Por: Nikolajs Sulima, Giulio Sansonetti Hautala.   14 abril

La industria del turismo se vio dramáticamente afectada por la pandemia de COVID-19 y sigue siendo uno de los sectores vulnerables de la economía mundial. Según datos del FMI, se estima que las llegadas de turistas internacionales a Costa Rica cayeron un 98% en el tercer trimestre y un 85% en el cuarto trimestre de 2020 en comparación con 2019.

Las perspectivas económicas de la OCDE han mejorado significativamente en los últimos meses. Para apoyar la recuperación económica, los gobiernos lanzaron los estímulos fiscales sin precedentes en todo el mundo y particularmente en Estados Unidos. El último paquete de estímulo aprobado recientemente por el Congreso de $1,9 billones destinado a impulsar la economía. Las facturas de ayuda junto con una vacunación más rápida podrían impulsar el crecimiento del PIB mundial hasta un 5,6% este año.

Foto: ICT.
Foto: ICT.

La nueva proyección optimista es un 1,4% superior a la previsión de diciembre. Se espera que la producción mundial alcance niveles prepandémicos para el tercer trimestre de 2021, pero mucho dependerá de la carrera entre las vacunas y las variantes emergentes del virus. Sin embargo, para algunos países, la recuperación será un desafío y la producción y los ingresos permanecerán por debajo del nivel esperado antes de la pandemia a fines de 2022.

Antes del impacto de la pandemia, la industria de viajes y turismo representaba más del 10% del PIB mundial. En Costa Rica, la contribución directa e indirecta del turismo al PIB aumentó 13,2% en 2019 y fue una de las principales fuentes de empleo. Apoyó directa e indirectamente casi el 13% del empleo total en Costa Rica.

Los viajes internacionales continuarán sufriendo a nivel mundial hasta que las personas se sientan seguras para viajar nuevamente, pero el turismo podría convertirse en un líder de innovación, digitalización e inclusión.

La pandemia cambió el mundo avanzando en la digitalización y aceleró el comercio en línea y, en el futuro, es poco probable que esto cambie. Probablemente prevalezca el cambio hacia el trabajo a distancia y la reducción de los viajes de negocios. El comercio digital va de la mano del dinero digital y la tecnología puede jugar un papel importante. La industria del turismo debería asumir el liderazgo con la aceptación de las criptomonedas para allanar el camino hacia la recuperación al agregarlas al proceso de la venta de servicios de viajes. Eso podría dar un impulso a la industria, ya que existen algunas ventajas sustanciales para realizar transacciones a través de criptomonedas sobre las monedas fiduciarias tradicionales.

Pagos rápidos y fáciles en varios minutos sin importar si la transferencia es nacional o internacional. Todo lo que se requiere es acceso a Internet, mientras que la mayoría de los pagos bancarios internacionales tardan entre 2 y 5 días en realizarse.

Comisiones bancarias y de tarjetas de crédito. Las transacciones de Bitcoin no tienen la participación de una institución central o del gobierno, por lo tanto, la eliminación de las tarifas bancarias para los pagos transfronterizos y las demoras bancarias debido a las aprobaciones de terceros podrían mantener el costo de las transacciones bajo y acelerar el ciclo de capital de trabajo para los proveedores.

Diferencias de cambio de moneda. Las transferencias fiduciarias transfronterizas generalmente implican costos de cambio, pero las ventas y compras de bitcoins podrían evitarlo. Todo lo que se necesita es una billetera bitcoin.

Número creciente de clientes para la industria de viajes y accesibilidad de los servicios para los clientes. Algunos clientes no tienen acceso a cuentas bancarias tradicionales y tarjetas de crédito debido a varias razones, pero los Bitcoin están disponibles para todos. Podría facilitar los pagos y ampliar la base de clientes. La introducción de una solución de pago de este tipo en toda la industria que permita a los clientes cancelar boletos aéreos, hoteles, alquilar un automóvil y otros servicios reduciría las desigualdades y brindaría una ventaja estratégica. Es pertinente mencionar que cada transacción de Bitcoin es pública y se registra en un libro mayor público. Por lo tanto, la transparencia es un gran beneficio para las transacciones.

