Por: Roberto Artavia.   5 abril

Imposible dejar de lado el llamado de los expresidentes Santos, de Colombia; Zedillo, de México, y Dreifuss, de Suiza, para legalizar las drogas en el mundo.

Para ponerlo en proporción, el tráfico ilegal anual de drogas es igual al valor total de la producción de Argentina, alrededor de $600.000 millones. Solo en México se han cometido más de 250.000 homicidios entre 2006 y 2017, más que en el conjunto de todos los conflictos bélicos del planeta en el mismo periodo. Los niveles de corrupción en comunidades, fuerzas de seguridad, en las cortes y en gobiernos locales y nacionales destruyen la confianza en las instituciones en toda la región.

LEA TAMBIÉN

Región agitada

La Comisión Global de Políticas sobre Drogas convocada por la Organización de Naciones Unidas y compuesta por valiosísimas personalidades políticas, empresariales y sociales de todo el mundo, en su informe Regulación: el control responsable de las drogas, recomienda abiertamente la regulación de las drogas hoy ilegales y su incorporación inteligente a los mercados, como única solución al problema del narcotráfico. La prohibición y la guerra contra las drogas, ya casi sexagenaria, ha fracasado. Se desperdician $100.000 millones al año combatiéndolas y siguen avanzando y creciendo en manos de organizaciones criminales cada vez más sofisticadas y asesinas.

La comisión establece cuatro principios para hacer esto: basar las decisiones en datos confiables; fundamentar las políticas en el respeto a los derechos humanos y la salud pública; analizar el problema desde una perspectiva global y local a la vez, tomando en cuenta las diferencias entre naciones, y que sea un esfuerzo colaborativo y representativo de toda la sociedad, incluidos las familias y las comunidades, la sociedad civil, los organismos del Estado y los profesionales en desarrollo.

Hemos visto a naciones vecinas padecer profundamente de la corrupción que significa un narcotráfico que, a todas luces, es creciente en nuestra sociedad.

¿Qué será lo que esperamos? ¿Por qué tantas dudas de algo que está claro como la luz del día?

Ha llegado la hora de legalizar las drogas.