Por: Laura Bonilla.  11 mayo

Durante la administración Solís Rivera manifestamos la imperiosa necesidad de ejecutar estrategias que propiciaran un mayor fortalecimiento de la competitividad del sector exportador.

Esta solicitud, tiene como argumento la relevancia que posee el sector exportador costarricense, generador de 687.000 empleos y del 32,5% del PIB, y que contribuye día a día con el progreso económico y social de nuestro país.

Con gran satisfacción manifestamos nuestra complacencia al conocer que durante el 2017, este sector creció en un 7 % gracias al esfuerzo, dinamismo y productividad de las empresas exportadoras del país.

Con estos resultados, el sector exportador ha demostrado su potencial, pero somos conscientes de que necesitamos fortalecerlo no solo para mantener, sino para mejorar este desempeño; y para eso requerimos un Gobierno proactivo y dispuesto a trabajar articuladamente en elevar el comportamiento de este sector tan estratégico.

En la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco), asumimos el compromiso de identificar, analizar y elaborar recomendaciones en los 14 aspectos que consideramos requieren ser atendidos por parte del nuevo Gobierno con el fin de mejorar las condiciones de competitividad del sector y del país. Con esta meta de mantener la senda de éxito del sector, diseñamos el Plan para la competitividad del sector exportador 2018-2022, denominado: “Si el empleo es la promesa, las exportaciones son el camino”, el cual presentamos al presidente Carlos Alvarado.

"Sugerimos revisar si el esquema de flotación administrada realmente está dejando que el tipo de cambio refleje las fuerzas del mercado".

Como representantes del sector exportador, no podemos postergar más desatenciones a nuestra competitividad, por lo que esperamos que el nuevo Gobierno sea dinámico y reactive la productividad nacional de manera expedita. Consideramos, que, si bien 14 ejes que analizamos en este plan son necesarios para robustecer la competitividad del sector exportador, creemos que temas como los que se mencionan a continuación, por la importancia que representan para la sostenibilidad del empleo, y para fortalecimiento de la confianza de la inversión extranjera directa, deben tener una atención especial por parte de la nueva administración, a saber:

Política cambiaria: proponemos aplicar la fijación de un tipo de cambio real neutro a mediano plazo, con gradualidad sin que perjudique a ningún sector; también sugerimos revisar si el esquema de flotación administrada realmente está dejando que el tipo de cambio refleje las fuerzas del mercado; así como gestionar reducciones de margen de intermediación financiera en colones para promover mayor competencia en ese mercado.

Déficit fiscal: sugerimos disminuir el gasto público en partidas que no afecten la productividad del país. Además recomendamos mejorar la recaudación de los impuestos existentes y reducir la evasión en todos los sectores. En caso de aprobarse los proyectos relacionados con el Impuesto al Valor Agregado, consideramos necesario valorar un mecanismo eficiente de devolución del IVA para exportaciones; de manera que la competitividad de este sector no se vea afectada.

Infraestructura

Infraestructura: La situación actual en este campo nos hizo proponer la importancia del esquema de concesión para obra pública, donde tanto compañías locales como internacionales, tienen sumo interés por las alianzas público-privadas, por lo que resulta de urgencia acelerar este tipo de esquemas innovadores, en donde el Gobierno, sin perder la propiedad de la obra, permite que terceros la ejecuten y administren por un tiempo limitado.

Además, abogamos por ejecutar acciones para la pronta modernización del Puerto de Caldera y velar por el cumplimiento de las obras de la Nueva Terminal de Contenedores de Moín que iniciará operaciones en febrero del 2019, de manera que ambos puertos cuenten con las condiciones necesarias para satisfacer la demanda del comercio internacional.

Adicionalmente, resaltamos la urgencia de agilizar los trabajos en las rutas 27 y 32, así como en la carreteras San Ramón, Florencio del Castillo y San Carlos, y a mediano plazo atender rutas alternas.

Seguridad de las exportaciones: Los reiterados hechos relacionados al trasiego de droga dentro de contenedores con productos de exportación, nos llevaron a demandar una acción expedita, ya que el país debe dar señales concretas a la comunidad internacional del compromiso que tenemos con la seguridad de las exportaciones; e implementar estrategias como el apoyo a Conafac en la implementación de escáneres en las diferentes aduanas del país, y en la ejecución del centro de monitoreo y procesamiento de imágenes. Adicionalmente, proponemos incrementar los controles de seguridad en carretera y puertos, así como esfuerzos para el resguardo de contenedores en toda la cadena logística, con el objetivo de que disminuyan los incidentes con carga de exportación.

Con la creación de este Plan, en Cadexco pretendemos trabajar conjuntamente con el nuevo Gobierno para lograr, por medio de la atención a estos planteamientos, un mayor dinamismo en las exportaciones que permitan alcanzar un crecimiento anual superior al 10%, con el fin de que este sector pueda contribuir aún más a continuar la senda del progreso económico y social del país.