Opinión

El (sospechoso) romanticismo de un economista

Un repaso a las virtudes de los instrumentos

Los economistas de seguro no somos los profesionales más indicados para hablar de instrumentos musicales. Y aún más dudoso sería que hablemos de sentimientos. En todo caso, intentaré dejar planteada mi opinión.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.