Existen riesgos asociados con el almacenamiento de cifrado y las preocupaciones de seguridad de la billetera, pero todas las empresas podrían gestionar los riesgos adoptando la política de riesgo adecuada.

Acceso a oportunidades. Los proveedores de criptografía amigables con la tecnología podrían volverse más populares atrayendo a las generaciones más jóvenes, partidarios de la criptografía y entusiastas, expandiendo así la clientela.

Se puede argumentar que el mercado de criptomonedas es extremadamente volátil. Bueno, la volatilidad de Bitcoin y la rentabilidad de los precios se mantuvieron fuertes hasta mediados de marzo. Los datos del mercado muestran que el entusiasmo de los participantes persiste y la adopción institucional sigue una tendencia ascendente. Le fue bien y se jactó de la apreciación de los precios por quinto mes consecutivo tanto en un entorno de riesgo activado como sin riesgo. Otra observación es que el mercado ve una creciente demanda de criptomonedas por parte de los clientes, lo que es un buen augurio para la adopción masiva de monedas digitales. Bitcoin es un tipo de moneda que se puede utilizar como activo (depósito de valor) o forma de pago. Y por cierto, para mitigar los riesgos de volatilidad de Bitcoin, actores del mercado pueden usar servicios de soluciones para liquidaciones criptográficas o fiduciarias inmediatas de diferentes proveedores de pago.

Las soluciones para reactivar el sector de la hostelería podrían diferir de un país a otro, y el ritmo y el alcance de la recuperación dependerán de la evolución mundial, pero la introducción de los pagos criptográficos es una oportunidad importante.

El turismo siempre contribuyó significativamente al empleo y a la actividad económica en Costa Rica, y más de la mitad de los empleados del sector eran mujeres. Aunque son tiempos difíciles para el sector, se podría utilizar de manera eficiente para reestructurar la industria y aprovechar la distribución turística.

Excepto por el destino turístico tradicional, Costa Rica cuenta con rápido crecimiento de tours de ecoturismo, preservación de la naturaleza, salud y bienestar. La idea de la consolidación de los proveedores turísticos bajo el Agregador Regional de Turismo liderado por Costa Rica es de actualidad y podría ser un buen augurio para el futuro desarrollo de la industria turística al integrar la exportación de servicios regionales para toda la región de Centroamérica.

El Agregador Regional de Turismo a través de su plataforma en línea podría ofrecer diferentes opciones de viaje seguro para viajeros nacionales e internacionales consolidadas en un solo lugar y, además, dar la bienvenida a los pagos en criptomonedas que abordan la necesidad de digitalización. El Agregador Regional de Turismo de Costa Rica puede garantizar la legitimidad del proveedor para mitigar el riesgo de proveedores de servicios falsos, mala experiencia y el cumplimiento de los nuevos estándares de salud y seguridad.

La principal ventaja cuando el viajero busca una casa de huéspedes, naturaleza, eco-travel o pesca es que puede limitarse a un sitio web eligiendo entre múltiples opciones y viendo las opciones una a la vez o todas juntas mejorando la confianza y el gasto.

La evolución del virus aún es incierta y aún se pueden implementar restricciones a la movilidad y actividad en caso de nuevos brotes. Algunos gobiernos han estado proporcionando apoyo financiero, ya sea directamente o mediante préstamos blandos y garantías a la industria.

Los funcionarios de Costa Rica podrían apoyar la industria del turismo dando la bienvenida a la innovación, promoviendo la aceptación e inclusión de los criptopagos. De esa manera se aseguraría la participación del negocio en la formación de un nuevo sistema financiero global que incluya las criptomonedas. Para esto es necesario abrir la discusión con el Banco Central y los organismos reguladores sobre cómo las instituciones financieras y los distintos actores del sistema deben ser regulados y buscar formas de satisfacer la creciente demanda de los consumidores de criptomonedas en el país.

Sulima tiene un doctorado en Economía y una maestría en Computación e Informática. Sansonetti es máster en Derecho Económico Internacional y Políticas Públicas.