Por: Gisela Sánchez.   14 mayo

Según los científicos, con la tasa actual de vacunación tomará aproximadamente siete años conseguir la inmunidad de rebaño a nivel global. Sin embargo, cuando se analizan los países uno a uno, encontramos líderes como Israel, Inglaterra, Emiratos Árabes, USA y Chile que ya la alcanzaron o lo harán en las próximas semanas.

Lo interesante es que, a inicios de febrero de este año, Israel tenía casi 8,000 casos por día cuando decidió suavizar las restricciones a la actividad económica y la movilidad, confiando en la vacunación acelerada como su herramienta más efectiva. Para mediados de abril, la cantidad de casos había bajado a 150 por día y registraron su primer día sin fallecimientos por Covid-19. ¿Cómo lo lograron?: Vacunando 5 millones de personas en menos de 4 meses.

Si analizamos las dosis por cada 100 habitantes, Israel está en 121, Emiratos Árabes en 112 y Chile en 82. En contraste, en Costa Rica hemos vacunado a la fecha a 19 de cada 100 habitantes, 12 con la primera dosis y tan solo 7 con la segunda dosis. Entendiendo que el cuello de botella no está en la probada capacidad de la CCSS de vacunar sino en la limitada cantidad de vacunas recibidas, la solución es clarísima: debemos acelerar la vacunación ya sea por medio de una donación de un país amigo como Estados Unidos o bien, agilizando el proceso de registro de otras vacunas disponibles.

La estrategia del baile y el martillo hacía sentido en 2020 cuando no existían vacunas, ahora es tiempo de vacunarnos, no de guardarnos. Como bien lo han explicado la Ministra de Economía y el presidente de la Comisión Nacional de Emergencias, necesitamos cuidarnos, pero manteniendo el país en marcha. Es tiempo de trabajar como un verdadero rebaño: sector público y sector privado. Si aprovechamos al máximo la capacidad de la CCSS y el ofrecimiento de las empresas líderes del sector salud (trabajando al costo), podríamos en 2 meses vacunar a 2,5 millones de costarricenses y alcanzar la soñada inmunidad de rebaño.