Opinión

¿Tienen sentido las semanas laborales de 4 días para su empresa?

La gerencia debe determinar qué porcentaje de empleados serían elegibles para participar en una semana laboral de cuatro días. No es práctico aplicarlo unilateralmente a todos los puestos en la organización y eso también puede presentar un desafío de recursos humanos

¿Tiene sentido una semana laboral de 4 días? Los empleadores lo han considerado para muchos roles. Después de todo ¿importa cuántos días a la semana trabaja su equipo o la productividad entre esas horas? Los modelos tradicionales de gestión y programación son desafiados por la rápida adopción del trabajo remoto durante la emergencia de salud de la covid-19 y algunas empresas están haciendo la pregunta una vez más.

Las empresas tienen ventajas y preocupaciones al considerar una semana laboral de cuatro días. Para algunos roles administrativos y de servicio, este tipo de jornada puede no ser posible. Por ejemplo, si la persona es responsable del soporte técnico o de los servicios de atención al cliente.

Pero ¿qué pasa con los profesionales que tienen un número fijo de responsabilidades semanales que pueden terminar en cualquier momento de la semana? ¿Tiene sentido mantenerlos programados en el modelo 8 a.m.-5 p.m. con dos días libres por semana? ¿O algunos de sus empleados de mayor rendimiento son capaces de condensar su productividad para lograr todo lo que necesitan en cuatro días?

Una empresa de servicios financieros llamada Perpetual Guardian en Nueva Zelanda dió el salto. La compañía tenía muchos empleados que estaban acostumbrados a trabajar desde casa y ese alojamiento no cambió los niveles de productividad, los mejoró.

El siguiente paso para Perpetual Guardian fue implementar una semana laboral de cuatro días, en lugar del horario tradicional de cinco días. La empresa tenía 240 empleados. La Universidad de Auckland y la Universidad Tecnológica de Auckland monitorearon el programa piloto y encontraron que los puntajes del personal aumentaron en áreas que incluyen estimulación, empoderamiento, compromiso y habilidades de liderazgo.

La respuesta de los empleados y gerentes fue positiva. Perpetual Guardian no experimentó ninguna pérdida de productividad y sí un aumento en la satisfacción y lealtad de los empleados. Los niveles de estrés que se relacionan con el trabajo se redujeron del 45% al 38% según la encuesta de los empleados y los puntajes de equilibrio entre el trabajo y la vida aumentaron astronómicamente del 54% al 78%.

A partir del proyecto piloto, Andrew Barnes y Stephanie Jones escribieron el libro. “La semana de 4 días: cómo la revolución del trabajo flexible puede aumentar la productividad, la rentabilidad y el bienestar y ayudar a crear un futuro sostenible” que hoy es un recurso valioso para los gerentes.

La creación de un nuevo horario de trabajo no es rápida ni fácil. En primer lugar, la gerencia debe determinar qué porcentaje de empleados serían elegibles para participar en una semana laboral de cuatro días. No es práctico aplicarlo unilateralmente a todos los puestos en la organización y eso también puede presentar un desafío de recursos humanos.

Los gerentes pueden ser pragmáticos al determinar qué empleados pueden cambiar a un nuevo horario de cuatro días (diez horas por día). Es una oportunidad que codician todos los empleados. Esto un programa innovador que se desarrolla con algunos departamentos primero para evaluar el impacto (si lo hay) del cambio en el trabajo en equipo y la productividad.

El costo administrativo de realizar el cambio puede ser grande y, si tiene éxito, la implementación de una semana laboral de cuatro días puede generar un mayor rendimiento, productividad y una reducción de los gastos operativos. También puede ser un programa costoso de lanzar que no funciona bien para su negocio.

Si cree que cambiar a una estructura de cuatro días es difícil, intente volver a cambiar a los empleados a una estructura estándar programada de cinco días a la semana. Podría resultar en una desmoralización significativa de su equipo e incluso la pérdida de empleados de alto rendimiento.

Sin embargo, la consideración más importante son las leyes laborales. Incluso si tiene la aceptación de todos los empleados de su organización, puede correr el riesgo de infracciones de salarios y horas. Si considera el cambio, debe consultar a un abogado especialista en gestión laboral.

Las ventajas para los empleados son claras. Su personal puede disfrutar de ahorros en los costos de desplazamiento y otros gastos asociados con el trabajo en la oficina y el beneficio más claro para los empleados es más tiempo en casa. Esto permite dedicarse a la familia, pasatiempos, descanso y relajación.

No obstante, la semana laboral de cuatro días también presenta algunos ahorros de costos muy tangibles y ventajas culturales para las empresas:

1. Su negocio atraerá a más millennials ¿Ha estado luchando para atraer a solicitantes calificados más jóvenes? Los profesionales millennials (nacidos entre 1982 y 1994) son diferentes a los empleados de la generación X (1965 – 1981). Valoran el equilibrio entre el trabajo y la vida, son menos materialistas y están más motivados por un nivel de vida cualitativo. Uno que no se centre exclusivamente en su carrera.

Los millennials, en general, serían receptivos a las jornadas de diez horas para permitir un fin de semana de tres días cada semana. Al igual que otros empleados, lo considerarían una ventaja atractiva y puede ayudar a los empleadores a atraer, reclutar y retener el talento millennial.

2. Ahorros en costos de producción y operación. Muchas empresas globales han experimentado con la semana laboral de cuatro días y una de las ventajas que han informado es un ahorro significativo en el costo de las operaciones. Esto puede significar una reducción del uso de energía y del espacio comercial que alquilan.

Antes de implementar una semana laboral de cuatro días en toda su organización, es posible que desee probar la oportunidad con contrataciones y si su propio programa piloto interno tiene éxito, considere expandir la semana laboral de cuatro días y 40 horas a las unidades comerciales que están adecuadas funcionalmente para el horario flexible.

Esta es una nueva realidad a la que se enfrentan los países y las empresas. El éxito está en la flexibilización de las políticas internas, en como la clase gerencial podrá ser asertiva escuchando al mercado, a sus colaboradores, a otras empresas sin perder el foco en los resultados financieros y crecimiento pautado por las juntas directivas o dueños de empresa.

Autor el autor es Socio Director de Recluta Talenthunter.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.