Por: Gisela Sánchez.   2 abril, 2020

Todos los líderes del sector privado en Costa Rica estamos atentos para encontrar formas de apoyar al Gobierno en esta situación tan compleja que estamos viviendo debido al Coviv-19.

Precisamente eso fue lo que motivó a AMCHAM a diseñar un proyecto de testing proactivo y descentralizado que pueda ser verdaderamente un punto de inflexión positiva en la curva de contagio del país y que al mismo tiempo permita que Costa Rica continúe en marcha en términos productivos.

Ese punto de encuentro entre el menor número de casos y la continuación de las operaciones productivas es precisamente lo que Corea del Sur, Alemania y otros países han logrado, a través de “testing proactivo y descentralizado” y una extraordinaria estrategia de información y comunicación.

Corea del Sur se convirtió en ejemplo para el mundo porque a pesar de ser vecino de China, donde se originó la pandemia, su número de contagios y su tasa de mortalidad (1,25%) resultó mucho menor.

Información

En un país de 50 millones de habitantes (10 veces más que Costa Rica), los surcoreanos fueron capaces de aplicar hasta 20.000 pruebas por día, detectando rápidamente los casos positivos asintomáticos y aislándolos para evitar el contagio.

Además, dotaron a la población de un sistema de información que permitió la ubicación geográfica de pacientes positivos con lo que las medidas tomadas por las autoridades fueron personalizadas por región geográfica y las decisiones de los ciudadanos estuvieron inspiradas en información.

De acuerdo con datos de la Caja Costarricense del Seguro Social, Costa Rica necesitaría 130 máquinas de “testing” para poder descentralizar la identificación de pacientes con covid-19. Esto permitiría que las pruebas se hagan en hospitales en todo el país con el fin de acortar el tiempo de identificación y aislamiento de los pacientes.

Es una iniciativa concreta y con un alto impacto. Mi opinión es que los empresarios debemos unirnos y hacerla una realidad.