Por: Laura Bonilla.   25 enero
Los empresarios del sector exportador enfrentan problemas que les restan competitividad. Entre otros, falta de infraestructura apropiada, exceso de trámites y acceso a financiamiento. (Foto: Shutterstock para EF).
Los empresarios del sector exportador enfrentan problemas que les restan competitividad. Entre otros, falta de infraestructura apropiada, exceso de trámites y acceso a financiamiento. (Foto: Shutterstock para EF).

El sector exportador ha realizado un gran esfuerzo para superar la meta exportadora. Sin embargo, esto puede verse amenazado si no se implementa una pronta estrategia de reactivación económica. Esta tarea requiere una ejecución conjunta con el Gobierno, que permita mejorar el desempeño del sector productivo para incrementar su aporte al desarrollo nacional y a la paz social que ha caracterizado siempre a nuestro país.

Acontecimientos del 2018 como la huelga nacional, la crisis política de Nicaragua, las diferentes medidas de racionamiento de gasto en muchas empresas, así como la desaceleración en distintos mercados, provocaron que muchos sectores tuvieran dificultades para mejorar su desempeño y, por ende, su contribución a la aceleración económica.

Asimismo, los empresarios que somos parte del sector exportador enfrentamos desafíos fuera de nuestras empresas que restan competitividad, como la falta de infraestructura apropiada para el comercio exterior, exceso de trámites que afectan el ingreso a nuevos mercados o el envío expedito de mercancías, dificultades para acceder a financiamiento, así como tasas de interés elevadas, costos operativos excesivos –tales como altas tarifas eléctricas–, lo cual impacta el dinamismo en las exportaciones.

A pesar de esto, el sector exportador ha demostrado ser uno de los sectores más dinámicos y robustos de nuestra economía:

-De enero a noviembre del 2018, se exportaron $10.479 millones en bienes.

-En el 2017, generamos $1.800 millones en encadenamientos productivos con zona franca y aportamos el 34% del PIB.

-Al finalizar ese año, también contabilizamos 687.000 fuentes de empleo a través de las 2.405 empresas exportadoras registradas en el país.

Menos pobreza

Hemos conocido el anuncio de algunas propuestas de reactivación sectorizada impulsadas por el Gobierno, pero aún está pendiente una propuesta de reactivación económica robusta para propiciar la generación de trabajo digno y dinamizar así la economía y el desarrollo. Asimismo, demandamos un plan de reactivación integral que incluya fechas de ejecución. Es prioritario que el Gobierno ejecute una estrategia de reactivación económica que efectivamente consolide los esfuerzos de todas las instituciones del sector público, junto con el trabajo del sector productivo.

Es por esto que solicitamos al Gobierno atender de manera vehemente el plan de competitividad del sector exportador 2018-2022, titulado “Si el empleo es la promesa, las exportaciones son el camino”, el cual elaboramos tras analizar los retos que enfrentamos. Esta propuesta está conformada por 18 ejes temáticos y 84 recomendaciones para el mejoramiento competitivo, que de ejecutarse incrementarían nuestro desempeño.

Si bien todos los aspectos que conforman esa propuesta son necesarios para robustecer la competitividad, temas como los que cito a continuación, deben recibir una atención especial por la importancia que representan para la sostenibilidad del empleo y el fortalecimiento de la confianza de la inversión extranjera directa.

Abogamos por ejecutar acciones para la pronta modernización del Puerto de Caldera y velar por el cumplimiento de las obras de la Nueva Terminal de Contenedores de Moín, de manera que ambos puertos cuenten con las condiciones necesarias para satisfacer la demanda del comercio internacional. Adicionalmente, solicitamos agilizar los trabajos en las rutas 27 y 32, así como en la carreteras San Ramón, Florencio del Castillo y San Carlos, ya que son vías esenciales para el comercio exterior.

Sugerimos al Gobierno disminuir el gasto público en partidas que no afecten la productividad del país. Además, recomendamos mejorar la recaudación de impuestos y reducir la evasión en todos los sectores.

“Solicitamos al Gobierno atender el plan de competitividad del sector exportador 2018-2022, titulado “Si el empleo es la promesa, las exportaciones son el camino”, conformado por 18 ejes temáticos y 84 recomendaciones para el mejoramiento competitivo, que de ejecutarse incrementarían nuestro desempeño”.

Asimismo, la tasa promedio del sistema bancario es de aproximadamente un 16% cuando la inflación es superior a un 2%; eso hace más costoso endeudarse en colones. Recomendamos otorgar avales por parte del Sistema de Banca para el Desarrollo para emprendedores, desregularizar dicho sistema y permitir mayor apetito de riesgo. También, destinar un porcentaje de los recursos del Sistema de Banca para el Desarrollo hacia las medianas empresas a fin de que promuevan la generación de más empleos.

Sabemos que estas y otras propuestas contempladas en dicho plan, son herramientas que propiciarán un crecimiento más firme y sostenible, contribuirán en la generación de más fuentes de empleo y en la reducción de la pobreza, que según el último informe del INEC perjudica al 21,1% de los hogares.

Demostremos nuestro compromiso por engrandecer a Costa Rica con esfuerzo. Seamos, como nos hemos caracterizado, un sector exportador y una sociedad ejemplares. Demos pasos acertados con visión a largo plazo por nuestra economía, el país y las próximas generaciones.