Por: Roberto Artavia.   20 abril

El Acuerdo número 53.1 dice lo siguiente: “Reorganizar el sector social de atención a la población más pobre del país, para garantizar una mayor eficiencia en este sector y asegurar que la mayor cantidad posible de recursos lleguen a sus destinatarios finales.”

Recientemente el gobierno ha propuesto un proyecto de ley para reorganizar el sector social del Estado costarricense que es afín a lo acordado por los partidos políticos con representación legislativa 2014-2018 en el Acuerdo Nacional.

El Acuerdo Nacional, tiene algunos proyectos muy específicos, como la construcción de un tren de pasajeros en la gran área metropolitana, y otros que más bien son indicativos de grandes acuerdos de principio a los que se les debe dar una forma más específica. Ése es el caso del acuerdo número 53.1, detallado arriba.

El punto de partida de este acuerdo fue el proyecto C.E.R.R.A.R, presentado por don Ottón Solís y durante las negociaciones fue modificado para llegar al texto presentado en el primer párrafo de esta columna.

De lo que no cabe duda es que hubo un acuerdo unánime entre los nueve partidos políticos representado en el Acuerdo Nacional, el cual fue firmado por los presidentes de los respectivos partidos, lo que significa que hoy debe contar con un mínimo de 43 diputados que lo respaldan. Suficientes para un trámite expedito y para superar cualquier cuestionamiento.

El proyecto propuesto por el gobierno es ambicioso, y una señal clara de la voluntad de esta administración de superar vicios burocráticos y estructuras obsoletas de nuestro pasado que cuestan eficiencia y eficacia a los programas sociales del Estado costarricense.

Así como éste, sin que los textos correspondan con exactitud, avanzan los temas del Acuerdo Nacional. El Acuerdo Nacional marca una nueva forma de “hacer política” con base en diálogo, en acuerdos de principio que dan pie al gobiernoy otros proponentes de avanzar en temas clave del desarrollo del país: en este caso la simplificación de la burocracia social y la reforma estructural del Estado.