Por: Ana Yancy Flores.   24 abril
Lis Pérez es la emprendedora detrás de este proyecto. Foto cortesía Vanity Estética y Spa
Lis Pérez es la emprendedora detrás de este proyecto. Foto cortesía Vanity Estética y Spa

Convertirse en madre fue lo que terminó de convencer a la emprendedora Lis Pérez para iniciar un proyecto profesional que le permitiera trabajar desde su casa y, de esta forma, pasar más tiempo con su hijo.

Por eso, tras graduarse como esteticista y masajista profesional y haber adquirido experiencia laboral en diferentes spa y centros de estética, tomó la decisión de lanzarse por su cuenta y emprender, gracias a un ahorro que había logrado acumular durante el tiempo laborado.

Fue así como en el 2018 montó Vanity Estética y Spa, un emprendimiento que nació en las habitaciones de su casa, en Heredia, y que poco a poco ha ido evolucionando hasta convertirse en forma en un centro de estética y bienestar cuyo local físico se ubica actualmente en San Rafael de Heredia.

“Nuestro Spa nació como parte de un emprendimiento personal que venía pensando desde hace algún tiempo. El nacimiento de mi hijo fue el elemento que me impulsó definitivamente a concretar mi negocio y a trabajar de forma independiente con la idea de disfrutar de forma más cercana esta etapa de mamá”, comenta Pérez, de 30 años.

El objetivo de este lugar, además de ser una forma de ganarse la vida para su propietaria, es hacer más accesible los servicios de estética y spa, los cuales por lo general tienen un costo elevado.

“En Vanity Estética y Spa tenemos una misión muy clara y es ofrecer un servicio de calidad a nuestros clientes, donde se trabaja con ética y profesionalismo, pensando siempre en el bienestar físico y mental de las personas que atendemos. Este es uno de los elementos diferenciadores de nuestra empresa y que ha permitido irnos posicionando cada vez más en el mercado estético nacional”, afirma Pérez.

Ideas de expansión

Durante su primer año de operación, Vanity Estética y Spa ha tenido claro que la expansión y la diversificación de sus servicios es la ruta a seguir para generar mayor rentabilidad. Es por esto que las alianzas son parte de sus proyectos. Recientemente, entablaron un convenio con el Hotel Santuario del Monte, ubicado carretera al Monte de la Cruz, en Heredia, en donde ofrecen los servicios de spa a los clientes del hotel.

Según explica Pérez, a corto plazo, este emprendimiento busca fortalecer esta alianza comercial con el objetivo de facilitar el crecimiento conjunto de ambas empresas, al tiempo que se encuentra en búsqueda de nuevas alianzas con otros hoteles.

En materia de diversificación, la emprendedora trabaja en la incorporación de nuevos tratamientos de estética, al tiempo que se encuentra en constante capacitación para ofrecer a sus clientes las novedades en esta materia.

Como otros emprendedores, esta joven esteticista se ha enfrentado a los retos de levantar un negocio desde cero, con limitantes en cuanto a capital y escasa asesoría en temas contables, legales y administrativos. No obstante, las mismas experiencias han servido de aprendizaje.

“(...) El hecho de contar con poco capital para invertir en publicidad ha limitado el crecimiento sostenido. Sin embargo, si se trabaja arduamente y con amor en el negocio, este va a dar frutos, y Vanity Spa es un caso de éxito porque gracias a la confianza que tienen los clientes en nuestro trabajo hemos logrado crecer”, comenta Pérez.

“Como emprendedora, les digo que no es un camino fácil, hay momentos tanto muy buenos como malos, donde el agotamiento mental y físico no nos permite ver la solución a los problemas que se van presentando, pero siempre hay que poner todas las esperanzas en Dios, en primer lugar, y trabajar con amor, fe y perseverancia, ya que mañana siempre será mejor”, concluye esta optimista emprendedora.