Por: Marcela Quirós.   22 mayo

El tema del análisis de datos ha tomado especial auge en las empresas en años recientes tras quedar en evidencia su valor en la formulación de estrategias comerciales.

Sin embargo, el tema de data requiere de una gestión estratégica y adecuada, de lo contrario toda esa información recolectada no tendrá mucho sentido. Estamos claros que esto implica, entre otras realidades, tener un norte claro, estar dispuesto a invertir y a conocer la dimensión del negocio en el que se trabaja.

En el caso de las pymes, el tema de los datos adquiere especial relevancia de cara, según la OBS Business School de España, a las aspiraciones de este tipo de negocios. “Es una herramienta para aumentar la competitividad en todo el sentido de la palabra y no solo como un elemento de recolección de información”, afirma en su sitio web.

“La Big Data puede ayudar a las pymes en aspectos como la identificación del cliente ideal, el lanzamiento de nuevos productos, la toma de decisiones con respecto a la red de locales o tiendas y el perfeccionamiento del producto. O dicho de otra forma: no es que el análisis de datos beneficie en mayor medida a las pequeñas y medianas empresas; es que dichos beneficios adquieren mayor relevancia por el tamaño de las mismas y la naturaleza de los mercados en los que se desempeñan”, agrega la información.

¿Por dónde comenzar?

Lo primero que hay que definir son los objetivos. ¿Para qué quiero esta información? Y ¿qué quiero lograr a nivel de negocio?

Según Juan Mauricio Leandro, Jefe del Centro de Inteligencia Analítica de Coopeservidores, la mayoría de las organizaciones ya tienen mucha información, pero no la saben utilizar. Esa dark data es información almacenada pero que no le han visualizado su valor. Para sacarle provecho, analice cuál de esa información le puede ayudar a lograr los objetivos que definió previamente.

Es importante, entonces, contar con personal capacitado. Definir perfiles e invertir en recurso humano capaz y responsable.

Una vez que tiene los datos listos, el equipo necesario y las preguntas que responden a los objetivos de negocio que desea lograr, la mejor forma de aprovechar y maximizar la información es utilizándola. “De nada sirve tener data de calidad y buenos modelos si los tomadores de decisiones continúan decidiendo a criterio personal. Se debe definir la estrategia de acuerdo a lo que dicen los datos. Las organizaciones no necesitan una estrategia de big data, necesitan una estrategia de negocio que incorpore big data”, agrega Leandro.

Finalmente, hay que dar seguimiento a lo establecido y crear una cultura de datos en los departamentos que así lo requieran. “Para fomentar el cambio cultural, es necesaria la capacitación constante para mostrarle a los colaboradores el valor que tiene la información, para hacerles ver que cada dato que ingresan en los sistemas influye en las decisiones de negocio”.

Errores más comunes en el análisis de datos de las empresas

No usar los datos

El primer error es contar con información acumulada en la empresa (la hay, desde los datos contables en adelante) y nunca analizarlos.

Muchas empresas no tienen una cultura organizacional para basar la toma de decisiones en información y no en percepciones.

La empresa debe tener clara su propia evolución y la de sus clientes, para acelerar y profundizar la relación.

Sin objetivo

Los sistemas no le darán ningún resultado valioso que pueda utilizar en la toma de decisiones si no sabe qué requiere, cuáles son las preguntas que tiene o cuáles son las historias que desea encontrar.

Crear su sistema

La opción que implementan es crear sus propios sistemas, pero no consideran los costos directos y los costos hundidos (servidores, redes, software, programación, seguridad, centros de datos) que implican esos esfuerzos ni el tiempo para implementarlos, probarlos y ponerlos en producción.

No solo considere soluciones para procesar la información. Hay que tomar en cuenta herramientas de escritorio con capacidad para la gestión y visualización del análisis.

Dejar islas de datos

La unificación de la información es la vía para que los departamentos de la empresa compartan los datos para optimizar y acelerar la respuesta a los requerimientos de la gerencia, los proveedores y los clientes.

Confiar en “basura”

La información descansa en los sistemas con múltiples problemas: no son precisos, están desactualizados, les falta organización, datos repetidos, información irrelevante, etc

Un problema es hacer caso omiso de herramientas de creación de perfiles, de recopilación, administración y limpieza de datos, y suministro de información.

Análisis separado de negocio

Las plataformas tecnológicas de gestión e integración de información facilitan contar con los datos que se necesitan en el momento, sin tener que suspender reuniones ni esperar días para tenerlos y poder tomar decisiones

Si ya se tiene esta plataforma, el problema que se enfrenta es manejar las iniciativas de forma separada al negocio.

El análisis de datos debe ser parte integral de la rutina de los ejecutivos en todos los niveles de la organización, donde cada uno tiene acceso a los datos pertinentes y oportunos para su función.

Fuente: Archivo sección Pymes del El Financiero