Por: Melanie Méndez.   6 mayo
El fin del crédito es que los ganaderos puedan desarrollar diferentes técnicas para lograr el aumento de la disponibilidad de agua y alimento, así como mejorar las condiciones de la finca y la salud de los animales en los tiempos de sequía y escasez. Fotografía: Fundecooperación para el Desarrollo Sostenible.
El fin del crédito es que los ganaderos puedan desarrollar diferentes técnicas para lograr el aumento de la disponibilidad de agua y alimento, así como mejorar las condiciones de la finca y la salud de los animales en los tiempos de sequía y escasez. Fotografía: Fundecooperación para el Desarrollo Sostenible.

Con el objetivo de que las micro, pequeñas y medianas empresas del sector ganadero puedan llevar a cabo acciones para contrarrestar los efectos del Fenómeno del Niño, Fundecooperación para el Desarrollo Sostenible habilitó la línea de financiamiento Ganadería Pro+Clima. El fin principal es evitar que se pierdan empleos y que la producción no disminuya.

El crédito fue creado exclusivamente para las fincas ganaderas que se ubican en Guanacaste y la zona del Pacífico Central, ya que han sido las que mayor afectación han tenido por el retraso de las lluvias.

El plan estaría beneficiando a unas 6.026 fincas, las cuales en total poseen cerca de 281.500 cabezas de ganado.

Kattia Rojas, vocera de la fundación comenta que está línea forma parte del producto financiero Crédito a su Medida y que tiene como fin buscar, por medio de la implementación de diferentes técnicas, el aumento de la disponibilidad de agua y alimento, así como mejorar las condiciones de la finca y la salud de los animales en los tiempos de sequía y escasez.

“Este crédito se diseñó específicamente para financiar medidas de adaptación al cambio climático como: cosecha de agua (tanques, mangueras, bombas y mano de obra), sistemas de riego por goteo, sistemas rotacionales (cercas eléctricas, cercas vivas, materiales, y mano de obra), bancos forrajeros (botón de oro, materiales para mantenimiento), henificación, ensilaje, henolaje (picadora de pasto, bolsas y tractor) y capital de trabajo (abrevaderos, saladeros, comederos, vacunas, desparasitación, entre otros)”, agrega Rojas.

Acerca del financiamiento

En cuanto al financiamiento, los montos que se prestan van desde los ¢500.000 hasta los ¢75 millones, con plazos de hasta 10 años, según corresponda el retorno de la inversión de la tecnología aplicada.

En cuanto a la tasa de interes, ésta será de un maximo de un 1.25% mensual. Así mismo la forma de pago será diferenciada de acuerdo a la actividad, por ejemplo: en lechería será mensual; la ganadería de cría y engorde dará pagos semestrales o anuales y; cuando se trata de doble propósito, el pago de los intereses será mensual y la amortización por semestre o anualidad.

“En relación a las garantías, éstas pueden ser fiduciarias, mobiliarias, hipotecarias, prendarias, semovientes (con seguro pecuario del Instituto Nacional de Seguros) y aval del Instituto Mixto de Ayuda Social (para atención de población en pobreza)”, comentó Rojas.

Requisitos

Por otro lado, los requisitos que solicita Fundecooperación son:

-Llenar la solicitud de crédito

-Presentar la copia de la cédula

-Llevar el Certificado de Información Crediticias de la Superintendencia General de Entidades Financieras (SUGEF)

-Llevar el Certificado Veterinario de Operación (CVO), el registro de fierro y exámenes de laboratorio (según aplique).

“Los requisitos son sencillos y el período del trámite muy rápido, debido a que entendemos la situación tan difícil que viven las pymes del sector ganadero en este momento y, desde Fundecooperación, siempre hemos apostado por ayudarlos y promover el desarrollo sostenible del país, mediante el crédito verde”, finaliza Rojas.