permite a la organización la atención al cliente durante 24 horas en determinadas labores, como es el caso de consultas sobre la disponibilidad de productos o servicios, para la resolución de determinados problemas que posea un cliente, o incluso para una guía sobre fechas importantes de eventos o actividades como es el caso de las universidades con sus procesos de inscripción o matrícula. Todo esto gracias a los beneficios de la inteligencia artificial.

Este tipo de programas cada día son más frecuentes en aquellas compañías, organizaciones o instituciones que quieren destacar en un mundo competitivo. Nuestro país no escapa de esta realidad. De hecho, diversas empresas costarricenses desarrolladoras de servicios en la nube y de sistemas tecnológicos ponen a la mano del sector estas plataformas.

Algunas de estas plataformas, incorporan la asistencia inteligente mediante texto en las páginas web, lo cual permite dar soporte a los clientes de cualquier aplicación. Uno de estos casos es el asistente virtual de Flecha Roja, que utiliza la herramienta Amazon Lex, cuyo sistema es capaz de entender el lenguaje humano. Sus algoritmos de deep learning le permiten reconocer la intención de una oración y aprender de las peticiones de los usuarios, ligando cada solicitud con una acción correspondiente. Esto permite una solución 100% serverless, de rápida respuesta y a un bajo costo obteniendo altos retornos de la inversión.

Otro de los beneficios es la mejora en la eficiencia del servicio. Las empresas no solo elevan sus niveles de competitividad, sino también marcan una diferenciación en el mercado demostrando su visión en el uso de tecnologías al sacarle provecho a la inteligencia artificial. Ese valor agregado les da un lugar de privilegio y mejora la reputación.

Dado que la inteligencia artificial aprende de los mismos datos que recoge y los procesos que lleva a cabo, esto hace que en menor tiempo las tareas que se llevan adelante sean más efectivas. Además, adquieren mayor flexibilidad y efectividad con el uso de estas plataformas, ya que pueden adaptarse prácticamente a cualquier tipo de requerimientos de negocio.

La evolución constante de la tecnología abre puertas al progreso. Aquellas empresas e incluso entidades que se sumen al uso de la inteligencia artificial, pueden tener la seguridad de que ello les permitirá llegar a la excelencia. Precisamente por ello aprovechar sus beneficios es excelente negocio de cara al crecimiento y la competitividad.